Los alemanes - Carlomagno y los sajones | ZonaDocu | DW | 13.05.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

ZonaDocu

Los alemanes - Carlomagno y los sajones

Carlomagno ya era considerado por sus contemporáneos como el "Padre de Europa": creó el fundamento que le dio forma al continente. Muchos pueblos europeos tienen sus raíces en la época del gran emperador franco. Carlomagno estableció importantes condiciones para posteriores avances sobre suelo alemán. Su imperio abarcó desde el Mar del Norte hasta el centro de Italia, desde Hungría hasta España.

Ver el video 42:31
Now live
42:31 minutos

El contorno del reino de los francos recuerda la expansión de la europea "Comunidad de las Seis", compuesta por los estados miembros de Bélgica, Alemania, Francia, Italia, Luxemburgo y los Países Bajos, 1200 años después. El gobernante de los Francos (probablemente entre 748-814) no sólo creó un imperio, sino que también le dio un orden, estableció puntos de referencia para una identidad religiosa y cultural común. No sólo quería ser gobernante de los francos, sino de toda la cristiandad romana. Dondequiera que él gobernara, la fe debía unir los territorios de su Imperio europeo. En la Navidad del año 800, fue el primer gobernante de Europa occidental en ser coronado emperador en Roma. La dignidad imperial romana y la idea imperial fueron transmitidas entonces a la dinastía de Franconia y en ellas se basaron posteriormente los reyes francos orientales y, luego, los reyes alemanes. Carlomagno también creó las bases para un posterior Imperio Alemán a través de sus conquistas en Europa central. Durante treinta años libró una guerra contra los sajones hasta que finalmente los sometió y los obligó a convertirse en cristianos. Con su incorporación, el centro de gravedad del Imperio Franco se desplazó hacia el este. Después de que el Imperio de Carlomagno se dividiera un siglo más tarde en un Imperio Occidental y un Imperio Oriental, fueron los descendientes de los otrora sajones paganos los que tuvieron el poder, la voluntad y la influencia para seguir los pasos del gran Carlomagno. De este modo, Otón el Grande, como rey "franco oriental" elegido por las tribus alemanas, obtuvo la corona imperial y así sentó las bases para el desarrollo de la tradición romano-germánica.