¿Negociarán Trump y Kim algo parecido al acuerdo con Irán? | El Mundo | DW | 21.05.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

¿Negociarán Trump y Kim algo parecido al acuerdo con Irán?

El encuentro programado entre Donald Trump y Kim Jong-un plantea muchas preguntas sobre cómo podrá ser su desenlace. DW habló con un ex enviado especial de Estados Unidos para Corea del Norte y otros analistas.

DW: ¿Cuál podría ser el mejor escenario tras la cumbre entre Donald Trump y Kim Jong-un?

Robert King, enviado especial de Estados Unidos para asuntos de derechos humanos de Corea del Norte de 2009 a 2017: el mejor escenario de la reunión entre Trump y Kim sería que las conversaciones den inicio a un esfuerzo continuo para que ambas partes avancen hacia la desnuclearización y la mejora general de las relaciones. Sin embargo, los problemas son complejos, la desconfianza en ambos lados es profunda, y las diferencias no se pueden resolver en una sola reunión. El escenario de John Bolton para la desnuclearización inmediata de Corea del Norte no es realista. No hay una indicación clara de lo que Estados Unidos puede proporcionar para satisfacer a Norcorea o de lo que Estados Unidos estaría dispuesto a proporcionar para que Pyongyang acepte avanzar hacia la desnuclearización.

Alexandra Bell, directora principal de políticas del Centro para el Control de Armas y la No Proliferación: Si salimos de la cumbre con algo como el acuerdo con Irán, sería positivo y altamente irónico. Sería muy frustrante de ver, pero aún preferible al conflicto en la península. No obstante, debe entenderse que tal escenario está a meses, si no años, de distancia; será el acuerdo de no proliferación más complicado jamás negociado en la historia. Hará que el trato con Irán se vea como un juego de niños.

Joshua Pollack, editor de The Nonproliferation Review, del Centro James Martin para Estudios de No Proliferación: El mejor resultado que puedo imaginar sería una cumbre pro forma que comienza, y no que termina, un proceso de negociación.

Evans Revere, exsubjefe de la misión en la embajada de Estados Unidos en Seúl, exdirector de Asuntos Coreanos en el Departamento de Estado y exprincipal enlace del Gobierno de Estados Unidos con Corea del Norte: El "mejor de los casos" es probablemente el resultado menos probable de la cumbre: es decir, una reunión en la que el líder norcoreano acepte la desnuclearización, según lo definido por Estados Unidos; realice un importante "pago inicial" hacia la desnuclearización al eliminar de forma inmediata algunas de sus capacidades, instalaciones, armas y material fisible; acuerde un cronograma para el final completo de su programa de armas nucleares; y también acepte un proceso de negociación con Estados Unidos diseñado para implementar el acuerdo de desnuclearización y tratar con detalles técnicos.

¿Cuál sería el peor escenario tras la cumbre?

King: El peor escenario para la reunión entre Trump y Kim sería que Trump vea esto como una única reunión en la que Estados Unidos presente sus demandas maximalistas para la desnuclearización norcoreana y se retire cuando Corea del Norte se niegue a aceptar sus demandas. Esto puede ser, aunque todavía no estamos seguros de que sea, una oportunidad única para cambiar la hostilidad en ambos lados y tratar de construir una relación que conduzca a la desnuclearización.

Bell: El peor resultado posible es que las partes se van decepcionadas y enojadas, y que volvamos a estar donde estábamos antes de los Juegos Olímpicos.

Pollack: El peor caso sería una reunión que destacara las diferencias entre las partes y llevara al abrupto final de este proceso.

Revere: El peor escenario para la cumbre es que el líder norcoreano rechace la desnuclearización a menos de que Estados Unidos primero tome medidas que no puede o no tomará (como el final de la alianza entre Estados Unidos y Corea del Sur o la retirada de sus tropas) y la cumbre se rompa en una atmósfera de recriminación y Trump comience a considerar opciones militares para enfrentar la amenaza nuclear del Norte.

Washington Oval Office Trump Pence Pompeo (Getty Images/A. Harrer)

Todos estuvieron de acuerdo en que los asesores de Trump deben prepararse adecuadamente para tal reunión

¿Creen que Trump y Kim estarán preparados adecuadamente para la cumbre?

King: Tengo serias dudas de que Trump esté adecuadamente preparado para la cumbre. La práctica habitual en las conversaciones sobre relaciones exteriores es que los funcionarios de nivel inferior se reúnan y exploren las posibilidades y opciones de cooperación, y que examinen cuidadosamente los lados, intereses y preocupaciones de cada uno. Pasar a esta cumbre sin discusiones de bajo nivel para explorar las áreas de acuerdo podría llevar a malentendidos serios. Negociar con el joven líder seguro de sí mismo de una nación soberana no es en absoluto como una reunión entre un desarrollador de bienes raíces y su posible socio o posible patrocinador financiero.

Bell: A menudo no recibes oportunidades como ésta. Sería una pena que esta Administración no haga el trabajo necesario para crear al menos algún tipo de resultado positivo. Esta es la primera negociación nuclear de Trump; hay mucho en juego.

Pollack: Si se lleva a cabo una cumbre, Kim estará muy preparado y elegirá sus palabras cuidadosamente, mientras que Trump, no necesariamente. Así es como funcionan. Trump no toma muy bien la orientación de su personal.

Revere: No puedo hablar por el presidente de Estados Unidos, que tiene una conocida aversión a los libros y detalles. Sin embargo, para el líder norcoreano, dado que está en juego el destino de su nación, no cabe duda de que estará bien preparado. También puede venir a la mesa listo para lanzar una de sus varias trampas sobre el presidente de Estados Unidos. Estos se describen en el documento adjunto que acabo de presentar en Seúl.

¿Existe un plan histórico para que un país como Corea del Norte renuncie a sus armas nucleares completamente funcionales?

King: No hay un plan histórico para que Corea del Norte renuncie a su capacidad nuclear. No existe un plan para la desnuclearización que Estados Unidos busca de Corea del Norte, y no existe un modelo de lo que Estados Unidos podría ofrecer como incentivo o garantía a Corea del Norte para garantizar de manera creíble su seguridad o los beneficios que Estados Unidos podría brindar a Pyongyang para asegurar el acuerdo de desnuclearización.

Bell: Ningún país ha renunciado a un programa de armas nucleares en pleno funcionamiento que no sea Sudáfrica, quienes lo hicieron de manera voluntaria y por su cuenta.

Pollack: No hay un precedente real para que un país ceda sus propias armas nucleares. Algunos pueden señalar a Libia, pero la verdad es que Libia no tenía un programa real de armas nucleares. Otros pueden referirse a las antiguas repúblicas soviéticas, lo que tampoco aplica realmente: después del colapso de la Unión Soviética, Ucrania, Kazajistán y Bielorrusia permitieron a Rusia eliminar todas las ojivas nucleares soviéticas de sus respectivos territorios. Otros podrían mencionar a Sudáfrica, pero ese también es un caso muy diferente. Desmanteló silenciosamente su propio pequeño arsenal, admitiendo solo más tarde que tal cosa había existido en primer lugar; Sudáfrica  mantiene una reserva de uranio altamente enriquecido de grado militar hasta el día de hoy.

Revere: Algunos han tratado de usar el ejemplo de Sudáfrica o Ucrania u otras exrepúblicas soviéticas como precedentes de lo que podría hacer Corea del Norte, pero ninguno de estos ejemplos realmente se parece a la situación actual.

Entrevista: Michael Knigge (FEW/DZC)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda

Publicidad