Los electores castigan a Bush | Política | DW | 07.11.2006
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Política

Los electores castigan a Bush

Todo indica que, dos años tras la contundente reelección de George W. Bush, éste perderá el control del Congreso. Los electores estadounidenses resintieron la frialdad social del presidente Republicano.

¡No más Bush!

¡No más Bush!

En la recta final de la campaña para las elecciones legislativas en Estados Unidos, el Partido Republicano no titubeó en echar mano de cualquier recurso para convencer a los votantes. Las filas de Bush recurrieron sobre todo al miedo, conjurando escenarios apocalípticos de conquistar el Partido Demócrata el congreso. Los republicanos pintaron el diablo en la pared al describir lo que se avecina de ganar los demócratas: aumentarán los impuestos, arruinarán la economía, endeudarán a generaciones por venir empujando a la nación a la quiebra. Pero, según indican los resultados preliminares, nada de esto les funcionó.

Deterioro social

Dossier Kongresswahlen USA Capitol Washington Bild 3

El Capitolio, símbolo del poder político estadounidense.

De acuerdo con los sondeos de opinión más recientes, el Partido Demócrata habría conseguido una ganancia de cerca de 20 asientos en la Cámara de Representantes. Aunque ello no les garantiza el control del Congreso, sí tendrán una mayoría con la que no contaban desde hacía doce años. En cambio, la lucha por el control del Senado aún es de pronóstico reservado.

A elección se encontraba una nueva Cámara de Representantes, un tercio del Senado así como los gobernadores de 36 Estados. Una victoria Demócrata sería un trampolín de cara a las elecciones presidenciales en el 2008.

Los estrategas del presidente Bush se olvidaron de que a veces los electores piensan con el bolsillo. La política económica del presidente no podía ser su caballito de batalla: pese a las cifras positivas en el crecimiento económico y el auge bursátil, la desigualdad social crece. La clase media tiene menos dinero en el bolsillo que hace unos años, cuando el demócrata Bill Clinton decidía el destino de la nación. Los salarios se han estancado y los costes de vida aumentan.

USA Wahlen Kongress Hillary Clinton und Bill hat gewählt

La senadora Hillary Clinton se apuntó una clara victoria en Nueva York.

Ante este panorama, los demócratas pueden adoptar fácilmente el papel de 'conciencia social' de Estados Unidos. Con su campaña a favor de aumentar el salario mínimo, actualmente de 5,15 dólares, los demócratas han ganado simpatías entre los votantes. Esa cantidad alcanza para una pizza congelada. Un aumento de 2 dólares es una señal que cosecha simpatías pues no sería una medida de combate a la pobreza, incluso podría traducirse en recortes de puestos de trabajo. Refleja sí, el creciente rechazo a la frialdad social de la Administración Bush.

Pesada herencia a los demócratas

Dossier US-Kongresswahlen Bild1

Pleno del Congreso estadounidense.

Aunque los demócratas resulten victoriosos y puedan hacer valer su poder en el Congreso, la tarea que les espera no es fácil. El deterioro en las finanzas públicas se ha visto amortiguado por una coyuntura económica positiva, que ha regalado al fisco buenos ingresos. Pero economistas apuntan que el enfriamiento económico que se espera el año próximo hará evidente el déficit público. La guerra de Irak ha tenido un costo exorbitante convirtiéndose en una hipoteca que no quedará saldada ni con un eventual repliegue de las tropas.

Ante semejantes gastos, los recursos tenían que escasear forzosamente en otras rúbricas, todas de índole social. Irregularidades e insuficiencias se registran en el suministro de energía, en la infraestructura, en el transporte público y la protección al medio ambiente. Ni que decir de la deficiente oferta educativa en barrios marginales y grandes ciudades. En algunas regiones se registra una tasa de abandono escolar superior al 40%. Y en el renglón de salud, el sistema estatal de seguro médico, Medicare y Medicaid consume miles de millones de dólares, pero es ineficiente pues dichos recursos no llegan a quienes realmente lo necesitan.

Schulunterricht in den USA

Las escuelas fueron de las más afectadas por la política republicana.

No hay una visión de largo plazo

Sin embargo preocupa a analistas que entre los demócratas tampoco hay una visión para reorientar y modernizar a la primera economía del mundo, tampoco tienen claro cómo enfrentar la competencia que suponen nuevas potencias emergentes como China e India. Un concepto semejante debiera ser de largo plazo y supone primero sanear el elevado déficit público y otra política fiscal que se aleje de la visión unilateral de la Administración Bush que ha privilegiado fiscalmente a los ricos, dejando de percibir importantes recursos que necesita en su política social.

DW recomienda