″Ni independientes ni transparentes″: críticas a las agencias de ″rating″ | Economía | DW | 29.04.2010
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Economía

"Ni independientes ni transparentes": críticas a las agencias de "rating"

¿Son de fiar quienes advierten de lo confiables que son países y empresas? ¿Quién evalúa a los evaluadores? Las agencias de calificación crediticia tienen estos días mucho que decir, pero también de sus palabras se duda.

Sede de la agencia Fitch Ratings en Nueva York.

Sede de la agencia Fitch Ratings en Nueva York.

Las agencias de calificación crediticia evalúan la capacidad financiera de empresas o países, establecen por adelantado sus posibilidades de realizar pagos e inversiones a corto, mediano y largo plazo –así como el riesgo de que no puedan pagar o invertir.

En principio, es sólo un cálculo. Pero si una de estas agencias, o peor, si una de las tres grandes que dominan el negocio de las calificaciones crediticias a nivel internacionalMoodys, Standard & Poors o Fitch Ratings– afirma que un país es propenso al riesgo y rebaja su calificación, ello presupone graves consecuencias: “ese país deberá pagar una prima de riesgo más alta sobre sus deudas. De pronto, las deudas del Estado cuestan más porque los intereses suben”, explicó a DW-WORLD Dennis Snower, presidente del Instituto de Estudios de Economía Mundial (IfW) de Kiel, en el norte de Alemania.

Éste es justamente el problema de Grecia, y ahora también el temor de los españoles. La agencia Standard & Poor’s rebajó esta semana la evaluación de la solvencia griega, una vez más, y la de Portugal, lo que generó grandes movimientos en los mercados financieros internacionales. Poco después, redujo su confianza en España de "AA+" a "AA", y en la Bolsa de Madrid se desplomó el Ibex 35.

Europäische Zentralbank Flash-Galerie

El Euro se ha visto afectado por las calificaciones de Grecia, Portugal y España.

¿Evaluaciones sobrevaloradas?

Sin embargo, economistas y políticos europeos ponen en duda la autoridad de estas instituciones evaluadoras. El futuro económico del continente no debería dejarse en sus manos, dicen. “Estas agencias fracasaron desde el inicio de la crisis financiera. ¿Qué razón existe para que el Banco Central Europeo se fíe de sus evaluaciones en esta fase crítica?”, dijo al diario alemán Die Welt el reconocido economista germano Peter Bofinger.

“Durante la crisis financiera se presentaron grandes conflictos de intereses que no han sido solucionados hasta hoy. Estas compañías recibieron dinero de las empresas a las que debían evaluar”, asegura Snower. Los paquetes de créditos hipotecarios estadounidenses que luego desencadenaron la crisis habían sido calificados por las grandes agencias como inversiones seguras (con la máxima nota AAA). También bancos que luego colapsaron habían obtenido buenas evaluaciones.

Con rebajas graduales y sucesivas (en vez de únicas y definitivas) de la medición del riesgo que supone prestarle dinero a Grecia y a Portugal, las agencias han llevado gran nerviosismo e inestabilidad a los mercados, aseguró a la prensa alemana el Director del Instituto de Investigación de la Economía de Colonia (IW Köln), Michael Hütner.

Las calificaciones que emiten están sobrevaloradas, creen muchos, entre ellos el Presidente del Consejo Económico del Ministerio de Finanzas alemán, Clemens Fuest. También el presidente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, relativizó esta semana la relevancia de las instituciones de calificación crediticia, aunque no negó que son "útiles".

“Ni independientes ni transparentes”

Dennis Snower

Dennis Snower, Presidente del IfW (archivo).

“Las agencias no son independientes y eso es un error del sistema. Si sus declaraciones tienen consecuencias públicas, estas agencias deberían financiarse con fondos públicos”, recomienda Snower. „Las agencias de calificación no deberían desarrollar, comercializar y evaluar productos financieros al mismo tiempo“, ha dicho el ministro alemán de Exteriores, Guido Westerwelle.

Las también llamadas agencias de “rating” se promueven como independientes, pero “están vinculadas a grandes inversores financieros”, aseguró este jueves en Berlín el diario tageszeitung. El 17% de Moodys pertenece al inversor estadounidense Warren Buffet. Su competidor Fitch Ratings es propiedad del millonario francés Marc de Lacharrière y Standard & Poors es parte de la corporación mediática McGraw-Hill.

Las investigaciones del Senado de Estados Unidos en torno a la crisis financiera revelaron este fin de semana mensajes electrónicos que dan fe de las presiones a que fueron sometidas estas compañías por parte del sector bancario. En Nueva York se ha interpuesto esta semana una demanda contra Moodys y Standard & Poors por sus presuntamente concientes falsas evaluaciones financieras.

¿Una alternativa Europea?

Deutschland Bundesregierung Finanzkrise Griechenland Angela Merkel und Guido Westerwelle

Guido Westerwelle (i) y Angela Merkel en un encuentro de su Gabinete.

En la evaluación de las economías nacionales “pueden surgir conflictos indirectos porque las agencias son financiadas por firmas cuyas ganancias dependen de estas calificaciones”, explica Snower. “Las agencias gozan de gran influencia en el actual proceso europeo de toma de decisiones sobre la política financiera y no deberían tenerlo. No son transparentes, no presentan los criterios con que califican. Sería mucho mejor si los publicaran, pero entonces no las necesitaríamos, podríamos decidir nosotros mismos si tales criterios son adecuados o no”, agrega el experto de Kiel.

La Unión Europea "debería contraponer sus propios esfuerzos a la actividad de las agencias de calificación crediticia", opina el ministro alemán de Exteriores. Tanto como él como la canciller alemana, Angela Merkel, apuestan por la creación de una agencia independiente europea para establecer los “ratings” y liberarse de la dependencia de agencias esencialmente norteamericanas.

“Nuestra obligación es hacer público lo que opinamos, incluso cuando sea doloroso para los afectados”, dijo el jefe de Fitch Ratings en Alemania, Jens Schmidt-Bürgel, a la agencia de noticias dpa . Los métodos de evaluación son “claros y transparentes, sobre todo en la calificación de países” y muchos datos son de acceso público, agregó Bürgel.

El presidente del Instituto de Estudios de Economía Mundial de Kiel no coincide con los políticos alemanes ni con Bürgel: “una agencia independiente europea de calificación podría crearse, aunque yo personalmente no creo que necesitemos de estas agencias. Creo que lo que necesitamos son criterios muy claros y transparentes, según los cuáles se evalúan los países y empresas. Si existen, si esa información es pública, todo lo demás sobra”.

Autor: Rosa Muñoz Lima

Editor: Luna Bolívar Manaut

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema