México: cuando los maestros enervan | América Latina | DW | 08.08.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

México: cuando los maestros enervan

El conflicto generado por las protestas de maestros contra la reforma a la educación y su aparato administrativo amenaza con castigar tanto a los maestros, por inflexibles, como al Gobierno, por incapaz.

La paciencia de algunos sectores mexicanos ante las protestas e intransigencia de los maestros es cada vez menor. Tras más de 80 jornadas de movilizaciones y bloqueos en Oaxaca, Michoacán, Guerrero, Chiapas y la Ciudad de México por parte de los maestros de la Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación (CNTE), el sector empresarial convocó a un paro de labores en Oaxaca.

Las 123 cámaras industriales y empresariales, transportadores, empresarios independientes y taxistas de Oaxaca realizaban este 8 de agosto un paro indefinido de actividades en protesta por el estado de excepción de las autoridades ante los bloqueos de la CNTE.

¿Un paro contra el paro?

La CNTE acusa, por su lado, a la industria privada de buscar “reprimir” la protesta. A la vez que la oposición política en México insta al Gobierno de Peña Nieto a dar inmediata solución al intrincado conflicto: mientras el PAN aboga por las peticiones de los empresarios, Morena resalta que hay que atender primero las exigencias de los maestros.

Empresarios en Oaxaca protestan contra los bloqueos de los maestros.

Empresarios en Oaxaca protestan contra los bloqueos de los maestros.

Ricardo Anaya Cortés, dirigente del Partido Acción Nacional (PAN), reclamó al Ejecutivo federal su indiferencia ante el reclamo de los comerciantes, mientras que Martí Batres Guadarrama, presidente del Comité Ejecutivo del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), dijo que el Gobierno federal debe avanzar en el diálogo con los maestros porque “son la voz más importante”.

Si bien los maestros encuentran aún cierto respaldo, Anaya resalta en un comunicado oficial que las garantías constitucionales como el libre tránsito, el derecho al trabajo y la libertad económica “están siendo violadas por quienes bloquean carreteras, vías férreas, aeropuertos, puertos y centros comerciales. Todo esto ante la pasividad gubernamental”.

Dicho líder del PAN aduce que el sindicato de maestros CNTE “habla de apoyo a los más pobres, pero en la realidad se contradice haciendo perder empleos en las zonas marginadas”, no sin dejar en claro que “el PAN está a favor de la libre manifestación, pero se opone a que ésta afecte los derechos de terceros”.

Empresarios versus maestros

En el paro participaban unas tres mil empresas, 66 de ellas asentadas en el centro histórico de la capital oaxaqueña. Empresas que pertenecen a cámaras como la Asociación Mexicana de Hoteles y Moteles de Oaxaca, Coparmex, Canirac y la Asociación de Hoteles de Antequera, así como comerciantes del Centro Histórico y concesionarios del transporte público.

En rueda de prensa, empresarios locales aseguraron que “el paro es para exigir al Gobierno de Enrique Peña Nieto y al Gobierno estatal el restablecimiento del Estado de derecho y el orden social, condiciones mínimas para generar inversión y mantener las fuentes de empleo”. Los empresarios dicen ser "víctimas del vandalismo, saqueos y destrucción, con reportes de pérdidas por más de 3.5 millones de pesos y algunos advierten que no reabrirán sus negocios hasta que no regrese la paz social".

Los unos por intransigentes, los otros por ineptos

El pasado 2 de agosto, la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) interpuso una demanda en contra del presiente de México, Enrique Peña Nieto, el Gobernador de Oaxaca, Gabino Cue Monteagudo y funcionarios federales por “la incapacidad del Gobierno mexicano para restablecer la paz en Oaxaca, Chiapas, Michoacán y Guerrero”.

Ante la inflexibilidad de los maestros en huelga, así como la ineptitud del Gobierno nacional y del regional, los temores aumentan de que lo que comenzara como una protesta a una reforma educativa degenere en caos nacional.

No en vano, el ilustre empresario mexicano Afredo Harp Helú urge, a través de una carta titulada “Todos somos pueblo, amo a México”, al Gobierno, al magisterio y a los organismos e instituciones involucradas en el conflicto educativo a llegar a un acuerdo y a no caer en la violencia ni seguir afectando el tejido social. Según Harp Helú, “el pueblo es el perj­udicado, el más afect­ado, el más dolido. Tenemos que reflexionar­, hacer un alto en el­ camino, pensar en es­te pueblo que somos t­odos, creer en México­, en su gente. A cada­ quien le toca hacer ­su parte y luchar desde su terreno para qu­e no se agrave el con­flicto”.

DW recomienda