Ministro de Justicia de Pakistán dimite ante protestas islamistas | El Mundo | DW | 27.11.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Ministro de Justicia de Pakistán dimite ante protestas islamistas

Hamid era acusado de blasfemia, luego de que el Parlamento aprobara una reforma electoral que cambió el enunciado del juramento de cargos públicos de "yo creo" a "yo juro" que Mahoma es el último profeta del islam

El ministro de Justicia de Pakistán, Zahid Hamid, dimitió ante las protestas islamistas que han bloqueado Islamabad durante 20 días y dejado seis muertos y cientos de heridos, tras lo cual el Gobierno y los manifestantes han alcanzado un acuerdo para poner fin al bloqueo.

"Se llegó a un acuerdo con el Gobierno y hoy pondremos fin a la protesta", dijo Pir Zubair Kasrui, secretario de información del movimiento radical islamista Tehreek Labaik Ya Rasool Allah.

La estatal Radio Pakistan informó hoy (27.11.2017) que Hamid presentó ayer su dimisión al primer ministro, Shahid Khaqan Abbasi, para "sacar al país de la crisis" provocada por las protestas que pedían su renuncia.

El acuerdo entre el Gobierno y el clérigo Khadim Hussain Rizvi, líder de Tehreek Labaik Ya Rasool Allah, incluye la puesta en libertad de cientos de manifestantes detenidos este sábado durante una fallida operación policial para desmantelar la protesta, según los documentos publicados por los medios del país.

En esa operación policial con 5.500 efectivos se produjeron choques entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes que acabaron con seis muertos y más de 200 heridos, sin lograr deshacer la manifestación.

Pakistan Proteste (Getty Images/AFP/A. Majeed)

Miembros de Tehreek Labaik Ya Rasool Allah protestan el 25 de noviembre

Rizvi y sus seguidores comenzaron la protesta hace 20 días debido a que el 2 de octubre el Parlamento aprobó una reforma de la ley electoral en la que se cambió el enunciado del juramento de los cargos públicos de "yo creo" a "yo juro" que Mahoma es el último profeta del islam, lo que ya ha sido eliminado.

Los activistas acusaron a Hamid de blasfemia y de perjudicar a su minoría religiosa, la comunidad Ahmadía.  Los ahmadíes aseguran que son musulmanes, pero el Parlamento de este país musulmán les prohibió ya en 1974 declararse como tales.

La blasfemia es una cuestión peligrosa en Pakistán, donde este delito se puede llegar a pagar con la vida, aunque nunca se ha ejecutado a nadie por ello, y donde se han producido linchamientos de turbas por ese motivo.

El partido de Rizvi fue creado hace dieciocho meses tras la ejecución de Mumtaz Qadri, condenado por matar al gobernador de la provincia del Punyab, Salman Tasir, por pedir cambios en la legislación y defender a la cristiana Asia Bibi, que espera en prisión la apelación a su sentencia a muerte por blasfemia.

RRR (Efe, Dpa).

 

DW recomienda

Publicidad