Negociando armas con el ″socio″ equivocado | Alemania | DW | 06.12.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Negociando armas con el "socio" equivocado

Alemania detuvo tarde la exportación de armas a Arabia Saudí. Pero las empresas alemanas siguen ganando dinero con la muerte en Yemen. Demasiado tiempo se ignoró el problema, opina Matthias von Hein.

Durante tres años y ocho meses, el país más rico de la península árabe ha estado destruyendo al país más pobre de esa región. La intervención de Arabia Saudí y la coalición forjada por Riad en la lucha interna por el poder en Yemen no ha acercado al país a una solución pacífica. Pero ha causado la mayor catástrofe humanitaria del mundo. ¿Algunas cifras? Desde que la coalición saudí entró en esta guerra en 2015, 85.000 niños han muerto por desnutrición y casi 60.000 personas han muerto directamente a causa de la violencia armada, según la organización Save the Children.

¿El asesinato de Khashoggi como punto de inflexión?

Paradójicamente, el cruel asesinato del periodista Jamal Khashoggi en el consulado saudí de Estambul ha sido necesario para que el abundante sufrimiento y los miles de muertos en Yemen se convirtieran finalmente en un tema a discutir. Y la participación de Occidente, que hace que funcione la máquina de guerra saudí con cargamentos de millones de dólares. Alemania también ha estado implicada en esto durante mucho tiempo, y ha sacado ganancias. Aunque a los políticos alemanes les gusta presumir de los supuestamente muy estrictos controles de exportación de armas, estas no se deberían suministrar en zonas de tensión. Y a pesar de que, incluso, el acuerdo de coalición excluye el suministro de armamento de guerra a los Estados directamente implicados en la guerra de Yemen.

DW Kommentarbild Matthias von Hein

Matthias von Hein, periodista de DW.

Fue solo tras el impacto del asesinato de Khashoggi que el Gobierno alemán decidió detener las exportaciones de armas alemanas a Arabia Saudí. Sin embargo, ya corren las apuestas sobre cuando termina el periodo de vergüenza y las armas alemanas vuelvan a caer en el país petrolero. Empresas alemanas como Rheinmetall, el mayor grupo armamentístico de Alemania, siguen utilizando los vacíos en la Ley de Control de Armas de Comercio Exterior y Guerra.

A través de sus filiales, continúan entregando armas y municiones a Riad, contribuyendo así a mantener la guerra. El escándalo no es solo que Rheinmetall, por ejemplo, esté participando en la matanza en Yemen para beneficios de sus accionistas. El escándalo está también en que hasta ahora no se ha hecho ningún intento por trabajar en esos vacíos legales.

Las mentiras alemanas

La verdad es que para Arabia Saudita, Alemania es mucho más importante como proveedor de armamento que lo que sugieren las moderadas cifras en comparación con Estados Unidos o Reino Unido. Esto se debe a que los grandes equipos, como los aviones de combate, a menudo se construyen en una red europea. Y mientras Inglaterra abastece a las fuerzas aéreas saudíes con docenas de Eurofighters, alrededor del 30 por ciento de los suministros del país árabe provienen de Alemania, por ejemplo, el cañón a bordo. Estas entregas no están sujetas a aprobación y en el informe de exportación de armas ni siquiera aparecen como exportaciones a Riad.

Es importante decir adiós a algunas grandes mentiras, como esa que las leyes alemanas de exportación de armas son verdaderamente estrictas. Estas solo se hacen cumplir y se aplican cuando parece políticamente oportuno. Las llamadas "declaraciones de uso final", con las que los compradores se comprometen a no entregar armas a terceros, a menudo no tienen valor en el documento suscrito. Apenas la semana pasada, una investigación de DW mostró que tales "declaraciones de uso final” fueron entregadas a Arabia Saudí o que armas compradas bajo licencia por Riad fueron suministradas a varias milicias yihadistas en Yemen.

Y si las exportaciones de armas a Arabia Saudí se justifican por la necesidad de fortalecer un estratégicamente importante "ancla de estabilidad en la región", entonces es necesario poner las dudas sobre el tapete. La destrucción de Yemen, el bloqueo de Catar el año pasado, el secuestro del primer ministro libanés Hariri, la propagación durante décadas del wahabismo retrógrado demuestran que Arabia Saudí es inmensamente rica y puede comprar cualquier tipo de influencia. Pero ese país no es realmente un "ancla de estabilidad". Y hacer negocios de armas con un "socio" así está prohibido y debería prohibirse. De forma consecuente. En toda Europa.

(CT/RRR)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube | 

Publicidad