Michael Ende | Sociedad | DW | 13.04.2007
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Sociedad

Michael Ende

Michael Ende, padre de hitos de la literatura infantil como Momo, vivió la II Guerra Mundial de lleno. A pesar de eso, no le faltó sensibilidad para dotar a sus historias de fantasía y belleza.

Michael Ende

Michael Ende

El autor de obras tan entrañables como La historia interminable o Momo, nació en Garmisch-Partenkirchen, en la frontera entre Baviera y Austria, el 12 de noviembre de 1929. Su padre, Edgar, era un pintor surrealista y su madre, Luise, regía una tienda de joyas. A los tres años, su familia se mudó a Berging, cerca de Múnich. Poco después, en 1936, entró en la escuela primaria.

Escapando del enemigo

Tras el comienzo de la II Guerra Mundial, Ende regresó a Garmisch-Partenkirchen. En 1945 se escondió en casa de su madre, en Burach, estado de Baden-Württemberg, para evitar ser reclutado por el servicio militar hitleriano. Allí colaboró con la organización antinazi "Frente Libre de Baviera" como mensajero.

Die junge Schauspielerin Radost Bokel als Momo

"Momo": Radost Bokel es la actriz que interpreta a Momo

1947 prosiguió sus estudios en Stuttgart, en la escuela antroposófica del filósofo austriaco Rudolph Steiner y escribió sus primeros poemas y la pieza teatral Ya es la hora, sobre la masacre de Hiroshima. Un año después consiguió una beca para estudiar arte dramático en la escuela Otto Falkenberg en Múnich, en la que se graduaría en 1950.

Entonces dio comienzo su época de actor profesional y, gracias a los contactos de su novia, la cantante de jazz Ingeborg Hoffmann, también de crítico cinematográfico en una emisora de radio bávara. A través de esta experiencia nació su gusto por la cultura y el cine japoneses, especialmente por las películas de Kurosawa. Durante esos años siguió cultivando su faceta de dramaturgo: en 1955 escribió la obra El feo.

El comienzo de una saga de éxitos

En 1958, y por encargo de un amigo, comenzó a escribir Jim Botón y Lucas el maquinista, que, tras dos años de intentos, por fin fue publicada, obteniendo un gran éxito. Después llegó Jim Botón y los 13 viajes. Seis años después contrajo matrimonio con Ingeborg en Roma, donde residiría durante varios años.

El libro de los monicacos salió a la luz en 1970 y en 1973 consiguió publicar Momo, después de que las editoriales le pusieran trabas debido a la crítica social que se esconde entre líneas en la obra; tal vez por eso fuese galardonada con el Premio de Literatura Adolescente de Alemania.

Oper Die unendliche Geschichte von Michael Ende wird in Weimar uraufgeführt

Representación teatral de "La historia interminable"

Guiado por su interés por la cultura nipona, Ende viajó a Japón por primera vez en 1977. La historia interminable, una de las obras más famosas de Ende, junto con Momo, y por la que recibió el Premio Janusz Korczak en Polonia, salió a la luz dos años más tarde. El dinero que recibió lo donó a los institutos de Varsovia. Durante los años siguientes publicaría Tragasueños y Jojo: historia de un saltimbanqui.

En 1982, Ende firmó un contrato con una productora de cine para adaptar La historia interminable al celuloide. Sin embargo, la historia sufrió cambios que Ende no había previsto. Llevo el caso a juicio para que no mostraran su nombre en los créditos, pero todo fue en vano. La película, a pesar de todo, obtuvo un éxito rotundo a nivel mundial, igual que el libro.

Ende invirtió 10 años en la redacción de El espejo en el espejo, que fue publicada en 1984. De los 80 también datan Tranquila tragalenguas, El Goggolori y El dragón y la mariposa.

El principio del fin

Ingeborg murió en 1985 a causa de un cáncer de pulmón. A raíz de ello Ende dejó Italia y regresó a Múnich. Cuatro años más tarde se casó con su traductora al japonés, Mariko Sato, que también había hecho de guía durante los viajes del escritor a Japón.

Durante los últimos años de su vida Ende escribiría El ponche de los deseos (1989) y La prisión de la libertad (1992) entre otras obras.

En 1994 se le diagnosticó un cáncer de estómago, del que moriría en Stuttgart el 28 de agosto de 1996. La tumba del prolífico escritor se encuentra en el cementerio Waldfriedhof en Múnich.

DW recomienda