Los elefantes están muriendo por comer residuos plásticos en un vertedero de Sri Lanka | Ciencia y Ecología | DW | 14.01.2022
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

medio ambiente

Los elefantes están muriendo por comer residuos plásticos en un vertedero de Sri Lanka

Los animales entran a los vertederos en búsqueda de alimentos debido a la degradación de su hábitat natural. A pesar de las medidas tomadas por las autoridades, el número de ejemplares se ha reducido considerablemente.

Más de 20 elefantes han muerto en Sri Lanka por haber consumido residuos plásticos provenientes del vertedero.

Más de 20 elefantes han muerto en Sri Lanka por haber consumido residuos plásticos provenientes del vertedero.

Grupos ecologistas y veterinarios han denunciado que alrededor de 20 elefantes han muerto en los últimos ocho años tras consumir basura y otros residuos plásticos en el vertedero abierto de la aldea Pallakkad, en el distrito de Ampara, a unos 210 kilómetros al este de la capital, Colombo.

Las autopsias han mostrado que los animales han ingerido grandes cantidades de plástico proveniente del vertedero, informó el veterinario de la fauna salvaje Nihal Pushpakumara, quien confirmó la muerte de otros dos ejemplares durante el fin de semana pasado.

"Polietileno, envoltorios de comida, plástico, otros materiales no digeribles y agua fue lo único que pudimos ver en las autopsias. Los alimentos que normalmente comen y digieren los elefantes no era visible", agregó el especialista.

Una especie en peligro de extinción

Los elefantes son sagrados y venerados en Sri Lanka, pero también están en peligro de extinción. El primer censo de elefantes realizado en el país asiático contabilizaba a 14.000 ejemplares en el siglo XIX, pero ahora solo quedan alrededor de 6.000.

Son cada vez más vulnerables debido a la pérdida y degradación de su hábitat natural. Muchos se aventuran a acercarse a los asentamientos humanos en busca de comida, y algunos mueren a manos de cazadores furtivos o de agricultores enfadados por los daños causados a sus cultivos.

El problema es que los elefantes hambrientos buscan alimentos en los vertederos, donde consumen plásticos y objetos punzantes que dañan su sistema digestivo, explicó Pushpakumara.

"Los elefantes dejan de comer y se vuelven demasiado débiles para mantener sus pesadas estructuras en pie. Cuando esto ocurre, no pueden consumir alimentos ni agua, lo que acelera su muerte", añadió.

Sri Lanka | Elefanten fressen Plastik auf der Mülldeponie in Pallakkadu

El vertedero de la aldea de Pallakkadu se creó en 2008 con ayuda de la Unión Europea.

Políticas de protección que no prosperaron

En 2017, el gobierno anunció que reciclaría la basura en los vertederos cercanos a las zonas de vida silvestre para evitar que los elefantes consuman residuos plásticos. También dijo que se levantarían vallas eléctricas alrededor de los lugares para mantener alejados a los animales, pero ninguna de las dos cosas se ha aplicado plenamente.

Hay 54 vertederos en zonas silvestres de todo el país, y unos 300 elefantes deambulan cerca de ellos, según las autoridades. El vertedero de la aldea de Pallakkad se creó en 2008 con ayuda de la Unión Europea. Allí se vierte la basura recogida en nueve pueblos cercanos, pero no se recicla.

La valla eléctrica tampoco es la solución

Sri Lanka | Elefanten fressen Plastik auf der Mülldeponie in Pallakkadu

Las vallas eléctricas ilegales (foto) son un potencial peligro para habitantes, elefantes y otros animales.

En 2014, una valla eléctrica que protegía el vertedero fue alcanzada por un rayo y las autoridades nunca la repararon, lo que permitió a los elefantes entrar y buscar comida en el vertedero. Los residentes afirman que los elefantes se han acercado y se han instalado cerca del pozo de residuos, lo que ha provocado el temor de los habitantes de los alrededores.

Muchos utilizan petardos para ahuyentar a los animales cuando entran en el pueblo, y algunos han instalado vallas eléctricas alrededor de sus casas, pero los aldeanos a menudo no saben cómo instalar las vallas eléctricas para que sean seguras y "podrían poner en peligro sus propias vidas y las de los elefantes", afirmó Keerthi Ranasinghe, concejal de la aldea.

"Aunque los llamemos una amenaza, los elefantes salvajes son también un recurso. Las autoridades deben encontrar una forma de proteger tanto las vidas humanas como a los elefantes, de modo que podamos seguir teniendo actividades agrícolas", afirmó.

JU (afp, lusa)

DW recomienda