Luxemburgo es nuevamente acusado de ser un paraíso fiscal | Europa | DW | 09.02.2021
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Europa

Luxemburgo es nuevamente acusado de ser un paraíso fiscal

Una asociación internacional de medios de comunicación presentó graves acusaciones contra Luxemburgo bajo el título "OpenLux". El Gobierno seguiría tolerando los trucos fiscales. ¿No se aprendió nada del pasado?

La noche del lunes, antes de que aparecieran los medios impresos con su nueva investigación sobre el centro financiero de Luxemburgo, el Gobierno del Gran Ducado publicó un extenso comunicado de prensa. En él se rechazan todas las acusaciones y conclusiones de meses de investigaciones sobre enormes archivos de Luxemburgo.

"La legislación luxemburguesa cumple plenamente con todas las normativas y estándares de transparencia de la UE e internacionales y aplica sin excepción todas las medidas comunitarias e internacionales sobre el intercambio de información en materia fiscal y la lucha contra el abuso y la evasión fiscal", afirma el Gobierno, defendiéndose de la presentación del segundo Estado más pequeño de la UE como un paraíso fiscal. "Ni la UE ni la OCDE han identificado un sistema fiscal perjudicial o prácticas fiscales perjudiciales en Luxemburgo", asegura el comunicado.

Millones de documentos analizados

Sin embargo, una red internacional de grandes periódicos reconocidos, encabezada por el francés "Le Monde" y el alemán "Süddeutsche Zeitung", ve las cosas de otra manera. La evaluación de cuatro millones de documentos realizada el año pasado demostró que muchas de las "empresas buzón" o "empresas fantasma" de Luxemburgo tenían estructuras de propiedad y prácticas empresariales poco transparentes.

Symbolbild Briefkastenfirma

En Luxemburgo hay muchas "empresas buzón" o "empresas fantasma" sin oficinas reales.

Es cierto que Luxemburgo tiene un registro público de todas las empresas y sus directores desde 2019. Pero según los resultados de la asociación de investigación, que opera bajo el hashtag "OpenLux", la información de alrededor de la mitad de las empresas registradas es incorrecta o incompleta. A menudo sería difícil rastrear quién se beneficia del negocio de los fondos de inversión en el centro financiero de Luxemburgo.

"Le Monde" ha preparado los datos de tal manera que es posible buscar específicamente a personas concretas. "OpenLux" afirma haber descubierto 256 multimillonarios solo entre las empresas, actores famosos, pero también familiares de personas poderosas del norte de África y muchos otros. Tres cuartas partes de las empresas de Luxemburgo son propiedad de extranjeros. Solo los fondos de inversión gestionan seis billones de euros.

¿Escándalo fiscal LuxLeaks “recargado”?

"A pesar de todos los escándalos e investigaciones, el paraíso fiscal de Luxemburgo sigue atrayendo a las empresas internacionales y gente adinerada y les hace fáciles las cosas", escribe el "Süddeutsche Zeitung". En 2014, Luxemburgo fue noticia a nivel internacional cuando los denunciantes de la consultora "Price Waterhouse Coopers", entre ellos Antoine Deltour, hicieron público cómo el Estado de Luxemburgo promovía la evasión fiscal.

Ver el video 02:12

Trump no habría pagado impuestos en 10 de 15 años

Los papeles de "LuxLeaks" revelaron que las autoridades fiscales luxemburguesas acordaron tipos impositivos ridículamente bajos, del uno por ciento, con las grandes empresas que se establecieron en Luxemburgo. El daño a la imagen de Luxemburgo en ese momento fue enorme. Los "filtradores" (whistleblower) fueron perseguidos legalmente; no las empresas ni las autoridades implicadas. Desde entonces, el Gran Ducado ha reducido drásticamente las prácticas fiscales que implican acuerdos secretos, pero otros modelos de negocio dudosos siguen floreciendo, según la asociación de medios de comunicación "OpenLux".

El Gobierno se defiende

El Gobierno luxemburgués ha respondido que es muy consciente de su responsabilidad como centro financiero internacional. Se han reforzado las autoridades supervisoras y se están aplicando todas las medidas de lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo. Cuando el semanario luxemburgués "Woxx" preguntó por qué había tanta información incorrecta e incompleta en los registros de empresas, el Ministerio de Justicia respondió: "Es responsabilidad de las empresas registrantes proporcionar y actualizar la información correctamente".

Las revelaciones de los papeles de “LuxLeaks” llevaron a un intento de endurecer la legislación fiscal y financiera en la Unión Europea y también a nivel internacional a partir de 2014. Sin embargo, hasta el día de hoy no existe un registro público de qué empresa gana cuánto dinero y cuántos impuestos paga en qué país de la UE. Las negociaciones se llevan a cabo desde 2016. La última versión fue rechazada nuevamente hace dos semanas en un grupo de los países miembros.

(ct/er)

DW recomienda