Madrid peatonal: un avance que aún no todos aceptan | Europa | DW | 17.12.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Europa

Madrid peatonal: un avance que aún no todos aceptan

Las primeras medidas para mejorar el aire en la capital española ya muestran un efecto positivo. Sin embargo, no a todos les gusta la idea de un centro sin automóviles.

"Ella es una roja”. Así insultan algunos conservadores madrileños a Manuela Carmena. En el año 2015, la exjueza fue nombrada alcaldesa de la capital de España. Su eslogan de campaña: "Madrid le debe pertenecer nuevamente a sus habitantes”. En tiempo récord, la nueva alcaldesa transformó la ciudad en un centro de cultura reconocido a nivel europeo. Una ciudad, en la que casi diariamente hay conciertos gratuitos y eventos artísticos.

También quiere liberar gradualmente a los habitantes de la contaminación ambiental y el ruido. A finales de noviembre, entró en vigor el proyecto "Madrid Central”. Esto significa, que en un área de 472 hectáreas hay restricciones para conducir y estacionarse. Además, varios árboles y plantas adicionales deben "depurar" el aire de las sustancias contamiantes del aire. Con este proyecto, Carmena quiere ganar las elecciones comunales del próximo año.

Spanien Manuela Carmena Kommunalwahlen 2015 (Getty Images/AFP/P. Armestre)

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena.

Madrid sufre por el aire contaminado

Lo que muchos encuentran una decisión radical es la continuación de políticas iniciadas por sus predecesores y una reacción a las presiones provenientes desde Bruselas. Madrid es la séptima de las ciudades europeas más contaminadas.

Muchos españoles no usaban la bicicleta o caminaban por la ciudad. Pero en los últimos dos años, la ciudad ha cambiado en muchos aspectos. Existen ciclovías. Buses, taxis y autos sin placas ambientales ya no pueden transitar por el centro de la ciudad. Los que no son residentes, o tienen un permiso especial para circular en "Madrid Central”, solo se pueden estacionar en un aparcamiento.

Y las medidas no terminan aquí: para promover la electromovilidad están planeadas 20 nuevas estaciones de recarga con un 100% de energías renovables para el año 2019.

Spanien Straßenverkehr in Madrid (picture alliance/blickwinkel/E. Teister)

Una postal frecuente por mucho tiempo: Congestión vehicular en la Gran Vía.

Reacciones variadas de los habitantes

La mayoría de los habitantes están encantados con los cambios. "La ciudad ahora es más atractiva”, afirma Sonia Pérez de 50 años. Desde hace años ella se mueve por Madrid en bicicleta o con un ciclomotor.

Pero la iniciativa también tiene críticos. Sobre todo comerciantes y los cerca de dos millones de viajeros diarios critican la idea. Las construcciones en la principal calle de compras que duraron varios meses generaron pérdidas económicas, afirma la Asociación de Comerciantes de las Calles Preciados, Carmen, Arenal y Adyacentes (Apreca).

Aún falta afinar los detalles

"Es un poco loco como fueron organizadas las ciclovías en Madrid", se queja Gonzalo Puig. Según el farmacéutico, es peligroso que la mayoría de las ciclovías se encuentre entre la pista de los taxis y la de los coches. Otra molestia para los automovilistas: en solo un día en diciembre fueron entregadas 1.450 multas de tránsito. Adicionalmente a la prohibición de conducir en el centro, se agregó que solo autos con placas medioambientales pueden usar la carretera. La velocidad máxima además fue reducida a 70 km/h.

La artista alemana Carolina Beyer vive en las cercanías de Madrid. Ella se queja de que tiene que viajar frecuentemente a galerías y aún no hay reglas con respecto al cargado y descargado. "Con mis cuadros gigantes es difícil viajar en metro”, afirma la artista. "Falta afinar esos detalles”.

Las cosas buenas tomarán un tiempo

A pesar de las críticas, no ha habido protestas públicas en Madrid. "Tenemos que tener paciencia y esperar que las cosas que no funcionan hoy en día sean solucionadas a la brevedad", afirma Erika Pérez, que está a cargo de una oficina turística en el centro de la ciudad. También para su oficina al igual que para galerías no existe una reglamentación clara para cargar o descargar bienes.

El proyecto "Madrid Central" tiene un claro ganador: el transporte público. Más de tres millones de personas usaron buses el fin de semana del primer adviento, más de 7% que el año pasado. Y también el arriendo de bicicletas públicas aumentó en un 20% desde el pasado 30 de noviembre.

(bag/jov)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

 

DW recomienda