Metano sigue apareciendo en Marte: la NASA está más cerca de resolver el misterio | Ciencia y Ecología | DW | 01.07.2021
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Ciencia y Ecología

Metano sigue apareciendo en Marte: la NASA está más cerca de resolver el misterio

El metano es una molécula orgánica que se encuentra en la atmósfera terrestre y es producida principalmente por organismos vivos. Su detección en Marte, en cambio, ha sido un misterio para los científicos.

Autorretrato del rover Curiosity de la NASA en el cráter Gale de Marte.

Autorretrato del rover Curiosity de la NASA en el cráter Gale de Marte.

La presencia de metano en Marte tiene intrigados a los científicos, pues algunos aparatos lo detectan y otros no. La solución estaría en el momento del día en que se hacen las mediciones, según un estudio que publica Astornomy y Astrophysics.

Desde que aterrizó en el cráter Gale del Planeta Rojo en 2012, el rover Curiosity de la NASA ha detectado repetidamente metano: un nivel de fondo de menos de 0,5 partes por billón (ppb) de moléculas de aire, con algunos aumentos desconcertantes de hasta 20 ppb, según reporta Space.com.

Estas mediciones, realizadas con el instrumento Espectrómetro Láser Sintonizable (TLS) en el laboratorio de química de Análisis de Muestras en Marte (SAM) de Curiosity, son intrigantes para los astrobiólogos, porque el metano es un posible gas de biofirma. Después de todo, la gran mayoría del metano en el aire de la Tierra es generado por microbios.

Sin embargo, según el medio científico, el gas también puede producirse de forma abiótica –a través de la interacción del agua caliente con ciertos tipos de roca, por ejemplo–, por lo que los científicos aún no están seguros de la procedencia del metano marciano.

Dudas restantes

Aunque el estudio resuelve en parte el misterio, no lo dilucida del todo, pues queda por entender por qué el metano que debería haberse acumulado en la atmósfera en cantidad suficiente para ser detectado desde el espacio no puede medirse.

El rover Curiosity, que llegó a Marte en 2012, ha detectado repetidamente metano en la superficie del cráter Gale, pero el satélite Orbitador de Gases Traza (TGO), de la misión ExoMars de la Agencia Espacial Europea (ESA), que opera desde 2016, no ha hallado metano en la atmósfera marciana.

Ambos equipamientos tienen una gran precisión en sus mediciones. Por eso, los científicos se sorprendieron al comprobar que los datos de uno y otro no coincidían, explica la NASA en su web.

En busca de una explicación, el equipo de Curiosity llegó incluso a considerar que fuera el rover el que produjera esas emisiones, por ejemplo, al aplastar rocas o por la degradación de las ruedas, aunque no era sí.

En los últimos años, el rover Curiosity de la NASA ha recogido en numerosas ocasiones pequeños rastros de metano en el planeta rojo.

En los últimos años, el rover Curiosity de la NASA ha recogido en numerosas ocasiones pequeños rastros de metano en el planeta rojo.

La atmósfera marciana

Finalmente, el equipo responsable del instrumento del Curiosity encargado del análisis de muestras en Marte consideró la hipótesis de que la discrepancia entre las mediciones de metano se debiera a la hora del día en que se toman. 

Como necesita mucha energía, el espectómetro láser TLS del rover marciano funciona, sobre todo, por la noche, cuando no hay otros instrumentos en marcha.

La atmósfera marciana está en calma por la noche, por lo que el metano se filtra desde el suelo y se acumula cerca de la superficie, donde el rover puede detectarlo.

El TGO, sin embargo, necesita la luz solar para localizar el metano a unos cinco kilómetros por encima de la superficie, pero este gas cerca de la superficie durante la noche se mezcla con la atmósfera por el día, lo que lo diluye hasta niveles indetectables.

Los científicos hicieron mediciones con el TLS a lo largo de un día marciano, alternando una medición nocturna con dos diurnas, y las realizadas de día confirmaron que el metano bajaba a cero.

Ver el video 01:35

NASA produce oxígeno en Marte

Científicos aún no han resuelto completamente el misterio

Aunque el estudio sugiere que las concentraciones de metano suben y bajan a lo largo del día en la superficie del cráter Gale, los científicos aún no han resuelto completamente el misterio. 

El metano es una molécula estable que se espera que dure en el planeta unos 300 años antes de desaparecer por efecto de la radiación solar. 

Si este gas se filtra constantemente desde el cráter Gale y otros similares, debería de haberse acumulado el suficiente en la atmósfera como para que el TGO lo detectara desde el espacio.

Los expertos sospechan que algo está destruyendo el metano en menos de 300 años y ya se realizan experimentos para comprobar si las descargas eléctricas de muy bajo nivel inducidas por el polvo de la atmósfera marciana podrían ser las responsables o si puede serlo el abundante oxígeno de la superficie marciana. 

FEW (EFE, Astornomy y Astrophysics, Space.com)

DW recomienda