Legalización del cannabis en Uruguay: ″UE haría bien en apoyarla″ | América Latina | DW | 01.11.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Legalización del cannabis en Uruguay: "UE haría bien en apoyarla"

Uruguay llevará su enfoque sobre la legalización del cannabis al diálogo sobre drogas entre la UE y la CELAC, dice embajador uruguayo en Bruselas. Y la UE haría bien en apoyar la idea, opina especialista.

Al parecer, Uruguay no está solo en su proyecto de legalizar el consumo y la producción de cannabis. “Estamos aún en campaña, pero ya hemos logrado la simpatía y el apoyo de algunos países de América Latina, al seno de la CELAC. Tenemos simpatías de Guatemala, de Ecuador, de la OEA. Fue la declaración del informe de la OEA que abrió la puerta a nuevos enfoques contra la droga. La misma Bolivia está haciendo esfuerzos de reconsiderar el uso de la hoja coca”, explicó a DW Walter Cancela, embajador de Uruguay en Bélgica.

Además, “en las cumbres de presidentes de la Unión Europea y la CELAC se ha acordado crear un diálogo birregional con respecto a las drogas. Y aunque hay diferencia de enfoques, los progresos son importantes. Especialmente en el marco del proyecto Copolad, en el cual se trata de intercambio de experiencias y políticas de drogas”, agrega el diplomático uruguayo.

Su país estaría dispuesto a compartir su enfoque de minimizar riesgos y reducir daños del uso del cannabis en el marco de este proyecto con miras a llevarlo hasta el encuentro de “Revisión sobre Drogas” de Naciones Unidas en 2016.

Complejo y controvertido sistema

Previsto está un organismo de control para el registro de los productores, centros de acopio que se encarguen de la distribución del cannabis a las farmacias, registro de los consumidores para uso recreativo, prescripciones médicas para uso medicinal, registro de clubes de consumidores, límite de producción individual de hasta seis plantas. En caso de que se aprobase la nueva legislación, entraría en vigor a mediados de 2014, “bajo un enfoque económico, de control social, de salud pública, de legalidad y de cohesión social”.

Walter Cancela

Walter Cancela, embajador de Uruguay ante el Reino de Bélgica

“Si todo el mundo está de acuerdo en que la guerra contra las drogas está perdida, si todo el mundo está de acuerdo en que no se ve final para esta guerra, que hace falta cambiar… Pues para cambiar, hay que empezar”, explicaba Cancela en una conferencia organizada por la Maison de l´Amerique Latine.

Después del tabaco y el alcohol, el cannabis es la tercera droga más consumida en su país: las autoridades uruguayas están dispuestas a acompañar la legalización con campañas educativas así como de asistencia. El proyecto está dirigido sólo a la población uruguaya, “en Uruguay no habrá coffee-shops al estilo holandés”, anuncia Cancela.

El proyecto aún no se aprueba y la oposición al interior del país se ha hecho sentir. “Las encuestas hablan de que un 60% de la población está en contra de la legalización de la marihuana, pero un 84% de la población prefiere que el consumidor la adquiera en un mercado legal”, cuenta el embajador uruguayo.

Perpectivas

Según Joep Omen, de ENCOD (European Coalition for Just and Effective Drug Policies), “valiente” es la decisión del país sudamericano de legalizar tanto producción como uso medicinal y recreativo de la marihuana y de organizar su distribución bajo control estatal . Omen, que lleva veinticinco años abogando por cambiar el enfoque prohibicionista, opina que esto “abre la puerta a la posibilidad de hacerlo bien”.

Joep Omen

Joep Omen, de ENCOD (Coalición Europea para políticas de drogas justas y efectivas)

“No se puede predecir el éxito o el fracaso del proyecto. Es realmente la primera vez en la historia que se introduce una legislación de tal calibre. Seguramente va a haber problemas de mala utilización de las libertades y los márgenes para hacer negocios con respecto. Habrá gente que va a tratar de conseguir cannabis en Uruguay para llevarlo a Brasil o Argentina”, responde Omen a DW.

No obstante, en cuanto a la salud pública y la seguridad dentro del mismo país ve infundados los temores: “Por la descriminalización de la posesión y de la venta de cannabis en Holanda y Portugal no ha habido una explosión de problemas de sobreconsumo, no hemos detectado que los jóvenes de 18 o 20 años dejen por eso sus estudios o su carrera".

El papel de Europa

En suelo europeo, Holanda, Portugal, España, Bélgica ya han despenalizado el uso. Sin embargo, según Omen falta un paso: “Si uno acepta que una persona consuma una droga, tiene que aceptar que la compre o la cultive para no depender de un mercado negro. Lamentablemente en Europa los países pequeños quieren, pero los grandes no. Y mientras Reino Unido, Francia y, sobre todo, Alemania no den el paso, tendremos que esperar. Con todo, ya hay cierta disposición al cambio en Berlín, Hamburgo y Frankfurt. A nivel de la UE en este momento no se tiene una visión común sobre el tema, porque reúne a países con posiciones contrapuestas”, explica el especialista.

En su opinión, “la UE haría bien en crear, junto con Latinoamérica, una masa crítica dentro de Naciones Unidas para lograr en 2016 en Nueva York un nuevo consenso internacional sobre este tema. Con fuerzas dentro de la misma unión americana abogando por la legalización, Estados Unidos no será capaz en 2016 de repetir su discurso represivo”.

Tras cincuenta años de lucha contra las drogas el balance es desolador: cientos de miles de víctimas del narcotráfico frente a pocos beneficiarios de su tráfico ilegal, una millonaria evasión fiscal, consumo y tráfico al alza. Por eso, “si el mercado existe, lo mejor es regularlo”, concluye Omen añadiendo: “Europa debe aprovechar la oportunidad de cambiar el curso y debe apoyar a Uruguay”.

DW recomienda