Ministra británica renuncia por escándalo en deportación de inmigrantes | Europa al día | DW | 30.04.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa al día

Ministra británica renuncia por escándalo en deportación de inmigrantes

La ministra del Interior británica, Amber Rudd, renunció hoy (29.04.2018), luego que supuestamente mintiera al Parlamento respecto de la existencia de metas de deportación de inmigrantes.

"La primera ministra aceptó esta noche la renuncia de la ministra del Interior", comunicó la oficina de la primera ministra Theresa May. La renuncia de Rudd era pedida desde hace días por el opositor Partido Laborista en el marco del llamado "escándalo Windrush", vinculado con la amenaza de deportación a inmigrantes de países caribeños.

Una carta enviada por Rudd a May en enero de 2017, revelada esta tarde por el diario "The Guardian", indica que la hasta ahora ministra se marcó como objetivo "incrementar la cantidad de expulsiones forzosas en más de un 10 por ciento durante los próximos años".

El pasado miércoles, ante la comisión de Interior de la Cámara de los Comunes, Rudd aseguró que su ministerio no tiene cuotas marcadas para la deportación de inmigrantes, una posición que matizó al día siguiente en la Cámara baja. Entonces admitió que se han establecido objetivos cuantitativos de uso "interno", pero aseguró que ella no aprobó esas medidas y que "nunca apoyaría una política que anteponga las cuotas a las personas". La polémica había surgido al salir a la luz que Interior comenzó a aplicar cuotas de deportaciones cuando estaba dirigido por Theresa May, que le antecedió en el cargo.

Hace casi dos semanas el Gobierno británico pidió perdón por negar cobertura sanitaria y otros derechos a inmigrantes de la llamada "generación Windrush" que se trasladaron al Reino Unido desde el Caribe y otras naciones de la Commonwealth en los años 50 y 60.

Un grupo de legisladores había pedido una acción urgente en una carta dirigida a May para ayudar a la "generación Windrush", que toma su nombre del primer barco que llegó a Reino Unido con inmigrantes caribeños en 1948. La carta señala que muchos inmigrantes de esa época fueron "identificados incorrectamente como indocumentados o migrantes ilegales" a pesar de que los nacidos en territorio de países de la Commonwealth tienen derecho a establecerse en el país. (dpa, efe)

 

Publicidad