Levantan restricción de libertades en Hamburgo | Europa | DW | 13.01.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Levantan restricción de libertades en Hamburgo

La policía de Hamburgo levantó la polémica restricción de las libertades civiles que impuso durante diez días a tres barrios céntricos de la ciudad que fueron escenario de violentas protestas de izquierda a fines de diciembre.

Las autoridades policiales argumentaron que la medida cumplió su objetivo de proteger a sus agentes e impedir que se cometieran delitos graves. En total las fuerzas del orden realizaron 990 registros a personas y prohibieron la permanencia en el área a 195. Además se retuvo a 66 personas y se detuvo a cinco.

"Zona peligrosa"

La policía de Hamburgo declaró "zona peligrosa" grandes áreas del distrito de Altona y de los barrios de St. Pauli y Schanzenviertel.

En este último se encuentra el centro cultural "Rote Flora", un edificio ocupado por anarquistas desde hace 25 años que un inversor adquirió al gobierno de esta ciudad-estado. La amenaza de desalojo por parte del inversor desató violentas protestas el 21 de diciembre que se saldó con un balance de más de un centenar de agentes heridos.

Los ánimos venían caldeados desde antes por la negativa del gobierno a regularizar la situación de unos 300 refugiados africanos llegados a través de Italia y por el planeado derribo de un antiguo edificio en St. Pauli que iniciativas ciudadanas interpretan como otro paso hacia el encarecimiento del tradicional barrio hamburgués.

La excepcional medida afectó a cerca de 80.000 habitantes de la segunda mayor ciudad alemana, con una población de 1,6 millones. La policía tenía permiso para revisar sin motivo o detener a cualquier transeúnte. Jóvenes entrevistados por la televisión se quejaban de haber sido registrados varias veces en un mismo día.

Singular protesta

El hecho de que la policía se incautó de una escobilla para limpiar inodoros desató la semana pasada una protesta pacífica en la que los manifestantes blandieron escobillas y libraron una batalla de almohadas que cubrió de plumas la famosa Reeperbahn en la "zona roja" de Sankt Pauli.

El fin de la medida del gobierno socialdemócrata del alcalde Olaf Scholz respaldada por la oposición de demócratas cristianos y liberales fue celebrado por Verdes y el Partido de la Izquierda, que no habían escatimado críticas por entender que era desproporcionada.

"Reconocer un error, aunque sea tarde, es mejor que no reconocerlo. Era urgente que el gobierno socialdemócrata levantase las restricciones por el peso de la opinión pública y las protestas creativas", señaló el jefe de la fracción parlamentaria verde de Hamburgo, Jens Kerstan.

DPA

Publicidad