“Mujeres de los escombros”, leyenda alemana | Alemania Hoy | DW | 25.11.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania Hoy

“Mujeres de los escombros”, leyenda alemana

La imagen de las mujeres que después de la II Guerra ayudaron a remover escombros está grabada en la memoria colectiva de los alemanes. Pero no se corresponde con la realidad, se afirma en un nuevo libro.

Estatuas de mujeres con un pañuelo en la cabeza y una pala en la mano se ven en numerosas ciudades alemanas. Se trata de “símbolos del espíritu de reconstrucción y ansias de supervivencia de los alemanes”, dijo una vez Helmut Kohl como canciller federal de Alemania. Y agregó que “recuerdan al gran número de mujeres que ayudaron voluntariamente a apartar los escombros”.

No es cierto, dice la historiadora Leonie Treber. En Alemania no hubo ni “un gran número” de mujeres que ayudar a reconstruir las ciudades ni lo hicieron voluntariamente. “Las mujeres de los escombros es una leyenda alemana”, resalta la científica, que acaba de publicar los resultados de sus estudios en el libro "Mythos Trümmerfrauen" (“El mito de las mujeres de los escombros”). Treber, que se doctoró sobre el tema en la Universidad de Duisburg-Essen, se ocupa del tema desde 2005.

Sobre todo empresas especializadas

Los escombros fueron removidos después de la II Guerra Mundial sobre todo por empresas especializadas y con la correspondiente maquinaria. “Si hubieran sido mayormente mujeres con palas y baldes estarían removiendo escombros hasta hoy”, dice Treber. Pero las empresas necesitaban apoyo de la población. Al fin y al cabo debían ser removidos en Alemania unos 400 millones de metros cúbicos de escombros.

Incluso en Berlín, donde unas 60.000 mujeres debieron quitar escombros, no supusieron un fenómeno masivo, ya que solo representaban el cinco por ciento de la población femenina de la ciudad. En la zona británica, solo el 0,3 de las mujeres participó en la remoción de escombros, agrega Treber.

Pero no solo las mujeres tuvieron pocas ganas de remover escombros. Tampoco entre los hombres era muy popular la tarea. La mayoría de los alemanes lo veía como un “trabajo forzado”. Por buenas razones. Ya durante la guerra los nazis habían obligado a prisioneros de guerra, trabajadores esclavos e internados en campos de concentración a quitar los escombros que quedaban luego de los bombardeos aliados. Luego del fin de la guerra, en 1945, el trabajo fue hecho nuevamente por prisioneros de guerra y exmiembros del NSDAP (partido nazi). Pero como no eran suficientes, a menudo la población fue llamada a colaborar, en las zonas occidentales voluntariamente; en la zona oriental, generalmente en forma forzada.

La imagen en los medios

Leonie Treber Autorin Buch Mythos Trümmerfrauen

Leonie Treber

En Berlín se ganó a las mujeres para los trabajos de remoción de escombros ofreciéndoles la segunda más alta categoría de cupones de alimentos. Para reclutar más voluntarias para los trabajos, la imagen de la mujer que remueve alegremente los escombros fue difundida machaconamente entre la población a través de los medios de comunicación de la época, dice la historiadora. “Justamente esa imagen es la que quedó grabada en la conciencia colectiva de los alemanes y es convocada una y otra vez hoy en discursos, películas y libros”, dice Treber.

“Hoy nadie duda de la veracidad de la imagen de las altruistas mujeres”, agrega. Por eso, historiadora se ve confrontada con fuertes resistencias en la sociedad. “Naturalmente existieron fuertes mujeres que ayudaron a remover los escombros después de la guerra”, explica, “pero fueron claramente una minoría”.

Leonie Treber: “Mythos Trümmerfrauen, Von der Trümmerbeseitigung in der Kriegs- und Nachkriegszeit und der Entstehung eines deutschen Erinnerungsortes”, editorial Klartext-Verlag Essen, 484 páginas, 29,90 euros.