Los ″vinos de la inundación″ se venden para ayudar a los damnificados en Alemania | Alemania Hoy | DW | 29.07.2021
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Alemania Hoy

Los "vinos de la inundación" se venden para ayudar a los damnificados en Alemania

Muchos viticultores del valle del Ahr están en la ruina económica a causa de las inundaciones. Una solidaria iniciativa promueve la venta de botellas de vino sucias y con barro, pero intactas y totalmente bebestibles.

Los viticultores dicen que es su peor cosecha, y por supuesto que tienen razón. Pero los 120 euros que se pagan por seis botellas de vino con el sello de calidad especial de "ensuciado original", por ejemplo, valen cada céntimo. Esto porque el dinero recolectado por la iniciativa "vinos de la inundación" ("Flutwein", en alemán) está destinado a ayudar a 50 viticultores del valle de Ahr -en Renania-Palatinado- cuyas bodegas quedaron bajo el agua.

Benno Gille, un viticultor de Marienthal, fue uno de los más golpeados por las inundaciones. Cuando llegó el agua, se refugió en el ático con su familia y los huéspedes de su pensión hotelera, y vio con sus propios ojos cómo las masas de agua se lo llevaron todo: "Llevo 40 años trabajando aquí como enólogo, en una empresa familiar de tercera generación. Y en pocas horas todo había desaparecido".

La bodega de Gilles era una atracción popular para los excursionistas que pasaban por la idílica ruta del vino tinto. Gilles ofrecía degustaciones y también tenía cinco habitaciones para los huéspedes que quisieran pasar la noche. Dos semanas después de la catástrofe, Marienthal sigue pareciendo una zona de guerra y la bodega es una ruina.

Deutschland, Marienthal | Flutwein

"Si tengo suerte, puedo volver a producir el año que viene para salvar la cosecha de 2022", dijo el viticultor Benno Gille.

La región del Ahr depende casi completamente de la viticultura

Paul Schumacher, otro viticultor de la zona, también pensó en deshacerse de todo cuando la inundación destruyó la mitad de su bodega. Schumacher pudo salvar al menos 20.000 de sus botellas de vino. Para su fortuna, las etiquetas están en buen estado. Antes de la inundación, exportaba vinos a Dinamarca, Bélgica e incluso Eslovaquia.

Schumacher lleva 20 años en el rubro y compró la bodega de Marienthal en 2006. Con cinco hectáreas de viñedos, no es uno de los grandes viticultores del valle del Ahr, como Gilles, pero son precisamente estas pequeñas empresas familiares las que se han visto especialmente afectadas por la catástrofe.

"Supongo que el 60% de los viticultores de aquí no tienen seguro contra fenómenos naturales. Yo tampoco. El vino es el motor económico de todo aquí. Los hoteles, restaurantes y artesanos dependen de la viticultura", afirmó.

La reconstrucción será un maratón

Peter Kriechel es el mayor viticultor de la región y al mismo tiempo presidente de la asociación "Ahrwein e.V.", que se encarga de la comercialización de los vinos. El, junto con la gastrónoma Linda Kleber, están detrás de la idea del los "vinos de la inundación".

La campaña consiste en lo siguiente: los donantes pueden comprar por internet los vinos que no fueron destruidos por la inundación, en el estado en que fueron rescatados. Las botellas, completamente ensuciadas por el barro, simbolizan el desastre de la inundación y el espíritu de un nuevo comienzo. La iniciativa, puesta en marcha en solo tres días, está a punto de superar la barrera del millón de euros.

"Hemos perdido toda la infraestructura aquí. Estaremos sin puentes, sin calles, sin agua, sin electricidad y sin gas probablemente hasta el año que viene. Toda la economía está destruida hasta un punto inimaginable. Va a ser un maratón volver a donde estábamos", señaló Kriechel.

Deutschland, Marienthal | Flutwein

Las inundaciones también generaron un daño material y económico inconmesurable.

Gran solidaridad entre los competidores

Kriechel perdió más de una cuarta parte de sus 200.000 botellas almacenadas cuando su bodega se inundó. Estuvo sin electricidad durante doce días, todas las máquinas están rotas y sus 22 empleados siguen sacando el barro de la bodega.

La solidaridad que se manifiesta actualmente en la región también ha unido a los viticultores, no solo en la iniciativa de los "vinos de la inundación". En los viñedos del valle del Ahr, 60 colegas del Mosela y de otras partes de Alemania se afanan cada día para salvar de algún modo la cosecha de este año. Los competidores se han convertido en amigos que se echan una mano en momentos de necesidad.

Los "vinos de la inundación" pueden seguir comprándose hasta el 1 de septiembre. Peter Kriechel está organizando la logística para el envío. El viticultor está firmemente convencido de que las botellas no solo decorarán todas las bodegas como símbolo de apoyo a la región devastada, sino que también, asegura, se pueden beber sin problemas.

"Acabo de recibir una llamada de un laboratorio que tomó muestras de los vinos. Nos dijeron que el contenido no había sufrido ningún daño. Eso es muy importante para nosotros, aunque la idea de la donación es, por supuesto, primordial", aseguró.

(ju/er)

DW recomienda