Merkel comienza a negociar con la oposición un gobierno conjunto | Alemania | DW | 04.10.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Merkel comienza a negociar con la oposición un gobierno conjunto

La canciller conservadora Angela Merkel se reunió en Berlín con la oposición socialdemócrata (SPD) para explorar las posibilidades de formar una coalición de gobierno.

La Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel y su socia bávara, la Unión Social Cristiana (CSU), lograron una victoria aplastante en las elecciones del 22 de septiembre. Como suele ocurrir en Alemania, sin embargo, necesitan un socio para gobernar.

Tras perder en los comicios a su socio de gobierno actual, los liberales del FDP, la opción preferida por Merkel -y por la mayoría de los alemanes, según las encuestas- es una "gran coalición" con el SPD, como la que presidió Merkel en su primer mandato (2005-2009). La canciller se reunirá la semana que viene también con los ecologistas de Los Verdes, el otro posible socio para formar gobierno. Las negociaciones entre todos los partidos se prevén largas y podrían retrasar el inicio del tercer mandato de Merkel incluso hasta principios de 2014.

“Responsabilidad de formar un Gobierno estable”

"El mundo nos está mirando", alertó la canciller este jueves durante los actos por el aniversario de la reunificación alemana, pidiendo altura de miras a todos los implicados. "Tenemos la responsabilidad conjunta de formar un gobierno estable". En la apertura del

diálogo con el SPD participaron este viernes (4.10.2013) la propia Merkel y los presidentes de la CSU, Horst Seehofer, y del SPD, Sigmar Gabriel, además de los jefes parlamentarios de cada partido y diversos expertos.

La reunión informal no busca llegar a conclusiones concretas, sino sondear los puntos en común, los objetivos que tendría una "gran coalición" y hasta qué punto hay margen de acuerdo. Las diferencias de partida son muchas: desde cuestiones de programa como el salario mínimo y el aumento de impuestos, que el SPD impulsa y la CDU rechaza, pasando por el reparto de ministerios hasta las reticencias de muchos socialdemócratas, que salieron de su anterior alianza con Merkel hundidos en los sondeos.

Si ven perspectivas de acuerdo, los partidos decidirán iniciar negociaciones formales. El SPD quiere someter ese paso al voto de sus bases -unos 470.000 miembros- para implicar a sus votantes y evitar volver a ser castigado en las urnas por participar en un Gobierno de Merkel, como ocurrió en 2009. En caso de que Merkel no logre un acuerdo ni con Verdes ni con socialdemócratas, Alemania tendría que volver a celebrar elecciones. Las encuestas dicen que en ese caso la CDU de la canciller obtendría una victoria aun más aplastante que la de septiembre y alcanzaría la mayoría absoluta para gobernar en solitario.

CP (dpa, rtr, afp)

Publicidad