Live 8: incertidumbre sobre impacto político | El Mundo | DW | 03.07.2005
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

Live 8: incertidumbre sobre impacto político

Cientos de miles se reunieron el sábado en ciudades de todo el mundo para presenciar el mayor evento musical de la historia. La meta: presionar a las naciones más ricas para ayudar eficazmente a reducir la pobreza.

La Puerta de Brandenburgo en Berlín fue el escenario para el capítulo alemán de Live 8.

La Puerta de Brandenburgo en Berlín fue el escenario para el capítulo alemán de "Live 8".

De los diez conciertos desarrollados por separado en diferentes ciudades del mundo, la mayor concentración tuvo lugar en la ciudad estadounidense de Filadelfia, donde los organizadores dijeron que hasta un millón de personas atiborraron las calles.

En Londres, el cantante de rock Bob Geldof, considerado el motor detrás del evento, pidió a 200.000 espectadores que griten "no más excusas" a los líderes del Grupo de los Ocho (los siete países más ricos: Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón, Reino Unido; y Rusia), que se reunirán en Escocia la semana próxima.

Sting Live 8

Sting canta en Hyde Park delante de proyecciones de líderes que asstirán al G 8.

Un sueño que "funciona"

"Mahatma Gandhi liberó un continente, Martin Luther King liberó un pueblo, Nelson Mandela liberó un país. Funciona. Ellos escucharán", expresó Geldof en Hyde Park, en Londres.

Más de 26,4 millones de personas de todo el mundo establecieron un récord al enviar mensajes de texto el sábado en apoyo de la campaña de Live 8 para eliminar la deuda de los países más pobres, aseguraron los organizadores del evento. "Este definitivamente va a ser el mayor llamado político a la acción", dijo Ralph Simon, coordinador de la campaña de mensajes de texto en Filadelfia.

Live 8 Philadelphia USA Frontmann Chester Bennington der Band Linkin Park

El concierto en Filadelfia fue el mejor visitado, en la imagen, el cantante del grupo Linkin Park.

Geldof planificó en 1985 el concierto Live Aid que recaudó unos 100 millones de dólares para paliar el hambre en Etiopía. A diferencia de hace 20 años, cuando alrededor de 1.500 millones de televidentes vieron Live Aid, los organizadores cuentan hoy con Internet y con los teléfonos celulares para intentar superar esa audiencia.

Presión política

En esta oportunidad, Geldof busca luchar contra la pobreza mediante la presión política y pretende el perdón de deudas, la duplicación de la ayuda a las naciones pobres y un comercio internacional más justo para que especialmente los países africanos, puedan integrarse al mercado mundial.

"Les digo a todos esos líderes, no miren hacia otro lado. No duden. Les pedimos a nuestros líderes que muestren compromiso, que no se aferren a promesas vacías. Está en su poder evitar un genocidio de la humanidad", le dijo a una multitud Nelson Mandela, ex presidente sudafricano, en el único concierto organizado en el continente africano, en Johanesburgo.

Clásicos del pop y del rock

El evento comenzó en Tokio con la estrella islandesa Bjork, que manifestó que sentía una gran falta de ayuda ante la extrema pobreza de Africa. "Miro las noticias, veo a la gente muriendo de hambre, yo estoy llorando. Soy un desastre total", expresó Bjork.

Bono, el carismático líder de U2, se unió a Paul McCartney en Hyde Park para iniciar el recital con el clásico de The Beatles "Sergeant Pepper's Lonely Hearts Club Band", que hizo una alusión al concierto "Live Aid" en sus primeras palabras: "Fue hace 20 años". "No les estamos pidiendo a ustedes que pongan las manos en sus bolsillos, sino que le pedimos a la gente que ponga su puño en el cielo", manifestó Bono. "Este es su momento. Hagan historia haciendo historia la pobreza", expresó Bono a los líderes del G8, en Londres.

Live 8 Hyde Park London Musiker Bob Geldof, links, und Paul Mc Cartney

Bob Geldof y Paul McCartney, al final del concierto en Londres.

Elton John, Pink Floyd, Madonna y Sting fueron algunas de las grandes estrellas del evento londinense, que contó con la presencia sorpresa del presidente de la firma tecnológica Microsoft, Bill Gates. El actor de Hollywood Brad Pitt le dijo a la multitud: "Indignémonos, seamos enérgicos, seamos audaces". Cerca de Toronto, 35.000 asistieron al recital; en París, el castillo de Versalles sirvió como escenografía para el concierto, mientras que el concierto de la Plaza Roja de Moscú no logró reunir a una gran multitud. La otra sede del evento es la ciudad de Cornwall.

Algunas dudas y disonancias

"Live 8" también se presentó en Roma y en Berlín, ante una multitud de 150.000 personas, donde la mayoría de los alemanes consideró que el evento era una buena idea, a pesar de sus dudas sobre el impacto concreto de la iniciativa. "No creo que el asunto de tomar conciencia esté funcionando. Habrá un montón de gente ebria y ¿qué van a recordar?", resume el testimonio de numerosos asistentes, especialmente de los más jóvenes.

Bob Geldof ha sido criticado por la práctica ausencia de artistas africanos de los conciertos. El músico Peter Gabriel saltó a la brecha y preparó una actuación más pequeña para ellos, además se añadió Johanesburgo a la lista de las sedes. Pero eso no bastó para que los detractores de Geldof lo acusen de realizar un "apartheid cultural".

Zola

El rapero sudafricano Zola en Johanesburgo. La escasa presencia de músicos africanos fue criticada por algunos.

El evento, que costó unos 37,5 millones de euros fue ampliamente alabado por las organizaciones humanitarias, aunque algunos temen que estas iniciativas sólo sirvan para impulsar regímenes corruptos o se muestran escépticos por la escasa capacidad de las estrellas de rock de cambiar las cosas.

Los líderes del G8 se reunirán cerca de Edinburgo, Escocia, entre el 6 y el 8 de julio. Precisamente el primer ministro británico, Tony Blair, colocó en la agenda el tema de la pobreza. En Edinburgo, 200.000 manifestantes marcharon pacíficamente a través de la ciudad para respaldar la campaña Hagamos Historia la Pobreza.

DW recomienda