Lealtad y discriminación: musulmanes en el Ejército de Estados Unidos | El Mundo | DW | 03.08.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Lealtad y discriminación: musulmanes en el Ejército de Estados Unidos

Desde los ataques del 11 de septiembre, musulmanes en las filas del ejército estadounidense han tenido muchos desafíos. La crítica que hizo Trump a los padres del soldado caído en combate es tan solo una de muchas.

Cuando ingresó en octubre de 2000 al Cuerpo de Marines de los Estados Unidos, Mansoor Shams nunca pensó que su patriotismo estaría en tela de juicio. Shams, de 34 años, y musulmán practicante, llegó a los Estados Unidos desde Pakistán cuando tenía apenas seis años. Al crecer decidió unirse al ejército con la idea de valerse por sí mismo y brindarle así algo al país que lo adoptó. “Mi fe me enseñó que debo ser leal al país en donde viva”, dijo a DW. “La idea de que los musulmanes no son leales a su país es algo que nunca se me pasó por la cabeza”, agregó.

Sin embargo, “desde el 11 de septiembre, a los musulmanes les persigue la presión por refutar dicha idea, aún a los que portan uniforme”, dijo. Esta presión ha aumentado en los últimos meses gracias al auge de Donald Trump, cuya retórica antislámica llegó recientemente a un clímax con las críticas que lanzó a Khizr y Ghazala Khan, una pareja musulmana, cuyo hijo murió en 2014, mientras servía como capitán del ejército norteamericano en Irak.

Trump ha causado revuelo al responder con poco tacto y mucha soberbia a las críticas de Khizr Khan, un abogado y emigrante pakistaní cuyo hijo, Humayun, servía como capitán del Ejército de Estados Unidos antes de fallecer a los 27 años en Irak.

Trump ha causado revuelo al responder con poco tacto y mucha soberbia a las críticas de Khizr Khan, un abogado y emigrante pakistaní cuyo hijo, Humayun, servía como capitán del Ejército de Estados Unidos antes de fallecer a los 27 años en Irak.

Crece la brecha

Los comentarios de Trump inmediatamente desencadenaron una serie de reacciones en contra del candidato presidencial tanto en el partido demócrata como en el republicano.

Mansoor Shams

Mansoor Shams

Para musulmanes estadounidenses como Shams, el incidente mostró la creciente brecha que hay entre ellos y el resto de sus compatriotas. “No hay suficiente conversación sobre los sacrificios que hacen los musulmanes por Estados Unidos”, dijo Shams, recalcando que musulmanes tienen una larga historia de servicio en el Ejército.

Una relación conflictiva

La participación de musulmanes en el Ejército se remonta a la Primera Guerra Mundial, si no antes. Ahora, desde lo sucedido el 11 de septiembre, el ejército ha tenido ciertamente dificultades a la hora de reclutar soldados de religión musulmana. De los 2.2 millones de miembros activos, y de reserva, del Ejército estadounidense, solo 5.896 se identifican como musulmanes, según un reporte de la cadena ABC News de diciembre pasado.

Reconociendo el valor agregado que tienen por sus habilidades lingüísticas y sensibilidad cultural, el Ejército impulsó, en 2003, durante la presencia militar en Oriente Medio, el programa “09 Lima”. El programa, especializado en traducción e interpretación, recluta a hablantes nativos de idiomas como el árabe, pastún y persa, entre otros.

No obstante, en los últimos años, musulmanes en el Ejército han tenido que enfrentarse a sospechas e ira. En 2009, un psiquiatra del Cuerpo Médico del Ejército, Nidal Hasan, mató a tiros a 13 personas e hirió a otras 30 en la base militar de Fort Hood, en el estado de Texas. Muchos musulmanes estadounidenses se sintieron presionados a condenar públicamente las acciones de Hasan.

Luchando las sospechas

Shams, quien estuvo cuatro años activo como marine en Camp Lejeune, en Carolina del Norte, sintió la desconfianza que surgió a raíz de los atentados del 11 de septiembre. Antes a sus colegas no les parecía importar si él era musulmán; después lo empezaron a ver de otro modo. “Yo experimenté cierto grado de islamofobia. No era tan prevalente como ahora”, dijo.

Shams dijo estar impresionado por la manera en que Khizr Khan se paró y denunció a Trump frente a toda la nación. También se sintió horrorizado por la respuesta de Trump, quien aseguró que construir todos sus hoteles y contratar a personas es en sí una forma de sacrificio.

Otros musulmanes estadounidenses, como él, simpatizaron con lo sucedido y empezaron a compartir fotos de soldados musulmanes del Ejército en las redes sociales. Un usuario, un marine musulmán, tuitió una foto del hijo de Khan. (“Trump, así es como luce un verdadero héroe estadounidense”)

Intentando educar al público acerca de su experiencia como musulmán en Estados Unidos, Shams creó una página en internet llamada “MuslimMarine.org”, con la que espera enseñar un lado más positivo de su religión. “Estados Unidos necesita saber que una persona con piel oscura y pelo negro no es igual a terrorista”, dijo Shams. “Ese puede ser un soldado que acaba de morir por tu país”, concluyó.



DW recomienda

ADVERTISEMENT