¿Nadie echará de menos a Tony Blair? | Europa | DW | 08.09.2006
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Europa

¿Nadie echará de menos a Tony Blair?

El anuncio de que Tony Blair abandonará su puesto en el lapso de un año hace suspirar, de alivio, a muchos. Sobre fechas aún se especula. Oposición, Laboristas y pueblo británico, según encuestas, quieren que sea pronto.

El primer ministro británico, Tony Blair, antes del anuncio

El primer ministro británico, Tony Blair, antes del anuncio

Más bien con alivio se recibió la confirmación del primer ministro británico, Tony Blair, en el sentido de que se retirará de su cargo en el lapso de 12 meses. Tras las fuertes críticas recibidas desde las filas de su propio partido, no a un pato cojo asemejará Blair durante su último tiempo en el cargo, dice el prestigioso semanario Die Zeit en su versión digital; más bien, a un pato muerto.

Si bien en su declaración, emitida en Londres, el premier no especificó una fecha concreta para su retiro de la presidencia del Partido Laborista y de la jefatura de gobierno, anunció que la fijará próximamente especificando que la próxima conferencia del Partido Laborista, el 24 de septiembre, será la última que presida.

No sólo los opositores, su propio partido

Un amplio sector del Partido Laborista está descontento, y preferirían ver al ministro del Tesoro, Gordon Brown, en el sitio de Blair. Incluso laboristas considerados hasta ahora leales al primer ministro le exigieron esta semana en una carta que estableciera un claro calendario sobre su retirada

Por estas engorrosas situaciones se disculpó públicamente Tony Blair, recalcando que el interés del país está por delante. Para ello, y entiéndase sólo para ello, cuenta con el apoyo de Gordon Brown, quien aspira a relevarlo en su cargo.

Renuncia anunciada

En mayo de 2005, tras su tercer éxito electoral, Blair anunció que su actual mandato sería el último como primer ministro. También había prometido darle suficiente tiempo a su sucesor, quien provendría de sus propias filas, para prepararse para las próximas elecciones generales en mayo de 2010. Según adelanta el diario Financial Times, haciéndose eco de fuentes informadas, Blair abandonará el cargo tras las elecciones regionales en Escocia y Gales el 4 de mayo de 2007.

Motivos para caer en desgracia

Según analistas, la miseria política del que fuera el primer ministro más joven que había tenido Reino Unido desde 1812 fue causada por los escándalos en el ministerio del Interior, en la política educativa y en el financiamiento de su partido. La estrecha relación que ha mantenido con el presidente estadounidense, George W. Bush, y el haberlo secundado tanto en la malhadada guerra contra Irak como en su apoyo político y moral a los ataques israelíes en el sur del Líbano le ha costado salpicarse, también, de su descrédito. Su redefinición del partido hacia el "Nuevo Laborismo" -más orientado a las leyes del mercado - lo volvieron impopular en la propia casa.

Los ingleses no lo quieren

Blair bei Bush

¿Lo echará de menos George W. Bush?

Según encuestas de opinión, publicadas por el Daily Telegraph , la aprobación del Partido Laborista cayó a un 31 por ciento, su peor resultado en 19 años y por debajo de la aceptación de la que gozaba Margareth Thatcher a final de su gobierno. El Partido Conservador, por el contrario, bajo la presidencia del dinámico David Cameron, creció a 40 por ciento. Es más, sólo un siete por ciento de los entrevistados opina que Blair debería continuar al frente del Gobierno hasta el 2007; un 58 por ciento desean que dimita a final de este año. Es decir, de dar crédito a las estadísticas y viendo el mapa político actual, se desprende que nadie extrañará el rostro de Tony Blair en Downing Street 10.

DW recomienda