Londres retira la licencia a Uber | Europa | DW | 22.09.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Londres retira la licencia a Uber

El ente regulador del transporte de la capital británica informó que no renovará la licencia de la red de transporte privado, que expira este 30 de septiembre. Uber, por su parte, anunció que apelará la decisión.

El servicio de transporte Uber perderá su licencia para operar en Londres a partir del 30 de septiembre, informó este viernes (22.09.2017) Transport For London (TfL), el ente regulador del transporte de Londres.

TfL considera que "no reúne los requisitos" necesarios para operar en la ciudad, debido a cuestiones de "seguridad ciudadana". Esta entidad cuestiona los controles que Uber, gestionada a través de una aplicación telefónica, hace a sus conductores así como su actitud ante posibles delitos graves.

Más información:

-Uber elige a jefe de Expedia como nuevo consejero delegado

-Protesta de taxistas bloquea principal aeropuerto chileno

El alcalde de Londres, el laborista Sadiq Khan, respaldó la decisión de TfL, organismo que preside, y declaró que "estaría mal seguir emitiendo una licencia a Uber si esto puede suponer un riesgo para la seguridad de los londinenses".

El presidente de la comisión parlamentaria sobre taxis, el también laborista Wes Streeting, alabó "la valiente decisión" de TfL y el alcalde e incidió en que la empresa ya ha sido prohibida en otras ciudades de Europa y Estados Unidos.

Uber: Londres restringe oferta para el consumidor

Streeting recordó que, en Reino Unido, Uber no denunció apropiadamente presuntos delitos de violación y abuso sexual a pasajeros y ha sido, además, demandada por sus empleados por no garantizar los más básicos derechos laborales.

Por su parte, el gerente de Uber en Londres, Tom Elvidge, dijo que, al prohibir la aplicación, "TfL y el alcalde han cedido ante un pequeño número de personas que quieren restringir la oferta para el consumidor".

"Si esta decisión se mantiene, dejará sin empleo a más de 40.000 conductores con licencia y privará a los londinenses de un medio de transporte cómodo y asequible", advirtió.

VT (dpa, reuters, afp, efe)

DW recomienda

Publicidad