Liberan a cristiana detenida en aeropuerto de Sudán | El Mundo | DW | 27.06.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Liberan a cristiana detenida en aeropuerto de Sudán

Mariam Ibrahim Ishaq, quien había sido condenada a muerte por haberse convertido al cristianismo, se encuentra ahora en la embajada de EE.UU.

La cristiana sudanesa Mariam Ibrahim Ishaq, quien había sido condenada a muerte por haberse convertido al cristianismo y estar casada con un hombre que practica esa religión, fue liberada este viernes (27.06.2014) luego de que, tras ser suspendida su condena a muerte, fue retenida en el aeropuerto de Jartum, en Sudán, acusada de pretender salir del país con documentación falsificada.

El abogado de la mujer, Mohamed Mustafa, dijo que su defendida, de 27 años, se encontraba refugiada en la embajada de Estados Unidos en Jartum junto a su marido, que tiene esa nacionalidad, y sus dos hijos. La información fue confirmada por el Departamento de Estado en Washington, donde un portavoz señaló que la sudanesa “ya no está detenida en una comisaría”. El mismo abogado los llevó hasta allá en su vehículo.

Ishaq y su familia, en todo caso, no podrán viajar hasta que no se aclare su situación judicial. Esto, pese a que Estados Unidos insiste en que “Mariam tiene todos los documentos que necesita para viajar y entrar a Estados Unidos”. La portavoz Marie Harf añadió que la autorización para que la mujer pueda viajar depende del gobierno de Sudán. “Esperamos que pueda salir pronto”, agregó.

“Se está bien”

El marido de Ishaq, Daniel Wani, conversó con la agencia de noticias AFP, señalando que se encontraban en la muy protegida legación diplomática estadounidense en las afueras de Jartum debido a que su esposa había sido amenazada de muerte. “Realmente se está bien”, dijo Wani, quien aprovechó de agradecer al personal de la embajada, que “ha sido muy amable y muy atento”.

La mujer fue condenada a muerte en mayo por blasfemia y apostasía, tras haberse negado a renunciar a la fe cristiana. También fue condenada a 100 latigazos por adulterio, ya que su matrimonio con Daniel Wani está considerado ilegal por la Sharia (ley islámica) por la que se rige Sudán. Sin embargo, Ishaq siempre fue cristiana debido a que fue criada por su madre, que profesa esa religión. El punto es que en Sudán se considera musulmán a todo el que tenga al menos un progenitor musulmán, y su padre lo era.

DZC (dpa, AFP, EFE)

ADVERTISEMENT