″Luchamos, pero no ganamos″ | El Mundo | DW | 16.10.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

"Luchamos, pero no ganamos"

El republicano John Boehner admite que no pudo parar la reforma sanitaria propuesta por Barack Obama y ofreció apoyar la propuesta para reabrir el gobierno de EE.UU.

El presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, el republicano John Boehner, reconoció que no pudo "ganar" su batalla contra los demócratas de Barack Obama y llamó a sus colegas de bancada a apoyar el acuerdo bipartidista forjado en el Senado para evitar el default del país.

"La Cámara de Representantes ha luchado con todo lo que tenía para convencer al presidente de Estados Unidos de que abriera negociaciones bipartidistas sobre la deuda del país y para una mayor justicia para los estadounidenses bajo 'Obamacare'", dijo Boehner en un comunicado en referencia a las fracasadas demandas republicanas a que Obama hiciera concesiones en su reforma sanitaria.

"Esa lucha continuará, pero bloquear el acuerdo bipartidario alcanzado por los miembros del Senado no será una táctica para nosotros", agregó poco después de convocar una reunión a puertas cerradas con los congresistas republicanos, que tienen la mayoría en la Cámara de Representantes.

"Voy a alentarlos" a apoyar el pacto, "no hay motivo para que nuestros miembros (de la cámara baja) voten 'no' ", reiteró Boehner en entrevista posterior con una emisora local de Cincinatti, Ohio, el estado del que es oriundo el máximo republicano en el Congreso.

Puntos del acuerdo

De este modo se da prácticamente por sentado que la cámara baja del Congreso no impedirá el acuerdo forjado a pocas horas de que acabe el plazo en el que según el Departamento del Tesoro el país se quedará sin posibilidad de seguir tomando dinero prestado para saldar sus deudas, este jueves.

El pacto, forjado por el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, y el de la minoría republicana, Mitch McConnell, establece que el techo de la deuda sea elevado de tal forma que Estados Unidos siga teniendo liquidez al menos hasta el 7 de febrero de 2014.

Además, prevé aprobar la liberación de fondos suficientes como para reabrir el gobierno, que lleva dos semanas cerrado, y mantenerlo funcionando hasta el 15 de enero, lo que elimina la amenaza de un nuevo cierre administrativo del Ejecutivo que envíe de nuevo a cientos de miles de funcionarios a casa sin paga antes de la delicada época de Navidad, crucial entre otros para la economía.

El presidente de EE.UU. deberá sancionar la propuesta una vez que ésta haya sido aprobada.

El presidente de EE.UU. deberá sancionar la propuesta una vez que ésta haya sido aprobada.

Asimismo, se compromete a convocar a una negociación conjunta de miembros de ambos partidos procedentes de las dos cámaras, la denominada "conferencia" parlamentaria, para buscar un nuevo acuerdo sobre políticas fiscales de largo plazo a ser presentado antes del 13 de diciembre.

La votación

El pacto bipartidista todavía debe ser aprobado tanto por el Senado como por la Cámara de Representantes antes de que pueda ser firmado y por tanto sancionado por el presidente, Barack Obama.

Pero las declaraciones de Boehner, unidas a las de senadores republicanos ultraconservadores clave en esta disputa como Ted Cruz, que ya ha declarado que no dilatará una votación, dan esperanzas a una resolución in extremis que evite un descalabro económico del país y con consecuencias globales.

Según las últimas previsiones, y con el camino despejado tanto por los senadores más conservadores como por Boehner, la votación de la propuesta tendrá lugar primero en la cámara alta para luego pasar el texto a la baja.

Observadores concuerdan en considerar que los republicanos son los que más perjudicados salen de este pulso político contra el gobierno de Obama, puesto que apenas han logrado concesiones demócratas en materia de reforma sanitaria: apenas la promesa de una mayor revisión de aquellos que soliciten subsidios para su seguro médico.

Así lo reconoció el propio Boehner en la radio de su estado. "Luchamos una buena batalla, sencillamente no ganamos", admitió.

EL(dpa, reuters)

DW recomienda

Publicidad