Maravillas escondidas en el Perú | Recomendaciones de viajes mundiales | DW | 17.10.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

De Viaje

Maravillas escondidas en el Perú

Gabriel nos presenta su patria, rica en variedad. En su opinión, hay que visitarla no solo por sus distintas regiones geográficas, sino también por su cocina, su amable gente y su tranquilidad.

Cuatro mujeres vistiendo las ropas tradicionales de Perú.

Mujeres con vestimentas típicas de Perú.

Perú es un estado situado en la parte occidental e intertropical de América del Sur. Su capital es Lima.




En primer lugar, Perú consta de tres maravillosas regiones geográficas para visitar, cada una de ellas con su propio tipo de naturaleza y ecosistema. Uno es la costa, otro es la sierra (región montañosa), y por último, la selva.

Lo que más destaca en la costa son sus hermosas playas, con su clima caliente y húmedo que produce una sensación de bienestar y tranquilidad total y sus finas dunas en donde muchos aprovechan para practicar o aprender el sunboard, o bien dar un entretenido paseo en tubular.

En las playas de la costa se puede conocer a mucha gente de diferentes países, puesto que en ellas se celebran grandiosas fiestas con diversos tipos de música. Es un lugar perfecto para quedarse despierto toda la noche y vivir la fiesta al máximo.

Una de las cosas por las que destaca la sierra peruana son sus hermosos paisajes. No obstante, la sierra peruana es también muy conocida por ser el lugar donde aún se conservan costumbres de culturas precoloniales: el estilo de vida de los campesinos, sus diversos dialectos, sus vestimentas y sus ropas de colores chillones que ellos mismos fabrican, el entretenido estilo de sus fiestas, sus danzas llenas de energía y vida, la arquitectura artística de la colonia española dejada en muchos pueblos y ciudades y, lo más impactante, la majestuosa arquitectura de diversas culturas andinas que fueron construidas a lo largo de la cordillera de los Andes.

Visitar la selva peruana es como visitar aquellas partes en el mundo que aún no han sido conquistadas por la globalización y su tecnología en masa. Es como volver a entrar en contacto con la naturaleza que cada año nos vamos olvidando. En ella uno está rodead por una gran cantidad de hermosos animales, con sus cantos y presencia. El paraje ofrece fantásticas caminatas dentro de la espesa vegetación con muchísimos tipo de árboles y frutas por ver y conocer, trayectos en bote por sus ríos con vistas a panoramas inolvidables, y la magia de pasar la noche viendo las estrellas.

Todo esto suele ser lo primero que anima a un turista extranjero a venir a visitar mi país. Sin embargo, es común que, una vez que el extranjero llega y vive en Perú, empieza a sentir una sensación confortable, un cariño muy fuerte hacia la población que lo ha atendido con amabilidad, con una gran sonrisa y sentido del humor.

Otro detalle es que la gente peruana no lleva en sus hombros esa carga de estrés que es habitual en los países del primer mundo. El extranjero, dentro del Perú, casi siempre tiene sensación de que la vida es más sencilla y menos estresante en comparación con su país, que está llena de reglas, formalidades y trabajos por hacer. Esto al final suele hacernos olvidar el verdadero significado de la felicidad.

Finalmente, la gastronomía peruana también es un factor que llega al corazón del turista, incluso cuando tras haber vuelto a su país de origen. Nuestra comida es tan exquisita que, al final del día, el turista suele estar más lleno que el armario de ropa de una mujer.

Es muy probable de que se me hayan escapado detalles sobre mi país, es tan grande y diverso, y hay tantas sorpresas por encontrar… No obstante, espero que con esta breve descripción pueda motivar a muchos turistas a visitarnos y conocer Perú, una tierra tan rica y vasta, en espera de ser, con suerte, una de las más conocidas en el mundo.

Autor: Gabriel de Perú
Editora: Jeanette Müller

DW recomienda