Misión incumplida | La prensa opina | DW | 22.02.2007
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

Misión incumplida

Diversos periódicos europeos critican la decisión de retirar 1.600 soldados británicos de tierras iraquíes.

default

Tony Blair da marcha atrás.

El diario suizo Basler Zeitung, editado en Basilea, considera que "ningún mariscal se hace famoso al disponer una retirada con orden. Esto es injusto: una salida a tiempo a menudo sirve para evitar la derrota. Tony Blair se ha dado cuenta de ello, y ha ordenado a sus tropas salir de Irak. El hombre que en 2003 se subió de manera incondicional al carro de George W. Bush, ahora aplica el freno de emergencia. Con esta decisión, espera pasar a los libros de historia como un personaje razonablemente honorable. El sesgo deja en claro, además, que entre tanto Bush se ha quedado solo en su evaluación sobre la situación en Irak."

No hay justificación

A su vez, el periódico conservador Die Presse, de Viena, opina distinto: "Ciertamente, la situación en Irak no justifica el paso dado por el primer ministro de la Gran Bretaña. La retirada de las tropas inglesas provocará, en primera instancia, que Irán ejerza una mayor influencia en Irak. El aserto de que las fuerzas de seguridad se encuentran a medio camino de lograr las condiciones para poder garantizar la seguridad en la ciudad de Basra no es más que una ficción, y ésta dificulta el combate a las bandas asesinas que en parte se conforman por propios policías y militares locales. La percepción entre los radicales en cuanto a que han orillado a los británicos a retirarse, hace que la situación de los soldados estadounidenses que se quedan sea más precaria. El vicepresidente de Estados Unidos, Dick Cheney, profundiza la crisis al afirmar que la solución es salir de Irak con la cabeza en alto."

Bush, aislado

También conservador es Le Figaro, de París, al cual no le hace satisface el paso anunciado por Blair: "Armado con buenas intenciones y convicciones mesiánicas, el primer ministro Blair quiso convertir a Irak en una democracia al estilo occidental, lo mismo que George W. Bush. Cuatro años más tarde ordena que sus tropas se retiren de un país sumido en una guerra civil. Los trabajos de reconstrucción no han terminado, y el vacío que dejan los soldados ingleses será aprovechado por Irán. Bush sin duda ha hecho todo lo posible por retrasar la salida de sus aliados. Y mientras el presidente de Estados Unidos impulsa un incremento de tropas ante un congreso hostil, la decisión de Tony Blair lo aísla aún más."

Misión incumplida

Desde las propias tierras inglesas, hay quienes no ven las cosas de modo muy distinto. Por ejemplo, el diario The Guardian, que opina: "Gran Bretaña levanta sus tiendas de campaña sin haber cumplido la misión fijada en 2003: las tropas británicas saldrán de Irak sin haber consolidado las débiles erstructuras de la democracia ni haber aliviado la presión que pesa sobre los soldados y policías iraquíes (y ahora sólo sobre ellos). Tiene razón el primer minsitro cuando dice que el próximo capítulo en la historia de Basra y de Irak debe ser escrito por los propios iraquíes. Pero eso no quita responsabilidad a Inglaterra, que debe cerrar su propio capítulo en esta historia."

DW recomienda