Lisa Zimmermann, joven promesa del Freestyle | Deportes | DW | 04.02.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

Lisa Zimmermann, joven promesa del Freestyle

Saltos temerarios y acrobacias sobre los esquís. Con su dominio de la disciplina olímpica del Freestyle y tan sólo 17 años, la alemana está entre las favoritas para ganar una medalla en Sochi.

Su larga melena rubia cae bajo el gorro. Sonriendo, Lisa Zimmermann mira a la ronda de periodistas respondiendo sinceramente a sus preguntas. No le molesta el alboroto mediático a su alrededor. Y eso, a pesar de que sólo tiene 17 años y que, fuera de la escena Freestyle, hasta hace poco nadie la conocía.

Como primera ganadora alemana en la categoría de Slopestyle, Lisa está ahora en el candelero. Además, también es candidata para ganar la medalla en las olimpiadas de invierno de Sochi.“

No digo que vaya a por el oro o la plata. Intentaré esquiar como siempre y veremos cómo quedo”, asegura. Sin embargo, también sabe que está entre las mejores del mundo: “Intentaré realizar trucos técnicamente difíciles. Si lo consigo, seguramente obtendré un buen lugar”.

Acrobacias a alta velocidad

Lisa Zimmermann Wintersport Ski Alpin Freestyle

Lisa Zimmermann: Acrobacias espectaculares en Freestyle.

Slopestyle es una de las nuevas disciplinas olímpicas: espectacular, fresca, joven y muy estética. Esquiadores o snowboarders muestran en un recorrido trucos, giros y saltos sobre trampolines, barras de acero… “carreras creativas”, como llama Lisa, para las que ella tiene muchos recursos en el bolsillo: esquiar hacia adelante o bajar hacia atrás, saltos, piruetas…

Para ello, además de coordinación se necesita gran dominio del cuerpo y mucho valor. “Los giros sobre la cabeza son los que más puntos dan”, aclara.

A raíz de su pasado como patinadora sobre hielo, Zimmermann aprendió pronto a dominar las técnicas de giro. “El patinaje me enseñó mucho. Allí aprendí a girar, a tener intuición para el giro y saber qué velocidad necesito. Sin haber patinado en hielo, no estaría aquí ahora”, aclara.

Sin embargo, al final descubrió que el hielo no era su medio. Las articulaciones le dolían y debido al estrés, perdió la afición por entrenar. “Los fines de semana iba con mi hermano a esquiar y era todo más relajado. Entonces pensé en empezar con ello”, aclara.

Una excursión a la montaña fue suficiente para convencerla de practicar un nuevo deporte y ahora, en vez de trajes estrechos de lentejuelas, paso al uniforme para la nieve: “Era lo contrario a entrenar sobre hielo. Uno va con sus amigos y aprende nuevos trucos”.

Learning by doing

Durante largo tiempo, para esquiar como freestyler dominaba el principio “Learning by doing”. Es decir, sin entrenador ni excesivo entrenamiento. Por eso, Lisa tuvo que enseñarse mucho a sí misma. “Para patinar hay que entrenar como en deportes. En free-ski se trata de otra cosa”.

Después de convencer a su madre, comenzó a probar saltos y trucos y a participar en competencias en una disciplina no exenta de lesiones: “Hasta ahora tuve una conmoción cerebral y algunas roturas de ligamentos en los pies.

Lisa Zimmermann Wintersport Ski Alpin Freestyle

Un recorrido de lo más atrevido.

Pero después de dos semanas estaba en forma. Me caigo a menudo, pero no es tan grave como parece. Ya casi no tengo cardenales después de esquiar”, aclara Lisa.

Como deporte, esta disciplina está despegando ahora en Alemania y al convertirse en olímpica, Lisa espera que se desarrollen más posibilidades de practicar. ”En verano estuve en un trampolín de agua. Uno salta con los esquís dentro del agua y parece más fácil. Pero cuando uno salta al agua desde tres o cuatro metros, es exactamente igual de doloroso que la nieve”, explica Lisa.

En las olimpiadas de Sochi habrá en total diez medallas de oro en Freestyle, cuatro más que en Vancouver hace cuatro años. Su director deportivo Heli Herdt confía en la joven Lisa: “Con su victoria en Slopestyle en la copa del mundo de Gstadd, demostró que está delante del todo. Ir como favorita a Sochi refleja su estado de forma.”

Así de rápido se puede hacer carrera sobre la nieve. Sus esquís, su valor y sus acrobacias llevaron a Lisa al Freestyle. Sus videos se difundieron por Internet, los patrocinadores se fijaron en ella e incluso consiguió hacer historia con un salto que muy pocos hombres dominan: el Double Cork 1260. Una maniobra con un giro de 1260 grados, con la que el año pasado ganó el prestigioso premio “Nine Queens” y también podría llevarla al podio olímpico.

Publicidad