Lentitud en investigación por Colonia Dignidad: ¿quién tiene la culpa? | Las noticias y análisis más importantes en América Latina | DW | 17.02.2020
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

América Latina

Lentitud en investigación por Colonia Dignidad: ¿quién tiene la culpa?

En este tema bilateral, complejo y de larga data, Alemania y Chile comparten responsabilidad, pero el progreso es lento. A las sospechas de descoordinación y desinterés se suma el pasado del ministro de Justicia chileno.

Familiares de detenidos desaparecidos no pierden la esperanza de encontrar restos en los terrenos de la antigua Colonia Dignidad, donde la secta alemana colaboró estrechamente con la policía secreta de Pinochet.

Familiares de detenidos desaparecidos no pierden la esperanza de encontrar restos en los terrenos de la antigua Colonia Dignidad, donde la secta alemana colaboró estrechamente con la policía secreta de Pinochet.

Dos años y medio han pasado desde que el Parlamento alemán acordó una serie de tareas que tendría a su cargo una comisión mixta entre Chile y Alemania por Colonia Dignidad. Entre ellas, promover el esclarecimiento de los crímenes, instalar un sitio de memoria, cooperar en el tema judicial a nivel de las excavaciones y esclarecer el patrimonio de la actual Villa Baviera.

De estas tareas se conocen pocos avances. La mentada comisión no ha sesionado en aproximadamente un año -cuando debía reunirse cada seis meses- y el encuentro finalmente previsto para fines de 2019 en Chile fue postergado debido al estallido de la crisis política y social. Tampoco se concretó la posibilidad de una reunión por videoconferencia. A excepción del trabajo del grupo de expertos encargado de crear un sitio de memoria, lo que tiene que ver con verdad y justicia está estancado.

Sentencias judiciales han confirmado que en la década de 1970 la secta de Paul Schäfer colaboró estrechamente con la policía secreta de la dictadura de Augusto Pinochet, DINA, y en sus instalaciones se torturó, asesinó e hizo desaparecer a opositores al régimen.

Asesinatos y desapariciones

Según organizaciones de derechos humanos, unas cien personas habrían sido asesinadas al interior del asentamiento y luego enterradas en diversas fosas. Años más tarde, los cuerpos habrían sido desenterrados y hechos desaparecer. Hasta ahora, no se han encontrado restos ni identificado a las personas que allí habrían sido asesinadas.

Tras décadas de investigaciones y a pesar de las señaladas buenas intenciones de cooperación bilateral, no hay avances. En estos días los dardos apuntan al Ministro de Justicia de Chile, Hernán Larraín. "Es una burla para las víctimas que el otrora gran defensor de Colonia Dignidad sea Ministro de Justicia y Derechos Humanos. Él está frenando las iniciativas bilaterales y dilatando las reuniones, que son la única esperanza para avanzar con el esclarecimiento de estos hechos”, dice a DW Jan Stehle, politólogo alemán y experto en el caso Dignidad.

Como miembro del partido de derecha UDI, el ministro de Justicia chileno, Hernán Larraín, fue un reconocido defensor de Colonia Dignidad, incluso en su papel de senador en los años 90, cuando Chile ya había retornado a la democracia.

Como miembro del partido de derecha UDI, el ministro de Justicia chileno, Hernán Larraín, fue un reconocido defensor de Colonia Dignidad, incluso en su papel de senador en los años 90, cuando Chile ya había retornado a la democracia.

"Estando él de ministro, no tenemos ninguna esperanza de que se haga Justicia. Él no quiere hacer nada por el tema y todos sabemos los lazos que tenía con la colonia, que incluso en democracia la defendía”, señala Myrna Troncoso, coordinadora de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos de la Región del Maule, en conversación con DW.

El ministerio no está respondiendo las consultas de la prensa, sino que emitió un comunicado sobre su intención de avanzar en el esclarecimiento de los hechos. Aseguró que ha gastado 328 millones de pesos chilenos (unos 380 mil euros) en peritajes desde 2017. Asimismo, reveló que el arqueólogo forense chileno Iván Cáceres ha estado en contacto con el experto forense alemán, Dr. Martin Trautmann, propuesto por Alemania para colaborar en el caso.

Alemania había ofrecido financiar el movimiento de tierras que luego puede derivar en pruebas de ADN, pero Chile no ha recogido la propuesta. "Según mis informaciones, en terreno las excavaciones están paradas desde hace más de un año”, dice Stehle.

Descoordinación y lentitud

Alemania ofreció en octubre de 2018 financiar el análisis de sedimentos en un laboratorio alemán. "Nuestra esperanza es que ahí puedan encontrar restos de ADN, pero de Chile no han mandado nada”, lamenta Myrna Troncoso.

En opinión de Stehle, los gobiernos de ambos países no se coordinan apropiadamente, nadie toma decisiones y los peritos no han recibido las instrucciones para seguir avanzando. El juez también podría profundizar en líneas investigativas hasta ahora no suficientemente exploradas.

En 2016, un grupo de diputados alemanes visitaron la actual Villa Baviera y conocieron las fosas donde habrían sido enterrados prisioneros de la dictadura.

En 2016, un grupo de diputados alemanes visitaron la actual Villa Baviera y conocieron las fosas donde habrían sido enterrados prisioneros de la dictadura.

Los peritos han detectado fosas y un lugar de quema que coinciden con los relatos de algunos colonos. Sin embargo, las únicas declaraciones relevantes en relación con fusilamientos y retiro de restos humanos son las de los años 2005-2006. En esos testimonios, algunos colonos relatan haber conducido a prisioneros hasta un lugar donde habían cavado fosas. Dicen que los militares se los llevaron aparte, después se escucharon ráfagas y los uniformados regresaron solos.

"Aún hay mucho por investigar. El juez debería citar nuevamente a testigos, tanto militares que participaron en los operativos como a ex colonos, y podría interrogar por videoconferencia a testigos que están en Alemania”, apunta Stehle.

Para seguir las pistas y ante la magnitud de las tareas, Chile podría finalmente concretar la ayuda financiera ofrecida por Alemania para retomar las excavaciones, peritajes e investigaciones. "Es un tema complicado, se requieren recursos y darle prioridad. Mientras ambos gobiernos se sigan pasando la pelota, postergando las reuniones y las decisiones, ahora con la excusa de la actual crisis en Chile, no vamos a avanzar”, advierte Stehle.

En marzo, tras el verano chileno, debieran retomarse las conversaciones y ojalá las acciones, espera el investigador. La presión sobre el ministro de Justicia va en aumento -con antiguos videos de su férrea defensa de Colonia Dignidad viralizándose en redes sociales- y deberá enfrentar la situación.

Parlamentarios de oposición anunciaron que citarán a Larraín al Congreso. También debiera responder por qué el gobierno chileno no ha avanzado ante la propuesta de sitio de memoria que ya fue elaborada por los expertos chilenos y alemanes.

"Él es responsable de haber frenado estos temas y sería muy beneficioso que renunciara para que no se sigan dilatando”, afirma Stehle. En ello concuerda Myrna Troncoso: "Larraín debería renunciar. Estamos hablando de un tema muy serio y es muy doloroso ver que nadie hace nada. Hoy se sigue haciendo turismo en la actual Villa Baviera, lo que no es compatible con un sitio de memoria y verdad donde hay muertos que no hemos recuperado. Es una ofensa para nosotros y para la memoria de nuestros familiares”.

(cp)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube | 

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema