Ministro galo: ley antiburkini sería inconstitucional | Europa | DW | 28.08.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Ministro galo: ley antiburkini sería inconstitucional

El titular del Interior, Bernard Cazeneuve, aseguró que el Gobierno de François Hollande se niega a legislar sobre el tema y que prefiere luchar por la igualdad.

El ministro del Interior de Francia, Bernard Cazeneuve, dijo este domingo (28.08.2016) que el Ejecutivo está en contra de legislar sobre el uso del burkini porque una ley contra ese traje de baño islámico sería “inconstitucional e ineficaz” y, además, suscitaría “antagonismos y tensiones irreparables”. Cazeneuve dio estas declaraciones en una entrevista publicada por el periódico La Croix.

“Creo más en la fuerza del diálogo que en la estrategia peligrosa de la división”, añadió Cazeneuve, quien en lugar de promover una legislación específica apostó porque los musulmanes “sigan comprometiéndose de cara a la igualdad entre hombres y mujeres” o la tolerancia. Para el político, Francia necesita “tranquilidad” y acusó que “ciertos dirigentes de la oposición hacen mucho ruido. Piensan que, en el contexto actual de amenaza terrorista, se pueden abandonar los principios fundamentales del derecho. Es un grave error”.

Las palabras parecían ir dirigidas al exmandatario Nicolas Sarkozy, quien buscará ser el candidato conservador a la presidencia y ya pidió una ley que le permita a los alcaldes prohibir el burkini. Sin embargo, el Consejo de Estado, la corte administrativa de mayor rango de Francia, suspendió el viernes la prohibición del uso de este bañador en la localidad mediterránea de Villeneuve-Loubet, una decisión que sentaría precedentes.

Campaña electoral

Cazeneuve adelantó en su entrevista que una ley como la que exigen algunos dirigentes opositores es poco probable bajo el mandato del presidente François Hollande. “El Gobierno se rehúsa a legislar en este tema. No necesitamos una nueva ley”, sostuvo. La polémica saltó en Francia a principios de agosto, cuando Cannes fue la primera en prohibir en sus playas esa prenda que cubre completamente el cuerpo de la mujer y que sus detractores ven como una provocación al laicismo, las normas de higiene y seguridad.

El asunto ha puesto bajo el foco las dificultades de la Francia secular para responder a las amenazas de yihadistas locales y milicianos extranjeros tras los ataques en Niza y una iglesia en Normandía en julio. También ha convertido la identidad cultural francesa en un asunto polémico mientras el país se acerca al inicio de la campaña electoral antes de las elecciones de abril.

DZC (Reuters, EFE)


DW recomienda

Publicidad