Los ojos del mundo están puestos en Colombia | El Mundo | DW | 20.12.2007
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Los ojos del mundo están puestos en Colombia

Tres de los más de 700 rehenes en poder de las FARC colombianas podrían ser liberados en las próximas horas, en Venezuela. Alemania pide la liberación inmediata de todos los secuestrados por el grupo armado.

default

El presidente venezolano, Hugo Chávez, con familiares de Ingrid Betancourt.

Sobre todo la liberación de la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt, capturada por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), hace casi seis años, ha desatado una nueva ola de solidaridad en Europa. Hace unas semanas fueron divulgadas imágenes de Betancourt en las que se le ve delgada y con un estado de salud frágil. En un mensaje a su familia, ella misma describió su cautiverio en la selva colombiana, con las palabras: “vivimos aquí como muertos”. El presidente francés, Nicolás Sarkozy, que ha definido la liberación de Betancourt como una obsesión de Francia, lanzó una iniciativa internacional para lograr su liberación antes de Navidad.

El presidente Nicolás Sarkozy durante una visita a Berlín.

La liberación de Betancourt es una obsesión del presidente francés.

En caso de que se produzca un intercambio de rehenes por prisioneros rebeldes, Francia se declaró dispuesta a dar acogida a una parte de los rebeldes liberados, junto con otros países europeos, presumiblemente España y Suiza, que han respaldado el llamado Acuerdo Humanitario –para canjear y o liberar secuestrados y prisioneros rebeldes.

El primer ministro francés, Francois Fillon, dijo en una entrevista radial que “los ojos de todo el mundo están puestos en Colombia, en la capacidad de negociación del presidente Álvaro Uribe”. Fillon viajó la semana pasada a la toma de posesión de Cristina Fernández de Kirchner en Buenos Aires, que se convirtió en un encuentro cumbre sobre la situación en Colombia. La prensa europea afirma que la iniciativa francesa recibió un amplio apoyo de seis jefes de Estado latinoamericanos. Cristina Kirchner, que ha puesto un mayor acento en la política exterior argentina que su marido y predecesor, pidió a su homólogo colombiano una rápida solución al drama humanitario. “Que Dios lo ilumine para encontrar una solución antes de que sea demasiado tarde”, dijo Kirchner.

Auswärtiges Amt

Fachada del ministerio alemán del Exterior, en Berlín- Mitte.

Alemania cautelosa

El gobierno alemán en cambio no se ha formulado abiertamente al respecto. Un portavoz del Ministerio alemán del Exterior informó a DW-WORLD que Berlin ve con buenos ojos la oferta de las FARC de liberar unilateralmente a tres rehenes, pero recuerda que en total se encuentran en cautiverio 700 secuestrados. “Pedimos la liberación inmediata de los 700 secuestrados”, dijo. El gobierno alemán apoya todo esfuerzo del gobierno colombiano y toda iniciativa que conduzca a la liberación de los rehenes, y considera que ésta es una precondición para alcanzar una paz sostenida en Colombia.

Interrogado sobre si Alemania recibiría a combatientes liberados como Francia, el portavoz respondió que el gobierno alemán considera que el actor central en esta cuestión es el gobierno colombiano. “En ese sentido no ha habido ninguna petición hacia Alemania para dar acogida a prisioneros rebeldes liberados como parte del Acuerdo Humanitario”, dijo.

Gesto de reconocimiento

Kolumbien Ingrid Betancourt in FARC Gefangenschaft

Betancourt, en cautiverio desde hace casi seis años.

La guerrilla de las FARC anunció que dejará en libertad a Clara Rojas, compañera de candidatura de Ingrid Betancourt, a su hijo Emmanuel, que procreó en cautiverio, así como a la ex –legisladora Consuelo González. El anuncio de las FARC enviado a la agencia cubana Prensa Latina, subrayó que los rehenes serían entregados al presidente venezolano Hugo Chávez. El mandatario venezolano confirmó durante una gira en Montevideo que había recibido el mensaje y declaró que sería un buen regalo de Navidad, sobre todo para las familias de los liberados. Según el comunicado de las FARC, se trata de un “gesto de reconocimiento frente a las familias de los secuestrados, ante la labor de Chávez y de la senadora colombiana Piedad Córdoba, que intermediaron en las negociaciones hasta que fueron suspendidas por el gobierno de Uribe.

El presidente colombiano, Alvaro Uribe, interrumpió abruptamente el diálogo hace un mes provocando malestar en las familias de los secuestrados. El Alto Comisionado para la Paz, Luis Carlos Restrepo, la única instancia oficial autorizada a hacer declaraciones en torno al Canje Humanitario, recibió con beneplácito la propuesta de liberación unilateral por parte de las FARC.

Kolumbien Kriegsgefangene FARC

Una combatiente rebelde observa el paso de unos 250 soldados y policías, prisioneros de las FARC.

No a una zona de despeje

Uribe está dispuesto a poner en libertad a 500 rebeldes como demanda el grupo guerrillero a cambio de la liberación de Ingrid Betancourt y de otros 46 secuestrados, pero rechaza la demanda de establecer una zona desmilitarizada de 800 kilómetros cuadrados, entre los municipios de Pradera y Florida -al suroeste de Colombia- como precondición para las negociaciones. Uribe ha insistido en estar dispuesto al intercambio humanitario pero se rehúsa a dar zonas de despeje argumentando que cuando fueron establecidas en el pasado éstas contribuyeron a “la casi toma total del terrorismo guerrillero, lo que originó el terrorismo paramilitar”. Sin embargo hace dos semanas el presidente colombiano propuso establecer una zona de encuentro neutral bajo vigilancia de observadores internacionales.

Como señala el diario de izquierda Libération en torno a la apelación de Sarkozy al grupo guerrillero: “Corre el riesgo de dar legitimidad a un grupo que en Europa es considerado terrorista. Uribe, electo con una gran mayoría, intenta hacer imperar el orden y la seguridad en su país. En cambio las FARC persiguen objetivos políticos obsoletos y viven del tráfico de cocaína y de los rescates que obtienen de los secuestros. Sarkozy no tiene mucho espacio de maniobra, tiene que negociar con los terroristas y con el presidente venezolano Hugo Chávez, que ha sido aceptado por las FARC como intermediario político. Al mismo tiempo no puede Sarkozy socavar la autoridad del gobierno colombiano”.

El hijo de Betancourt, Lorenzo Delloye, entrevistado por la televisora venezolana VTV, apeló a la comunidad internacional a ejercer presión sobre el gobierno colombiano. “Tiene que acercarse a las demandas de las FARC”, dijo y destacó la importancia del papel que ejerce Venezuela como representante de la izquierda latinoamericana en las negociaciones con el grupo marxista. La organización rebelde, fundada en 1964, cuenta actualmente con 17 000 combatientes.

DW recomienda

Publicidad