Los errores de Sarkozy | La prensa opina | DW | 25.04.2008
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

Los errores de Sarkozy

Los errores que admitió el presidente galo ante las cámaras de TV ocupan a los editorialistas franceses, mientras que en Alemania y Dinamarca acapara el interés la aprobación parlamentaria del Tratado de la UE.

default

El presidente francés opta por bajar el tono, en vista de la persistente caída de su popularidad.

Liberation, de París: Nicolas Sarkozy abandonó en parte su estilo de hablar marcado por el humor y el tono enérgico, que tanto le gustaba y tantos problemas le ha ocasionado en los últimos meses. Reconoció que ha cometido errores. Esta nueva humildad es digna de aplauso. Y también demuestra que las críticas no sólo eran de motivación partidista o injustificadas. (...) Nadie negará que algunas de las reformas han conducido a resultados. También es cierto que el repentino desplome de la coyuntura económica mundial afecta a todos los gobiernos. Pero el poder sigue estando demasiado concentrado, los regalos tributarios y las leyes de herencia siguen siendo injustos. La puesta en escena es un poco diferente, pero la obra de teatro sigue siendo la misma”.

Rumbo confuso

La Tribune, periódico económico parisino: “Señor presidente, muéstreme por favor una reforma, sólo una. O dos. De ser necesario, tres. Pero por favor, piedad, no 55 reformas. De seguro cometimos un error si esperábamos de la aparición (de Sarkozy) en televisión algo que no podía brindarnos. Dijimos que el presidente está en una situación difícil y debía reformular su modo de actuar y su gobierno. Incluso el primer ministro demandó hace unos días una “ruta” y una “dirección” clara. (...) Sin embargo, no es seguro que, si mira hoy la brújula, Francois Fillon pueda distinguir mejor que ayer el norte del sur o el este del oeste”.

Aprobación del tratado de la UE

Tagesspiegel, de Berlín: “Aun cuando la gran mayoría de los parlamentarios alemanes demostraron con su aprobación ser buenos discípulos de la UE, al igual que hace tres años, los obstáculos una vez más están en otro sitio. Todavía no se sabe si los irlandeses aprovecharán o no su referéndum (sobre el tratado de la UE) para emitir un voto de protesta. Además, no se debería pasar por alto que quizá tampoco en Berlín se haya dicho aún la última palabra. El tratado de reforma tendrá vigencia en Alemania sólo cuando cuente con la firma de Horst Köhler. La rapidez con que lo firme el presidente federal dependerá probablemente de la intensidad con que el Tribunal de Garantías Constitucionales se ocupe de las quejas presentadas por algunos parlamentarios aislados”.

Ratificación en Dinamarca

Jyllands Posten, de Arhus (Dinamarca): “En realidad suena bien que el Folketin (Parlamento) haya ratificado el tratado de la UE por el que se luchó durante tanto tiempo. (...) Con este paso, Dinamarca podría romper la larga tradición de tomar cada tratado y cada consulta de la UE como ocasión para desatar apasionados debates de fondo a favor o en contra de la Unión Europea. La casi silenciosa ratificación en el Parlamento podría ser indicio de que la UE es ahora ampliamente aceptada por la población. Pero se percibe que la alegría no está exenta de reparos. Sobre todo, se tiene la sensación de que también en esta oportunidad los políticos intentaron esconder el producto y venderlo con etiquetas engañosas. (...) Si, en lugar de eso, se hubieran entregado argumentos políticos positivos y visionarios, se habría ganado mucho más”.