Lo que Alemania hace por Ucrania | El Mundo | DW | 26.09.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

Lo que Alemania hace por Ucrania

"Ella solo habla de Ucrania, pero no hace nada", le dijo Trump al teléfono al presidente ucraniano, refiriéndose a Merkel. Y Zelenski le respondió que está "mil por ciento" de acuerdo con él. ¿Trump tiene razón?

Merkel y Zelenski, aquí en Berlín el 18 de junio de 2019

Merkel y Zelenski, aquí en Berlín el 18 de junio de 2019

Ayuda económica

Trump está completamente equivocado. Según las cifras de la Organización para el Desarrollo Económico y la Cooperación (OCDE), Alemania ocupa el tercer lugar detrás de la Unión Europea y Estados Unidos, e incluso ocupa el segundo lugar detrás de la UE en términos de ayuda humanitaria, según el Ministerio Federal de Relaciones Exteriores de Alemania. Desde la anexión rusa de la península ucraniana de Crimea en 2014, Alemania ha apoyado a Ucrania con 1.400 millones de euros; 1.180 millones directamente transferidos desde Berlín, y otros 200 millones a través de la UE.

Desde 2014, un total de 544 millones de euros se destinaron a Ucrania en el marco de la cooperación al desarrollo, así como 110 millones de euros para ayuda humanitaria, un préstamo financiero de 500 millones y 25 millones para medidas de estabilización, con un enfoque centrado en el monitoreo de conflictos, el Estado de derecho y la mediación de la paz.

La Unión Europea tampoco necesita rehuir una comparación con Estados Unidos. En 2016/17, por ejemplo, la UE ayudó a Ucrania con una cantidad que duplica ampliamente  la de EE. UU. Esto ni siquiera incluye las contribuciones de países individuales de la UE, como Alemania.

Según el Ministerio de Asuntos Exteriores, desde 2014 la UE le ha otorgado a Ucrania más de 260 millones de euros en cooperación al desarrollo; un monto que contiene una contribución alemana de casi 53 millones de euros.

Además, la ayuda humanitaria de la UE ascendió a casi 755 millones de euros durante ese período, de los cuales 151 millones provinieron de Alemania.

Apoyo militar

Alemania proporciona un amplio apoyo militar a Ucrania, dentro del marco de la OTAN. Por eso, apenas se puede determinar una contribución militar alemana específica. La ayuda de la OTAN tampoco puede cuantificarse. 

Estados Unidos, en tiempos del presidente George W. Bush Jr., intentó incorporar a Ucrania como miembro a la OTAN. Alemania y otros países de la OTAN pudieron evitarlo, por consideración hacia Rusia.

Sin embargo, la cooperación militar entre la OTAN y Ucrania ha aumentado claramente desde el comienzo de la crisis. El objetivo de la OTAN es que Ucrania se defienda mejor y pueda operar plenamente con la Alianza, adoptando los estándares de la OTAN para 2020.

La Alianza está ayudando a modernizar las fuerzas armadas ucranianas. Ha ampliado su presencia en el Mar Negro y ha fortalecido la cooperación con la Armada ucraniana. Después de todo, la OTAN siempre ha condenado la anexión de Crimea, apoyando diplomáticamente a Ucrania al no reconocer el status quo.

Negociaciones de paz y sanciones a Rusia

El apoyo a Ucrania también puede ser intangible. Los esfuerzos de paz entre Moscú y Kiev en el conflicto en el este de Ucrania son un proyecto de Alemania y Francia, al más alto nivel. La canciller Angela Merkel y el presidente Emmanuel Macron han puesto repetidamente su peso político en la balanza para mediar entre los presidentes de Rusia y Ucrania.

Estados Unidos no jugó ningún papel en estas reuniones. Steffen Halling, de la Fundación de Ciencia y Política, dijo a DW que estas negociaciones "han sido muy, muy importantes hasta ahora". Reconoció que habían traído "muy pocos avances", pero afirmó que la culpa no es de Alemania ni de Francia, porque "la clave para la solución del conflicto radica en Moscú, así como Rusia es responsable de la escalada del conflicto".

Alemania también juega un "papel clave" en las sanciones de la UE contra Rusia por la anexión de Crimea, según Halling. A lo largo de los años, algunos países de la UE han intentado repetidamente poner fin a las sanciones, pero aún siguen vigentes. Sin Alemania, este consenso en la UE "probablemente ya no existiría", concluye Halling.

El proyecto Nord Stream 2, el gasoducto directo desde Rusia a través del Mar Báltico hasta Alemania, es otra historia. Para Ucrania, representa una especie de contradicción con la política de sanciones alemanas contra Rusia. Este gasoducto es considerado por algunos como una espina para Ucrania, porque teme la pérdida de ingresos por tránsito. El gobierno de Kiev tiene a Trump de su lado. El presidente de Estados Unidos cree que Alemania se volverá dependiente de Rusia.

(jov/er)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

 

DW recomienda