″Necesitamos mostrar qué bien les va a los niños sin ser golpeados″ | El Mundo | DW | 19.11.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

"Necesitamos mostrar qué bien les va a los niños sin ser golpeados"

Hace treinta años se adoptó la Convención de la ONU sobre los Derechos del Niño. Sin embargo, el castigo corporal se sigue usando como método educativo, no solo en países africanos. A veces, con consecuencias fatales.

En muchas escuelas de África, un palo sigue siendo parte del repertorio educativo. Como aquí, en el norte de Nigeria. (DW)

En muchas escuelas de África, un palo sigue siendo parte del repertorio educativo. Como aquí, en el norte de Nigeria.

Nyabenda Emmanuelle y su esposo, Misago Jean Mari, todavía están en estado de shock. Viven en el distrito de Kinama, en el norte de la capital de Burundi, Bujumbura. No tienen mucho dinero para vivir. Cuando Nyabenda llegó a casa del trabajo en el campo, un martes a fines de octubre, recibió a los compañeros de clase de su hija Shadia con un mensaje terrible: Shadia se había desmayado en la escuela.

Nyabenda corrió a la escuela, donde la maestra de su hija la recibió acusándola: Nyabenda debía haberle dicho que Shadia estaba enferma y no debía ser golpeada. Su hija ya no estaba, la habían llevado al hospital. Pero la niña de 13 años murió antes de que su madre llegase.

Nyabenda Emmanuelle, la madre de Shadia, fallecida tras sufrir castigo corporal en la escuela. (DW/A. Issa)

Nyabenda Emmanuelle, la madre de Shadia, fallecida tras sufrir castigo corporal en la escuela.

Las circunstancias exactas de la muerte no están claras. Misago, el padre de Shadia, cuenta a DW que la maestra ha desaparecido. La directora de la escuela estuvo detenida, pero la liberaron unos días después. La administración de Kinama lo justificó todo con una supuesta epilepsia de la niña. Pero la familia lo rechaza vehementemente: "Estaba sana y tenía un buen carácter", dice Shugwejimana, la hermana de Shadia, a DW.

La familia cuenta de numerosos moretones en el cuerpo de la niña. Y de que a Shadia le salió sangre de la nariz. Un compañero de clase le describió la situación a la hermana: Shadia había sido llamada a la pizarra para una prueba y, al no saber la respuesta, la maestra la golpeó en el cuello, la cintura y la espalda con un palo. "De vuelta a su puesto, cayó al suelo, se desmayó y se orinó", recuerda Shugwejimana lo que le contó su compañero de clase.

Graves consecuencias para el desarrollo del niño

Que un castigo corporal termine con la muerte puede ser una cruel excepción. Pero el uso de la violencia como medio de educación siempre ha tenido graves consecuencias para los niños, dice Palenfo Goro, de la Oficina Internacional de los Derechos del Niño en Burkina Faso. Para este trabajador social, tiene poco sentido distinguir entre castigos corporales severos o leves. "Porque siempre traen consigo toda una serie de consecuencias, tanto físicas como mentales". Además, la práctica no se limita a las escuelas. "El castigo corporal es socialmente tolerado, y las palizas y los golpes también se usan como medida educativa en las familias", dice Goro.

Para eliminar esto, no solo es necesario un cambio de mentalidad en la sociedad, dice Sonia Vohito, de la Iniciativa Global para Acabar con Todo Castigo Corporal Hacia Niños y Niñas. Primero, es importante que la ley prohíba la violencia como medio de educación. Incluso si, como en el caso de la violencia sexual, solo se denunciaran unos pocos casos, debía garantizarse que el niño afectado pudiera ser protegido en la corte. "Además, las leyes fortalecen el cabildeo para la protección de los niños y tienen un efecto disuasorio", dice la coordinadora de la iniciativa para África.

Completamente prohibido en ocho países africanos

Activista por los derechos de la infancia, Obiageli Ezekwesili. (DW/K. Gänsler)

Activista por los derechos de la infancia, Obiageli Ezekwesili.

Pero la introducción de leyes puede demorar. Obiageli Ezekwesili, exministra de educación de Nigeria y cofundadora de la campaña #BringBackOurGirls, relata en entrevista con DW, desde su país: "Tenemos una Ley de Derechos del Niño que se aprobó y ahora necesita ser ratificada en diferentes estados". La mayoría de los estados del sur del país ya lo han hecho y complementado las regulaciones federales con sus propias leyes, precisa.

Los estados en el norte del país, sin embargo, todavía se muestran reacios. A pesar de que es precisamente el norte de Nigeria el que ha aparecido repetidamente en los titulares de los últimos meses, con informes de estudiantes maltratados: en septiembre, más de 300 estudiantes del Corán maltratados fueron liberados en el estado de Kaduna. En octubre, sucedió lo mismo con otros tantos en Katsina. "Que el crimen no se castigue y las personas que dañan a los niños queden impunes, que la sociedad no cuida de sus débiles y vulnerables, esa es una tendencia peligrosa", advierte Ezekwesili.

Europa, América Latina o África: los mismos argumentos

Treinta años después de la introducción de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño, solo ocho países africanos han prohibido por completo el castigo corporal a los niños. Sudáfrica fue el último país en sumarse, este septiembre. El Tribunal Constitucional dictaminó que golpear a los niños violaba la Constitución. Tanto Burundi como Burkina Faso continúan permitiendo el castigo corporal en el hogar, a pesar de que el Estado ha emitido una carta de intención para imponer una prohibición completa.

Las imágenes de los estudiantes del Corán liberados en el estado nigeriano de Katsina dieron la vuelta al mundo en octubre. (Reuters/Str)

Las imágenes de los estudiantes del Corán liberados en el estado nigeriano de Katsina dieron la vuelta al mundo en octubre.

Pero, aunque la implementación de la Convención es lenta en África: el castigo corporal a los niños no es un problema específicamente africano, enfatiza la activista Sonia Vohito: "Los argumentos para imponer castigos corporales como un método educativo son los mismos en Europa y África". La única diferencia es temporal. En Europa, Suecia fue el primer estado en prohibirlo por completo en 1997. En África, fue Togo, en 2007.

En América Latina y el Caribe, según un estudio estadístico de la UNICEF, menos de un tercio de los países contaban, en 2018, con una prohibición total del castigo físico, sufrido por 1 de cada 2 niños y niñas en la región. Argentina, Bolivia, Brasil, Costa Rica, Honduras, Nicaragua, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela eran los únicos 10 países con una legislación específica para prohibirlo en todos los ámbitos: hogar, escuela, centros de cuidado alternativo e instituciones penales.

Útil en la lucha contra esta práctica son, en cualquier caso, sobre todo, los ejemplos positivos, insiste Vohito. "Necesitamos mostrar qué bien les va a los niños sin ser golpeados, y que esto no es sinónimo de pérdida de disciplina, por eso alentamos una crianza positiva".

(rml/cp)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube 

DW recomienda