Muere de ébola médico que combatía al virus en Liberia | El Mundo | DW | 27.07.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Muere de ébola médico que combatía al virus en Liberia

El doctor Samuel Brisbane trabajaba en Monrovia y se suma a un doctor ugandés fallecido hace un mes, y a dos expertos contagiados en Sierra Leona y Liberia.

Otro destacado médico que luchaba contra el virus del Ébola en Liberia ha perdido la vida. Se trata del doctor Samuel Brisbane, quien trabajaba en el centro médico John F. Kennedy de Monrovia, Liberia, uno de los mayores centros de tratamiento y aislamiento para contagiados por esta mortal enfermedad en ese país africano, donde hasta la fecha han perdido la vida 105 personas como consecuencia de este brote.

La situación en Liberia es grave e incluso el gobierno ha calificado la situación como una “emergencia nacional”, de acuerdo a declaraciones del viceministro de Sanidad, Tolbert Nyesuah, quien valoró el aporte del doctor Brisbane en la lucha contra la terrible enfermedad. “Estuvo aislado en un centro de tratamiento durante dos semanas antes de morir el sábado. Ya son dos los médicos que han muerto por esta enfermedad en el país”, dijo el político este domingo (27.07.2014).

En junio había fallecido el médico ugandés Sam Mutooru Muhumuza, mientras que otros dos expertos que luchan contra el virus han contraído la enfermedad: el estadounidense Kent Brantly también en Liberia, y el médico jefe Umar Khan, en Sierra Leona. La presidente liberiana, Ellen Johnson, pidió a todos los ciudadanos que se unan para luchar contra este brote y entregó sus condolencias a los trabajadores sanitarios fallecidos.

Se entregó paciente

Si bien el brote hasta ahora se ha limitado a Guinea, Liberia y Sierra Leona, Nigeria ya informó de su primer caso, un paciente “importado” desde Liberia que falleció hace algunos días. Las autoridades aseguraron que siempre estuvo aislado, y confían en que no se produzca un brote también en ese país. El ébola es una enfermedad con una altísima tasa de mortalidad y no se conoce cura ni existe vacuna contra ella.

En Sierra Leona, en tanto, las autoridades anunciaron la muerte de una mujer que escapó del hospital cuando supo que estaba infectada con ébola. Saudatu Koroma, de 32 años, fue el primer caso confirmado de este mal en Freetown, la capital sierraleonesa. Tras la transmisión de diversos mensajes en las radios locales para ubicarla, finalmente la mujer se entregó a la policía y falleció cuando era trasladada al este del país, donde están situados los centros hospitalarios que atienden a los pacientes con ébola.

DZC (EFE, Europa Press)