Los españoles protagonizan la Feria de Artistas de Friburgo | Cultura | DW | 29.01.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Cultura

Los españoles protagonizan la Feria de Artistas de Friburgo

La Feria Internacional de Artistas de Friburgo se ha convertido en sus 15 años de trayectoria en la meca de pequeños artistas y gestores culturales. Este año, los españoles cobraron protagonismo.

Criaturas mágicas, zancudos, transformistas, personajes extrañamente ataviados... Todos ellos se dan cita entre los paneles de la "Feria Internacional de Artistas de Friburgo", tratando de llamar la atención sobre su quehacer. Para estos artistas, Alemania, Austria y Suiza son lugares ideales para exponer sus habilidades y hacer negocio.

Holger Thiemann es el director de la "Feria Internacional de Artistas de Friburgo", que ofrece en el área germana de eventos culturales una plataforma incomparable para mostrar las nuevas tendencias del sector. A esta Feria acuden payasos, bailarines de claqué, acróbatas, cabaretistas, músicos... Solo existe una limitación: debe quedar acreditada su experiencia profesional, pues los aficionados están excluidos del evento.

Los españoles huyen de la crisis

En la última edición fue especialmente llamativo lo mucho que se habló el español. El grupo barcelonés de percusión y danza "Brincadeira" participó con un dinámico espectáculo lleno de ritmo. Su director, Edison Aguilar, cree que la actuación ofrecida en Friburgo es una buena oportunidad para conquistar nuevos públicos y lograr contratos para actuar en Alemania. "Brincadeira" ya goza de éxito internacional en Rusia, Italia y Francia, pero en Alemania es un grupo completamente desconocido.

Panorámica de la Feria Internacional de Artistas de Friburgo.

Panorámica de la Feria Internacional de Artistas de Friburgo.

En España, el presupuesto destinado a cultura ha mermado considerablemente debido a la crisis. Apenas surgen los contratos y sobrevivir se ha vuelto complicado en los últimos tiempos. Muchos prueban suerte en el extranjero y la Feria Internacional de Artistas de Friburgo les ofrece la plataforma ideal para darse a conocer. Unos 40 grupos españoles -catalanes en su mayoría- se han acercado hasta Friburgo para presentarse. Entre ellos, hay músicos, payasos, grupos de teatro callejero, gente que practica diferentes disciplinas circenses... 17 de ellos han conseguido una de las codiciadas actuaciones breves ofrecidas por el evento.

¿Es rentable para el artista acudir a la Feria?

En apariencia, todo es lúdico y chispeante, pero la realidad demuestra que se trata de una experiencia dura. El que consigue una de las preciadas actuaciones breves, se ahorra mucho trabajo de marketing, pero debe abonar 410 euros por actuar. El organizador de la Feria, Holger Thiemann, cree que se trata de algo justo: "Ofrecemos una plataforma de encuentro e intercambio de la que todos se benefician", dice.

Por ese motivo, todos deben ser partícipes de los gastos: los espectadores y visitantes, pagando el precio de la entrada, las agencias, pagando el alquiler de los puestos de exposición. Y los artistas, con un "dinero para comenzar". Así logran la oportunidad de mostrar sus habilidades ante 700 organizadores de eventos culturales, sus potenciales clientes. Según Thiemann, "esos 410 euros valen la pena". "Además", señala, "esto es una feria. Tenemos que pagar por las instalaciones y ofrecer un alto nivel técnico para poder llevar a cabo todas las actuaciones. Eso cuesta mucho dinero".

Manuela Lorente espera convencer a los visitantes de la Feria con su espectáculo de tango.

Manuela Lorente espera convencer a los visitantes de la Feria con su espectáculo de tango.

Una inversión de 20 minutos en el futuro

Manuela Lorente, directora teatral de Barcelona, se lo jugó todo a una carta en la Feria de Friburgo para poder llevar a cabo su nuevo espectáculo de tango. "La situación en España es tan difícil, que nos decidimos por optar a una de las actuaciones cortas que ofrece la Feria Internacional de Friburgo", explica Lorente. Una cantante, dos músicos y dos bailarines se han comprometido financieramente con el proyecto. "Para poder amortizar lo invertido y sacar adelante el espectáculo, tenemos que vender por lo menos cuatro actuaciones", dice.

Para los gestores culturales de Alemania, Austria y Suiza, la Feria de Friburgo es como maná caído del cielo. Por supuesto, también se benefician de la necesidad de los artistas de buscar nuevos escenarios. Pero en ningún otro lugar les resulta tan sencillo recabar ideas para programar las temporadas de los teatros y fiestas municipales. Christian Parr, por ejemplo, organiza cada otoño en Hannover el festival "Mimuse". La cita en Friburgo le resulta imprescindible: "Aquí se ven artistas de todo el mundo y es un escaparate de las nuevas tendencias", asegura Parr. "No puede ser de otra manera. Los gestores debemos, sencillamente, venir aquí".

DW recomienda