¿Necesitan drones las Fuerzas Armadas alemanas? | Ciencia y Ecología | DW | 29.03.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ciencia y Ecología

¿Necesitan drones las Fuerzas Armadas alemanas?

Estas naves son importantes para los Ejércitos porque facilitan ciertas labores militares; pero el uso que se hace de ellas trae consigo serios problemas éticos, de los que Alemania no está a salvo.

Durante tres años, Carsten Endemann, teniente de las Fuerzas Armadas alemanas, estuvo encargado de pilotar un “dron” tipo Heron; un vehículo aéreo no tripulado de fabricación israelí. Al culminar su entrenamiento, fue enviado a Afganistán. Allí conducía el vuelo de las aeronaves en cuestión desde un contenedor ubicado a menos de 50 metros del sitio de despegue. Las imágenes de video capturadas con ayuda de los “drones” le permitían ver casas y mercados; “los lugares en donde se suponía que estaban los rebeldes”, cuenta Endemann.

“En las imágenes se podían distinguir, hasta cierto punto, las armas que llevaban consigo”, asegura el militar, acotando que, al ver confirmadas sus sospechas, la patrulla alemana disparaba municiones para dejarle saber a los combatientes afganos que habían sido descubiertos. “Eso bastaba para hacer que se alejaran”, sigue Endemann, enfatizando que, aunque lo observado en los monitores se parece mucho a un juego de computadora hiperrealista, pilotar “drones” puede ser un trabajo agobiante.

El ministro alemán de Defensa, Thomas de Maizière, en Afganistán: “ el uso que hace Alemania de los ‘drones’ es éticamente correcto”.

El ministro alemán de Defensa, Thomas de Maizière, en Afganistán: “ el uso que hace Alemania de los ‘drones’ es éticamente correcto”.



“En la noche conversaba con unos camaradas y al día siguiente me tocaba acompañarlos desde mi contenedor en una u otra misión”, recuerda Endemann. Cuando alguno de ellos resultaba herido, él era testigo ocular del suceso. Y eso nunca dejó de ser una carga emocional “inmensa”, subraya el teniente alemán. Su declaración contrasta con la que ofreció el príncipe Harry de Gales a la agencia de noticias Press Association: a principios de año, admitió haber disparado contra insurgentes afganos con la fruición de quien juega PlayStation o Xbox.

Las experiencias de Endemann son muy diferentes de las del príncipe Harry, quien ejercitó su puntería desde un helicóptero, y también de las de los pilotos de “drones” estadounidenses, quienes tienen licencia para matar desde el año 2001. Pero, aunque las aeronaves no tripuladas de Alemania sólo son utilizadas para vuelos de reconocimiento, su incorporación al arsenal germano no está libre de polémica. En entrevista con DW, Jutta Weber, investigadora en el campo de las guerras automatizadas, criticó severamente el uso de los “drones”.

“Drones” con problemas éticos incorporados

“Las Fuerzas Armadas y los servicios secretos de distintos Estados violan el espacio aéreo de países que carecen de defensa antiaérea y matan sistemáticamente a personas sin que haya habido un proceso judicial previo en contra de éstas. Eso es algo sumamente problemático”, explica Weber. Además, los récords de quienes pilotan los “drones” están plagados de desaciertos: civiles son asesinados desde el aire porque su comportamiento presenta rasgos similares a los de los presuntos terroristas islamistas, añade la especialista.

Según la organización Medact, que investiga las implicaciones sanitarias de los conflictos bélicos, entre 3.000 y 4.500 personas han sido asesinadas desde 2001 mediante la implementación de “drones” armados en Pakistán, Somalia y Yemen. “Yo considero que el uso que hace Alemania de los ‘drones’ es éticamente correcto porque respetamos las normas jurídicas vigentes”, ha dicho al respecto el ministro alemán de Defensa, Thomas de Maizière. A sus ojos, la adquisición de “drones” por parte de las Fuerzas Armadas germanas está justificada.

“Desde el punto de vista de nuestra política de seguridad, de nuestras alianzas y de nuestros objetivos tecnológicos, la compra de ‘drones’ tiene sentido”, ha sostenido de Maizière. Hasta ahora, las Fuerzas Armadas alemanas se han limitado a utilizar vehículos aéreos no tripulados del tipo Heron 1, pertenecientes a la empresa israelí IAI. Tres de los “drones” alquilados por Alemania con derecho a compra están siendo usados desde 2009 en Afganistán por las ventajas que ofrecen sus cámaras infrarrojas y su capacidad para volar 18 horas ininterrumpidas.

En 2014 expira el contrato de arrendamiento entre el Gobierno alemán y la compañía IAI. De momento, todo apunta a que un modelo optimizado del “dron” de combate estadounidense Predator sustituirá al Heron, aunque no está para nada claro si Estados Unidos le venderá la tecnología pertinente a las Fuerzas Armadas de Alemania. Se especula que lo que el Gobierno de Berlín recibirá será una versión light del “dron” Predator. El plan de comprar cuatro “drones” Eurohawk para vuelos de reconocimiento ha sido abortado; pero el debate en torno a los problemas éticos que acompañan a estas adquisiciones sigue en pie… a prueba de bombas.

Autores: Sven Ahnert / Evan Romero-Castillo
Editor: Diego Zúñiga