Medio Oriente: la guerra del fin de semana | El Mundo | DW | 06.05.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

Medio Oriente: la guerra del fin de semana

La última ola de ataques lanzados desde la Franja de Gaza hacia Israel es atribuible a diversos motivos. Pero también el gobierno israelí ha cometido una falta clave, a juicio de Peter Philipp.

Con la ayuda de Egipto, las Naciones Unidas y Qatar, se logró en la mañana de este lunes (06.05.19) poner fin, por el momento, a la última escalada de violencia entre Israel y la Franja de Gaza. En comparación con otros anteriores, este episodio fue más breve –solo duró el fin de semana- y cobró menos víctimas. No obstante, desencadenó más confusión, inseguridad y temor que hechos similares en el pasado. En el lapso de pocas horas fueron lanzados contra Israel más de 800 misiles desde el territorio controlado por los islamistas de Hamás. Israel, por su parte, bombardeó cientos de presuntos objetivos estratégicos de Hamás y de sus aliados de la Yihad Islámica. Y retomó además la estrategia de los "asesinatos selectivos”, al disparar contra el auto de un funcionario de Hamás que supuestamente fue responsable de que fluyera dinero desde Irán hacia la Franja de Gaza; dinero sin el cual habría sido imposible construir allí tantos misiles.

Promesas incumplidas

No ha transcurrido ni un mes desde las pasadas elecciones israelíes y el primer ministro reelecto, Benjamín Netanyahu, ya parece haber lanzado por la borda aquello que, a fines del año pasado, provocó una crisis en la coalición gubernamental y llevó a renunciar al entonces ministro de Defensa, Avigdor Lieberman. Tras repetidos ataques desde Gaza contra Israel, Lieberman había demandado duras represalias. Netanyahu, sin embargo, vaciló y prefirió acordar rápidamente, con la mediación de Egipto, una tregua informal con Hamás.

"Informal” porque Hamás, que surgió de la Hermandad Musulmana, a lo sumo está dispuesta a una tregua transitoria, que se puede prolongar una y otra vez, pero que no supone un acuerdo formal con Israel, al que no reconoce. Tampoco el gobierno israelí habló de un tratado, porque le acomoda la división entre los palestinos de la Cisjordania –controlada por Fatah- y los de Gaza.

No obstante, el año pasado, Israel había anunciado que si Hamás respetaba la tregua, levantaría o atenuaría varias restricciones impuestas a la Franja de Gaza. Entre otras cosas, se permitiría a los pescadores palestinos el acceso a la zona de 12 millas, se dejaría de impedir el envío de petróleo para calefacción a la Franja de Gaza y se permitiría la llegada allí de la millonaria ayuda qatarí.

Pero casi nada de eso se puso en práctica. Tras el inicio de la nueva tregua, este lunes, algunos comentaristas israelíes admitieron que a todas luces no se había "hecho lo suficiente”.

¿Por qué ahora?

Este fin de semana, muchos se preguntaron qué puede haber inducido a Hamás a subir la tensión en la región justo en estos momentos. Una explicación, aunque carente de pruebas concretas, podría ser que Irán utilzó a la "Yihad Islámica” para provocar una escalada, después de que Hamás cayera en desgracia en Teherán por sus conversaciones con Israel. Otra teoría: se pretendía perturbar la celebración del Día Nacional de Israel. Y una tercera posibilidad: el objetivo habría sido torpedear el festival de la canción de Eurovisión, que tendrá lugar dentro de unas semanas en Tel Aviv. Por lo menos en lo que respecta al festival, Netanyahu se mostró convencido de que los ataques no tendrán ninguna repercusión. No mencionó, en cambio, sus problemas más inmediatos: el primer ministro se encuentra en plenas negociaciones para formar coalición de gobierno, y estas no se verán facilitadas en la actual situación.

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

DW recomienda