Mano dura contra negligencia en casos de pederastia | El Mundo | DW | 04.06.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Mano dura contra negligencia en casos de pederastia

Por medio de una bula pontificia, Francisco modificó aspectos del derecho eclesiástico para hacer más sencilla la expulsión de obispos que encubran abusos a menores.

El Vaticano anunció este sábado (04.06.2016) que los obispos que encubran, no investiguen o actúen de forma negligente ante casos de posibles abusos sexuales a menores cometidos por miembros de la Iglesia católica, como los cientos de casos que se han conocido hasta ahora, podrían ser expulsados. La orden fue decretada por el papa Francisco a través de una bula pontificia intitulada “Motu proprio”.

El texto señala que “el obispo diocesano (...) o aquel que, aunque de forma temporal, tenga la responsabilidad de una iglesia particular, o de otra comunidad de fieles, puede ser removido de su cargo legítimamente, si por negligencia, ha cometido u omitido actos que hayan causado un grave daño a los demás, sea que se trate de individuos, que de una comunidad en su conjunto”. Y añade que dicho daño puede ser “físico, moral, espiritual o patrimonial”.

Con el decreto, el pontífice pone en marcha lo que prometió el año pasado, cuando autorizó que un tribunal del Vaticano juzgara a los obispos acusados de encubrir o de no evitar el abuso a menores. Francisco subrayó que con este documento pretende aclarar que “entre las denominadas causas graves se incluye la negligencia de los obispos en el ejercicio de sus funciones, sobre todo en relación con los casos de abusos sexuales a menores y adultos vulnerables”.

Endurecimiento normativo

El "motu proprio" consta de cinco artículos y en el primero de ellos se señala que aquellos con responsabilidad en la Iglesia “pueden ser legítimamente retirados de su cargo”. El obispo podrá ser retirado únicamente si ha fallado de manera “muy grave” a sus responsabilidades pero, en el caso de que se trate de abuso a menores, “es suficiente que el fallo sea 'grave'”, lo que implica un endurecimiento normativo.

Un “motu proprio” es un escrito apostólico del Papa escrito por éste por iniciativa propia, sin requerimiento de sus cardenales o asesores. En la mayor parte de los casos, como éste, se trata de pequeñas modificaciones del derecho eclesiástico. Los grupos de víctimas han exigido reiteradamente a los altos cargos católicos que hagan más para que los obispos respondan por los abusos en sus diócesis, incluso aunque no sean los responsables directos de ello.

DZC (dpa, EFE, Reuters)


DW recomienda