Maduro ataca al último bastión de la oposición | Las noticias y análisis más importantes en América Latina | DW | 14.08.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

América Latina

Maduro ataca al último bastión de la oposición

La lucha de poder en Venezuela continúa. El presidente Nicolás Maduro quiere convocar nuevas elecciones parlamentarias, pero la oposición lo rechaza. Expertos alemanes siguen apostando por el diálogo.

La Asamblea nacional Constituyente (ANC) leal al gobierno creó una comisión para fijar la fecha de nuevas elecciones parlamentarias. La Asamblea Nacional (AN), cuenta actualmente con una contundente mayoría opositora, pero carece de poder. 

"Tanto Maduro como Guaidó están bajo la presión de sus seguidores", dice Sabine Kurtenbach, directora en funciones del Instituto GIGA de Estudios Latinoamericanos, en Hamburgo, en conversación con DW. Pero incluso en el caso de que Maduro imponga elecciones parlamentarias, eso no significaría el fin de la oposición, según Kurtenbach. "Maduro puede convocar tantas elecciones como quiera, porque nadie tomará en serio los resultados".

Juegos tácticos

El politólogo y encargado del Grupo de Investigación sobre América Latina de la Universidad de Viena, Ulrich Brand, añade: "Maduro se vio obligado a reaccionar tras las sanciones de Trump. Él se encuentra bajo presión de sus propias filas, según Brand: "Lo que está sucediendo allí es un proceso permanente de balanceo". Según el investigador de la universidad de Viena, existe un deseo de diálogo, pero también hay muchos obstruccionistas, tanto en el campo de Maduro como en la oposición. El anuncio de buscar fecha para elecciones a la Asamblea Nacional podría interpretarse como un juego táctico para comprobar las posiciones de negociación de cada uno en busca de debilidades. "La oposición quiere primero elecciones presidenciales y Maduro quiere primero elecciones parlamentarias. Esta es una cuestión que debería ser negociada en Barbados", dice Brand.

Precisamente esas negociaciones en Barbados, mediadas por Noruega, podrían estar en peligro. El gobierno chavista anunció el pasado jueves (8.8) que el presidente Maduro decidió suspender su participación en las negociaciones con la oposición.

La investigadora alemana, sin embargo, no ve esto como algo dramático. "En los procesos de negociación y mediación es normal que las cosas no resulten a la primera. En algún momento las partes involucradas regresan a la mesa de negociaciones". Para ella no existe otra opción. "Es la única opción que se tiene en Venezuela". De lo contrario aumentaría la represión y por lo tanto también el peligro de una intervención externa o un conflicto armado en el propio país, según Kurtenbach.

El dialogo como única opción

Brand cree que los gobiernos europeos cometieron un error al reconocer tan rápidamente a Juan Guaidó como presidente interino. Los gobiernos europeos deberían ahora corregir su error y no limitarse a hablar del "bueno" y del "malo" en Venezuela, sino promover el diálogo, dice.

"Incluso si los gobiernos europeos se abstienen de admitir su error abiertamente, deberían apoyar las negociaciones. Y esto incluve apartarse de las polarizaciones", subraya Brand. Si uno se define a sí mismo sólo a partir del rechazo del adversario, entonces ya no se trata de política, sino solo de la destrucción del oponente, agregó. El investigador vienés admite, sin embargo, que este fenómeno no solo se aplica a Venezuela, sino que también es un fenómeno mundial en estos momentos.

Ulrich Brand visitó recientemente Venezuela, donde se reunió con fuerzas comprometidas con el diálogo, como el ex ministro Víctor Álvarez y el reconocido sociólogo venezolano Edgardo Lander. Los tres habrían llegado a la conclusión de que en la sociedad estaban ocurriendo muchas cosas, mientras que el público internacional solo se fijaba en los protagonistas de esta lucha de poder.

Falta de confianza

"No hay que darles tanta atención a los tweets de Trump, Guaidó o Maduro y pensar que por ellos la situación va a cambiar. Es la sociedad la que debe reconciliarse". Y la comunidad internacional debería apoyar este proceso, sostiene Brand.

Ambos investigadores coinciden en que en el futuro de Venezuela ninguno de los dos contrincantes podría jugar un papel importante. "Según el artículo 233 de la Constitución venezolana, Guaidó debería haber convocado nuevas elecciones en un plazo de 30 días y no pudo hacerlo. Al fin y al cabo, tanto Maduro como Guaidó están debilitados. Es muy posible que en algún momento haya un desarrollo político en el que no participen ni Guaidó ni Maduro, y que actores completamente diferentes desempeñen un papel importante", opina Kurtenbach.

"Una solución a mediano plazo no funciona con estas dos personas." Brand también ve esto como una tarea para la comunidad internacional. Hay que mirar ahora dónde está el resto del personal de la oposición y del chavismo". Según Brand, la solución política está más allá de Guaidó y Maduro. "Y luego debe haber elecciones libres organizadas por consenso", dijo Brand. Un proceso de este tipo requiere confianza. Crear un proceso abierto que todos acepten es lo que distingue a una democracia representativa. El dilema en Venezuela es la falta de confianza en elecciones transparentes y justas. La comunidad internacional puede y debe apoyar este proceso, dijo Brand.

 

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda