Navalni y Pussy Riot, entre centenares de detenidos en protesta en Moscú | Europa | DW | 24.02.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Navalni y Pussy Riot, entre centenares de detenidos en protesta en Moscú

La Policía rusa detuvo a más de un centenar de personas, entre ellos, al líder opositor Alexei Navalni y a dos integrantes de las Pussy Riot, durante una manifestación contra la sentencia a ocho activistas.

Protestas en Moscú. (24.2.2014).

Protestas en Moscú. (24.2.2014).

Según el portal de Internet kasparov.ru, crítico con el Kremlin, unas 700 personas participaron en la manifestación, que no había sido autorizada. La policía habló de unos 200 participantes.

"Adivinen dónde estoy, empieza con policía y termina en camión", escribió Navalni en Twitter. En la protesta fueron arrestadas también Nadeshda Tolokonnikova y Maria Alyojina, miembros del grupo punk Pussy Riot. Ambas pasaron más de un año en prisión por otra protesta y fueron detenidas e interrogadas recientemente en el marco de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi.

Fotografía de Tolokonnikova en furgón policial

El marido de Tolokonnikova publicó este lunes en Twitter una fotografía en la que puede

verse a la activista en un furgón de la policía. En el tribunal frente al que se manifestaban se dictó este lunes (24.2.2014) sentencia contra ocho opositores acusados de incitar a la violencia contra el Estado. Varios de ellos fueron condenados a hasta 4 años en un campo de trabajo, según informó la prensa.

A los condenados, siete hombres y una mujer, se los acusó de haber participado en incidentes violentos el 6 de mayo de 2012, la noche anterior al tercer nombramiento como presidente de Vladimir Putin.

Aunque hoy se dieron a conocer las penas, la jueza les había declarado culpables el pasado viernes. Ese mismo día se celebraron también manifestaciones contra la sentencia en las que fueron arrestadas más de 200 personas. La defensa de los acusados pedía que fueran puestos en libertad por falta de pruebas. Defensores de los derechos humanos creen que el proceso tiene motivaciones políticas.

CP (dpa, rtr)

Publicidad