Mucho más que Karajan | Cultura | DW | 30.04.2007
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Cultura

Mucho más que Karajan

La Orquesta Filarmónica de Berlín cumple 125 años de haber sido fundada. Los homenajes van desde conciertos y exposiciones hasta un peculiar podcast. La agrupación es un referente de la cultura universal.

Sir Simon Rattle, actual director de la orquesta.

Sir Simon Rattle, actual director de la orquesta.

La Filarmónica de Berlín no es solamente una orquesta. Se trata de una institución de la cultura universal. Y no porque Alemania lo haya planeado exactamente de esa manera sino porque -mérito a quien lo merece- el país ha invertido lo que ha sido necesario para conservar la más alta excelencia musical a lo largo de doce décadas y media.

Dirigent Herbert von Karajan

Herbert von Karajan, emblemático director.

Preludio

La agrupación también constituye una bella metáfora del benéfico poder del arte universal. En sus 125 años, la orquesta sobrevivió a penurias económicas, conflagraciones mundiales y, no por último, a la omnímoda hegemonía de sus directores artísticos.

Actualmente, los fondos para la manutención de la orquesta provienen de la propia ciudad de Berlín. Se calcula que tan sólo en ese rubro, la capital alemana eroga cerca de 14,5 millones de euros anuales. Pero no siempre fue así. De hecho, la orquesta nació a raíz del descontento de los músicos que conformaban el conjunto Bilse'sche Kapelle. Para una gira a Varsovia, en 1882, éstos habían recibido tratos indignos y boletos de cuarta categoría.

La inconformidad hacia su director, Benjamin Bilse, hizo que 54 instrumentistas lo repudiaran y formaran la Orquesta Filarmónica Berlinesa (tal es el nombre oficial de la agrupación hasta nuestros días).

Claudio Abbado

Claudio Abbado fue el sucesor de Karajan.

Allegro con brio ed apassionato

A partir de ese momento, la historia de la orquesta ha estado ligada a la figura de sus directores artísticos. Primero descollaron Hans Guido von Bülow y Arthur Nikitsch. Pero el carácter mítico de quienes dirigían a la orquesta berlinesa comenzó a darse con la gestión de Wilhelm Furtwängler, a partir de 1922.

Con él y sus sucesores (Sergiu Celibidache y, sobre todo, Herbert von Karajan), el podio de la orquesta se convirtió en el Olimpo de la música de concierto. Durante la era de Karajan, que duró 35 años, la Filarmónica de Berlín consolidó su fama como una de las mejores del mundo.

La férrea mano del director austríaco le condujo primero alabanzas y luego, con los vientos democráticos, algunas críticas. Se le acusaba de misoginia por negarse al ingreso de mujeres a la orquesta. Tuvo desavenencias con algunos encargados de la política cultural de Berlín y, en 1989, renunció a su cargo. Al final, el balance puramente artístico deja una serie de grabaciones inolvidables.

Berliner Philharmoniker

La orquesta, en plenitud.

Las sinfonías de Beethoven, bajo la batuta de Karajan, son y serán referencia fundamental en la historia de la música. Lo mismo puede decirse en términos generales de la monumental obra de Wagner. Pero también en el ámbito de la música contemporánea dejó huella; por ejemplo, con la seminal Passacaglia para orquesta opus 1, de Anton Webern.

Presto maestoso

Por todo ello, se habla de un antes y un después de Karajan en la Filarmónica de Berlín. Pero cada vez menos. Primero, el sucesor Claudio Abbado emprendió un proceso de renovación importante. El actual director artístico, Sir Simon Rattle, se ha encargado de consolidar este proceso, conservando el prestigio de la orquesta en medio de una mayor discreción.

Ahora, el principal problema vuelve a ser el dinero. La ciudad de Berlín se encuentra en serios

Wilhelm Furtwängler

Wilhelm Furtwängler, otro de los grandes directores.

problemas de endeudamiento público que hacen ver a la Filarmónica como una inversión cada vez menos viable. Por ello, algunos políticos han propuesto que sea la federación quien se haga cargo de las finanzas de la orquesta, por lo menos en parte. Pero, ¿qué se diría de una ciudad que no es capaz de mantener a uno de sus tesoros culturales más preciados?

El asunto está lejos de ser resuelto. Pese a ello, se llevarán a cabo celebraciones diversas por el aniversario 125 del conjunto. Una exposición confrontará a la orquesta con su propio pasado, al abordar el papel que jugó durante el régimen nazi el director Furtwängler. También, por supuesto, habrá una serie de conciertos de aquí hasta que acabe el año bajo la dirección de Rattle.

Coda

Pero quizá el homenaje más original es el que hace todos los días el contrabajista Friedrich Witt. Éste

12.05 Philharmonie Berlin1.jpg

La Philharmonie de Berlín, casa de la orquesta.

se jubiló de la Filarmónica de Berlín luego de 40 años de colaborar bajo la égida de Karajan. En 2005, con más de 70 años de edad, lanzó a internet su propia página en la que narra, con textos y fotografías, los años dorados de la orquesta.

No conforme, Witt lanzó un podcast en el que da voz y música a sus escritos. El recorrido es fiel por las épocas de Furtwängler, Karajan y Abbado. Es un memorial que incorpora las anécdotas e imágenes de aquella época, al lenguaje de la modernidad. Es un ejemplo de cómo la Filarmónica de Berlín, a 125 años de ser fundada, se mantiene actual y vigorosa.

DW recomienda

Enlaces externos