Marruecos: el video de una violación indigna al país | El Mundo | DW | 30.03.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Marruecos: el video de una violación indigna al país

Bajo el "hashtag" #Es que no tienes hermanas? se ha viralizado la indignación del país después de que unos jóvenes publicaran un video de su ataque sexual a una adolescente.

Una adolescente con uniforme escolar yace tirada en la calle, grita y se defiende con todas sus fuerzas. Un joven hinca su rodilla contra el pecho de la joven a plena luz del día, le baja los pantalones y le agarra el trasero y los genitales. El video, que dura 50 segundos, fue filmado por un amigo del agresor y muestra un ataque sexual que, según los medios marroquíes, tuvo lugar a principios del mes de enero de 2018 en el norte de la ciudad de Marrakech.

Los hechos se dieron a conocer anteayer (28.03.2018), cuando el agresor y su amigo publicaron el video para humillar a la adolescente, de 16 años, después de que esta no cediera a sus intentos de chantaje. La propia joven ha ocultado el ataque durante más de dos meses y ni siquiera se lo ha contado a su familia.

Lea también: "La lucha feminista no es una cuestión de mujeres contra hombres"

Reacciones divididas en las redes sociales

Desde hace dos días, el video se ha viralizado en las redes causando indignación. Las imágenes han generado el "hashtag" #واش_ماعندكش_ختك (#no tienes hermanas?), una frase que pronuncia la adolescente durante el ataque. Las reacciones de los usuarios se han dividido en dos. Por un lado, las que reclaman penas más duras contra los violadores y dan consejos a las mujeres sobre cómo defenderse. En otras palabras, cómo protegerse ante los ataques.

Por el otro, quienes culpan a las jóvenes por estos hechos. Es decir: las propias muchachas tienen la culpa por maquillarse, vestirse con ropa ligera y tratar con los jóvenes como si fueran sus esposos. ¿Qué otra cosa si no pueden esperar? ¿Que los muchachos les den un besito en la frente y las respeten como si fueran sus madres?

Marokko Plakat Demonstration gegen Vergewaltigungskultur

Casablanca: un cartel anuncia una marcha contra la cultura de la violación.

El Estado y la sociedad hacen muy poco

Ni la sociedad ni el Estado emprenden suficientes acciones para luchar contra la violencia sexual. En este caso, los dos presuntos atacantes del video fueron detenidos. Cuando Mohamed VI indultó en 2013 a Daniel Galvan Viña, con un largo historial de abusos a niños, las protestas en las calles y en las redes sociales fueron tan fuertes, que el rey tuvo que revocar el indulto y visitó a las familias de las víctimas. Un hecho sin precedentes en la historia de la monarquía marroquí.

Otros incidentes, como el suicidio de una joven de 17 años en verano de 2016 tras la puesta en libertad del que durante 8 años fuera su violador o un video viral con la agresión sexual a una mujer discapacitada el pasado verano condujeron al endurecimiento de  las leyes relativas a la violencia sexual. Finalmente, a mediados de febrero de 2018, el Parlamento, después de largos debates, aprobó una nueva ley que prevé castigos de cárcel que van desde un mes hasta cinco años y multas de hasta mil euros aplicables a delitos basados en discriminación sexual y que supongan un perjuicio físico, psíquico, sexual o económico para las mujeres.

Lea también: 

Íconos del movimiento feminista

El poder es más importante que los derechos de las mujeres

La nueva ley, que entrará en vigor el próximo mes de septiembre, cosecha críticas entre organizaciones civiles locales e internacionales, porque no protege lo suficiente a las mujeres durante procesos judiciales en curso y porque no define de forma clara la violencia doméstica y dentro de la pareja. Khadija Ryadi, activista marroquí galardonada con el premio de derechos humanos de la ONU, comparte las críticas: "La rápida reacción del Estado trata de calmar la ira de la opinión pública. Pero, en realidad, falta voluntad política para hallar una verdadera solución”, dice.

Ryadi considera que no solamente las penas más duras pueden combatir la violencia sexual. También hace falta una sociedad más formada y una escuela que se tome en serio su cometido educativo. "Y eso es precisamente lo que tratan de evitar quienes están en el poder desde la década de los 80, ya que temen una opinión pública crítica, formada y segura de sí misma, que pueda poner en peligro su poder ilegítimo”, opina la activista.

Autor: Bachir Amroune (MS/FEW)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

 

 

DW recomienda