Los puentes alemanes necesitan saneamiento | Alemania Hoy | DW | 15.08.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania Hoy

Los puentes alemanes necesitan saneamiento

Tras el derrumbe del puente en la ciudad italiana de Génova, en Alemania ahora la atención está centrada en la seguridad de los puentes. ¿Esto también podría suceder en Alemania, país de tránsito para camiones europeos?

El veredicto de los inspectores del ADAC, el Automóvil Club de Alemania, sobre el estado de los puentes en Alemania en 2014 fue devastador: de los 30 puentes municipales, siete reprobaron y solo cuatro obtuvieron una buena nota. 19 puentes obtuvieron la calificación de "suficiente". En 2016, un puente en construcción en una autopista cerca de Werneck, en Baviera, se derrumbó parcialmente: 14 personas resultaron heridas y un trabajador murió. El soporte de un andamio no resistió el peso del puente. Se produjeron errores graves. Muchos alemanes se preguntan si lo que sucedió en Italia también podría ser posible en Alemania.

"Algo así no puede suceder en Alemania", asegura Balthasar Novak. El ingeniero es miembro de los comités europeos responsables de los estándares de puentes. "Tenemos buenas estrategias para evaluar la calidad de los puentes", explica. Los puentes los evalúan siempre dos personas. Todos los desperfectos se registran, se catalogan y, con esta información, se da una nota de acuerdo al estado actual del puente.

Sistema complejo

Cada seis años, los puentes en Alemania se evalúan minuciosamente, y los ingenieros llevan a cabo inspección muy detallada. Cada tres años se realiza una prueba simple; cada año las compañías de mantenimiento de carreteras y autopistas inspeccionan los puentes y también realizan inspecciones semestrales para detectar daños visibles. Hasta ahí, la parte teórica. En la práctica, la situación es, a veces, diferente: "Hay municipios que no realizan, por razones de costo, ciertas inspecciones", explica Heinrich Bökamp, presidente de la Cámara de Ingenieros de Construcción en Renania del Norte-Westfalia. "Cada municipio lo hace de manera diferente, ya que no existe una ley vinculante, sino que solo se recomienda revisar los puentes de manera regular", dice.

En varias decenas de puentes de autopista alemana, hay restricciones de peso y velocidad para camiones. Por ejemplo, los camiones pesados no pueden conducir sobre el de la autopista A1 en Leverkusen. "Los camiones son los vehículos que, sobre todo, sobrecargan los puentes. Cada camión hace vibrar un puente", opina el ingeniero Bökamp. "Y estas vibraciones, estos procesos dinámicos, les hacen daño, especialmente si ya hay grietas en la estructura", argumenta.

El puente Rheinbrücke a su paso por Leverkusen.

Este puente en la autopista A1, a la altura de Leverkusen, está prohibido a camiones con más de 3,5 toneladas de peso.

No se ha tomado en cuenta el desarrollo del tráfico

Además, el Instituto Federal de Investigación de Carreteras, BAST, observa que es necesario hacer muchas reparaciones en los puentes alemanes. Dicha autoridad ha examinado casi todos los 40.000 puentes de las carreteras del país. De acuerdo a los resultados de dicha inspección, más de 5.000 puentes están en malas y muy malas condiciones. Nueve puentes recibieron la peor calificación, como el puente Duisburg-Neuenkamp, sobre el que pasan 100.000 vehículos de toda Europa diariamente. Su remodelación comenzará, en principio, en 2026.

Los puentes alemanes son viejos. La mayoría tienen 30 años o incluso más. Solo el seis por ciento de los puentes de autopistas se construyeron en los últimos ocho años. Estos nuevos puentes no han estado expuestos al impacto medioambiental durante un largo período de tiempo y, por lo tanto, no es necesario monitorearlos con tanta frecuencia. Sin embargo, el gran aumento del tráfico de mercancías pesadas contribuye al deterioro: "Se trata del aumento de más del cien por ciento en los últimos 25 años. Las previsiones eran entonces diferentes. No se pudo entonces prever cómo se desarrollaría el tráfico de vehículos pesados”, explica el ingeniero Balthasar Novak.

Necesidad de modernización

El Ministro de Transportes alemán, Andreas Scheuer, tiene, por lo tanto, mucho trabajo por hacer. Su predecesor, Alexander Dobrindt, puso en marcha un "programa especial para la modernización de puentes". "La infraestructura es el sistema nervioso central de nuestro país", dijo Dobrindt en 2015, quien invirtió 1.500 millones de euros para un periodo de cuatro años. Pero esto es solo el comienzo: los puentes alemanes crujirán en el futuro, sobre todo, bajo el peso de los camiones: en Alemania circulan casi tres millones de camiones por las autopistas y la tendencia va en aumento. Además, hay camiones de otros países europeos que usan las carreteras alemanas como país de tránsito.

"Hay numerosas obras de remodelación, que han originado restricciones de tráfico en los puentes. Reina el caos”, advierte Bökamp. "Tenemos que coordinar el tráfico para que fluya mejor en el futuro", añade. Durante mucho tiempo, el saneamiento de los puentes no se tomó en serio, porque se creía que "no iba a pasar nada”.

El Ministro de Transportes alemán, Scheuer, debe seguir apostando por la modernización de los puentes. "Él tiene que darse prisa y hacer examinar el estado de los puentes a gran escala. Además, debe recordar a los municipios que son responsables de los puentes”, advierte el ingeniero.

Oliver Pieper  (RMR/ER)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

DW recomienda