“Lima debería ser una ciudad más democrática” | América Latina | DW | 19.10.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

“Lima debería ser una ciudad más democrática”

Para poder lograr sus objetivos, la capital peruana necesita liderazgo. Si se quiere que el Perú sea más sostenible e inclusivo se necesita que sus ciudades también sean así, dice el urbanista Jorge Ruíz de Somocurcio.

El arquitecto urbanista y profesor universitario Jorge Ruíz de Somocurcio fue director de desarrollo urbano de la Municipalidad de Lima y actualmente es consultor de diversos proyectos urbanísticos del municipio, como la revalorización de la Costa Verde en la bahía de Lima.

DW: La capital peruana ha crecido de forma desordenada, ¿cómo se debería planificar un crecimiento para una ciudad como Lima?

Jorge Ruíz de Somocurcio: El desorden en Lima va de la mano con el modelo de gobernabilidad que es inviable. No se puede gobernar bien una ciudad que está descuartizada en 42 distritos, donde los alcaldes de cada jurisdicción hacen lo que quieren. Hay que cambiar ese modelo e integrar a los distritos. Lima requiere 50.000 millones de dólares de inversión para los problemas de agua, desague, medio ambiente, áreas verdes y vivienda, entre otros. Esto es únicamente posible si el gobierno central, el sector privado y el gobierno municipal acuerdan un trabajo en conjunto. 

¿Es competencia de un alcalde resolver los temas de seguridad, salud, educación, etc.?

El alcalde tiene pocos recursos y pocas competencias. Un ejemplo es el transporte. El limeño pierde cuatro horas diarias para movilizarse de un extremo de la ciudad al otro. Necesitamos una autoridad única del transporte y no diez entidades como existen ahora. Eso permitiría comprar un boleto único para el uso del tren y de buses, que aún hay que comprar por separado. Una ciudad no se tiene que acomodar al transporte, sino el transporte se debe acomodar a la ciudad. La seguridad es otro tema compartido con el ministerio del Interior. El municipio puede prevenir la inseguridad con espacios recuperados, más iluminados, desalentando así todo el ambiente urbano que incuba delincuencia.

Peru Jorge Ruíz de Somocurci (privat)

El urbanista peruano Jorge Ruíz de Somocurcio.

Diez millones de peruanos viven en la capital. ¿Se podría decir que la centralización en el Perú es un lastre para Lima?

Lima es la locomotora del desarrollo nacional. No se requiere acortar Lima, sino fortalecer un proceso de descentralización y de ciudades intermedias. De tal modo que en el país existan lugares con tantas oportunidades como en Lima, que sigue siendo sede financiera, cultural, de salud, de educación y más. La ciudad crece a un promedio de 150 mil habitantes por año y tiene un déficit de 500.000 viviendas. La cuarta parte de su población es pobre, sin acceso al mercado de viviendas. Esta es también la razón por la que muchos se convierten en invasores de tierras.

El problema de vivienda e invasiones genera también un problema con el agua potable, a la que muchos no tienen acceso…

Un millón de limeños no cuenta con agua potable en sus hogares y otros dos millones solo tiene agua por horas. La empresa pública Sedapal tiene que hacer que el desarrollo urbano y la distribución del agua vayan de la mano. Se tienen que captar nuevas fuentes de agua, cuidar que los valles que tienen agua subterránea no se urbanicen, sincerar tarifas y promover una cultura de consumo de agua, en la que existe también un problema. El promedio de consumo en el mundo es de 120 litros de agua al día por habitante y el promedio que consume un limeño es de 250 litros. Entonces estamos desperdiciando el agua.  

¿En cuánto tiempo cree usted que podrían solucionarse estos problemas básicos?

En los próximos 10 años se espera que se resuelva en gran parte. Todo esto si es que hay una política continua y sostenida. La conferencia sobre urbanismo de Medellín en 2014 dejó el mensaje que debemos “humanizar las ciudades” y ahora el mensaje en Quito debería ser “¿y cómo ponerlo en práctica?” La tarea de Lima es repensar como integrar su mar con su desierto, con su gastronomía, con su gente, con sus valles y con su patrimonio. Ese también es el desafío de las ciudades en el mundo actual.

Pero el llamado “Muro de la Vergüenza” que divide una zona rica de Lima de una pobre no ayuda a integrar la ciudad…

Ese muro existe porque no se conversa y no se llega a un consenso. Se necesita promover la convivencia de sectores más ricos con los más pobres. En una ciudad insegura, el rico se organiza y el pobre aparece como un potencial agresor a su riqueza. Entonces se busca una solución como el muro. Lima debería ser más democrática y menos desigual. Todo eso tiene que ir de la mano con un cambio de valores y cambio de conciencia, pero por encima de eso necesitamos una autoridad que convoque y que sepa concertar. Si queremos que el Perú sea sostenible, equitativo, inclusivo y democrático se necesita que sus ciudades también sean así.

Peru Mauer in Lima trennt Arme und Reiche (picture-alliance/AA/S. Castaneda)

El "muro de la vergüenza" que divide en Lima a los ricos de los pobres.

Para poder tener un mejor orden de la ciudad, ¿no se debería enfatizar en una ciudad pluricéntrica?

La capital ya está encaminada a eso. Ya hay centros como Lima Norte, Lima Sur y Lima Este. Ahora hay que ordenarlos, porque fueron creados entre la espontaneidad y el comercio. Se deben crear otros centros más, organizarlos y conectarlos. Existen buenos proyectos pero hay que tener el liderazgo para llevarlos a cabo.

¿Qué modelos a seguir tiene Lima?

Solo en América Latina hay varios modelos como el de Curitiba, que se reinventó en términos ambientales, ecológicos y de transporte. Medellín, que pasó de estar en el fondo del hoyo a ser una ciudad modelo y premiada.  Y Santiago de Chile, que ha recuperado sus ríos, sus áreas verdes, áreas de vivienda y áreas de pobreza. En Europa, Róterdam es un ícono que en los últimos 30 años ha desarrollado sus centros culturales, sus calles peatonales, sus ciclovías y hoy es una ciudad muy humana. 

DW recomienda