Movimientos sociales, uníos | Política | DW | 15.05.2006
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Política

Movimientos sociales, uníos

Michelle Miterrand, viuda del ex presidente francés y el antiglobalista José Bové, hablaron con DW-WORLD sobre los movimientos de izquierda en América Latina y los nuevos desafíos.

José Bové, símbolo de la lucha antiglobalista en Francia.

José Bové, símbolo de la lucha antiglobalista en Francia.


Encontramos a Michele Mitterrand tras su comparecencia en la Cumbre Alternativa de Viena. La viuda del ex presidente francés se entrevistó durante dos horas con Hugo Chávez. Dijo que en enero lo visitó en Caracas y que se reuniría con Evo Morales en París. El presidente boliviano estuvo el domingo en la capital gala por invitación suya. La viuda de Mitterrand fue quien organizó su agenda en París.

"Hay que tener la voluntad política para apoyarlo y vamos a presionar para que la tenga", dijo sobre Evo Morales. Michelle Miterrand evitó hacer una crítica directa al presidente Bush y dijo que ella repudia en todo caso sus decisiones.

¿Qué me dice de Irak? "La guerra de Irak y ahora las amenazas contra Irán son demostraciones de poder que no compartimos", dijo. La viuda de Mitterrand explicó que la historia cambia y eso obliga a los políticos a revisar su manera de hacer política. "Ahora el movimiento de los pueblos es clave así que aunque se diga que Estados Unidos es incontrolable eso no es cierto, pues el pueblo norteamericano se encargará de controlarlo", afirma.

¿Cómo se imagina el siglo XXI? "Para mí será un siglo de la solidaridad entre los pueblos, pero también será el siglo en el que tendremos la certidumbre de que todos estamos ligados en esta Tierra", afirmó.

El líder campesino José Bové

El líder campesino y militante antiglobalista francés, José Bové, también participó en el cierre de la Cumbre Alternativa de Viena, a la que asistieron los presidentes de Bolivia, Evo Morales, de Venezuela, Hugo Chávez y el vicepresidente de Cuba, Carlos Lejo.

¿Cómo se percibe en Europa el giro a la izquierda en América Latina?

"Lo que está pasando en América Latina es muy interesante para todos nosotros", dice Bové. "Por supuesto hay distintos países y distintas izquierdas. Pero los cambios producidos recientemente muestran que se puede transformar de una manera democrática. Toda esta gente fue elegida democráticamente, sobre todo Chávez y Morales. Estamos ante un acontecimiento nuevo que demuestra a la gente, incluso en Europa, que las cosas pueden cambiar también aquí. Pero la historia no ha terminado, todavía hay que aguardar a ver lo que sucede", explica.

¿Cuáles son los nuevos desafíos?

"Creo que la situación mundial es nueva. La globalización es una nueva forma de totalitarismo. La posibilidad de que los países puedan protegerse a sí mismos frente a las grandes trasnacionales: esto es una lucha de todos. Al mismo tiempo tenemos nuevos desafíos: el del cambio climático, el del petróleo que seguramente desaparecerá en unos 30 o 40 años... Así que eso significa que tenemos que cambiar por completo, tanto en el aspecto económico como en nuestro modo de vida. La situación es completamente nueva y tenemos que inventar nuevas maneras para enfrentarla", afirma.

¿Los movimientos sociales pueden detener la globalización?

"Creo que en Europa vamos a construir algo grandioso, pero tenemos que hablar más entre nosotros. Por eso votamos en Francia en contra de la constitución europea. No quiere decir que rechacemos Europa, lo que no nos gusta es la Europa que están construyendo los gobiernos y la Unión Europea. Eso es importante saberlo y si se tiene en cuenta, la democracia puede triunfar".

El fundador de la Confederación Campesina afirma que los nuevos movimientos de izquierda en el subcontinente no tienen nada que ver con los movimientos del siglo pasado. "Lo que pasó durante el siglo XX muestra que el totalitarismo puede ser peligroso y creo que la gente no quiere vivir lo mismo otra vez. Por eso creo, espero, que sepamos encontrar caminos para seguir adelante, pues me niego completamente a dar marcha atrás", concluye Bové.

DW recomienda