Ministro alemán de Finanzas: “Hemos recuperado la confianza de los mercados” | Economía | DW | 28.07.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Ministro alemán de Finanzas: “Hemos recuperado la confianza de los mercados”

Europa ha logrado grandes avances en la lucha contra la crisis financiera, pero aún quedan “un par de problemas”, señaló el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, a la emisora Deutschlandfunk.

Wolfgang Schäuble

Wolfgang Schäuble

Deutschlandfunk: Sr. Schäuble, usted es el ministro de este gobierno que lleva más tiempo en funciones y también uno de los más exitosos. ¿Con qué sensación enfrenta estas próximas semanas, antes de las elecciones?

Wolfgang Schäuble: Con la sensación de que en estos cuatro años hemos conseguido lo fundamental de lo que nos habíamos propuesto; en parte tuvimos incluso más éxito del que nos hubiéramos atrevido a esperar. La canciller dijo al comienzo: ‘si al término del período legislativo estuviéramos donde estábamos antes de la crisis financiera y económica, sería bueno'. Y estamos mejor. Creo que podemos presentar un buen balance. Pero los desafíos siguen siendo grandes, debido a la concatenación internacional y a Europa. Por eso, tendremos que seguir esforzándonos.

La política fiscal es el buque insignia de esta coalición de gobierno. Usted Inició este período legislativo con un déficit de 44 mil millones de euros, y saldrá con uno de 25 mil millones. Y, en honor a la verdad, hay que decir que ahí están incluidos 8 mil millones de ayuda para los damnificados por las inundaciones recientes, sin los cuales el déficit sería de 17 mil millones...

… Y hay 8.300 millones de pago para el MEDE; sin eso estaríamos en 9 mil millones…

Para el año próximo planea contraer nuevas deudas por un monto de seis mil millones. ¿Ha tenido usted suerte?

Hemos hecho un buen trabajo. Tenemos un buen balance. En cuatro años hemos reducido el nuevo endeudamiento, de modo que el año próximo ya no tendremos un déficit estructural y en el subsiguiente no contraeremos nuevas deudas.

Naturalmente es cierto que hemos tenido condiciones favorables. Los intereses son bajos y la recaudación tributaria ha subido, porque gracias a Dios el desarrollo económico ha mejorado, también gracias a esta política financiera. Pero quiero destacar que no hemos incrementado el volumen de gastos en el presupuesto germano-federal desde 2010. En ese entonces teníamos gastos de 303 mil millones y hoy tenemos la misma cantidad, si dejamos de lado el fondo de ayuda a las víctimas de las inundaciones. En ninguno de estos años hemos rebasado esa cifra, ni lo haremos en los próximos. Y eso ya es un logro.

Sr. Schäuble, hay otro campo en el que tarde o temprano probablemente se pasarán cuentas. Me refiero a la crisis de deuda en Europa. De momento el asunto está más bien tranquilo, lo que parece deberse a que los países en aprietos, como Grecia, están financiados hasta el año entrante. No obstante, muchos alemanes tienen la sensación de que esta calma podría ser engañosa, y temen que las cuentas sean presentadas después de las elecciones de septiembre. ¿Qué podría decirles a esos ciudadanos?

Wolfgang Schäuble conversa con Antonis Samaras, en Atenas.

Wolfgang Schäuble conversa con Antonis Samaras, en Atenas.

Bueno, lo que ocurre en Europa no toma en cuenta las fechas electorales en determinados países. Esa es una suposición errada. Por lo demás, tenemos un programa de ayuda para Grecia vigente hasta 2014, en el que las cuotas serán pagadas trimestralmente. Pero previamente deben ser liberadas. La troika debe hacer primero su evaluación. Y si Grecia cumple sus condiciones, se le entrega el dinero…

Grecia todavía no ha salido del atolladero. Tiene que erigir administraciones eficientes y, sobre todo, un aparato tributario eficiente. La semana pasada estuve en Atenas y ofrecí ayuda bilateral; también acordamos hacer todo lo posible para ayudar a Grecia en este difícil trance. Pero Grecia debe resolver sus problemas, para que pueda contar con una economía competitiva.

En otros países las cosas están funcionando bien. España va por buen camino. Portugal  tuvo una crisis de gobierno, pero, aparte de eso, marcha bien. En Irlanda el programa de ayuda se acerca a su fin. En general, el nuevo endeudamiento anual en toda la eurozona llega a la mitad del volumen que tenía hace tres años. Y las diferencias en el costo del trabajo también se han reducido a la mitad de las que existían hace tres años. Estamos avanzando. Tenemos todavía un par de problemas; tenemos que configurar una unión bancaria y eso implica arduas negociaciones… Pero avanzamos…

Eso suena a “no se preocupen, todo saldrá bien”…

Lo que digo es que es difícil, pero hemos logrado grandes avances. En la superación de la crisis de confianza en el euro hemos avanzado más de lo que  nadie hubiera creído posible hace tres años y medio. Mire lo que ocurre en los mercados financieros: Italia y España consiguen nuevamente créditos a diez años de plazo con tasas de interés inferiores al cinco por ciento. Incluso Grecia consigue préstamos por menos de la mitad de los intereses que debía pagar en el punto más candente de la crisis.

En suma, hemos recuperado la confianza de los mercados financieros. Reitero, no hemos superado el problema y tendremos que hacer muchos esfuerzos. Tenemos que seguir instando a los países a hacer sus ajustes. Eso es duro para la población, pero no hay alternativa. Y, si lo hacemos en la medida correcta, seguiremos teniendo éxito. Por eso, creo que lo que se dice sobre que ‘tras las elecciones llegará la cuenta' es, si me permite, una tontería.

Autor: Theo Geers / Emilia Rojas

Editora: Rosa Muñoz Lima

DW recomienda