Las victorias incompletas de Claudio Pizarro | Deportes | DW | 21.09.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

Las victorias incompletas de Claudio Pizarro

El capitán de la selección del Perú no logró llevar a su país a Brasil 2014 y de paso perdió la última posibilidad de participar en un Mundial de fútbol. A Claudio Pizarro parece que el éxito sólo le sonríe en Alemania.

El delantero peruano del Bayern Claudio Pizarro es una estrella que ha brillado exclusivamente en Alemania.

El delantero peruano del Bayern Claudio Pizarro es una estrella que ha brillado exclusivamente en Alemania.

El delantero del Bayern Múnich ya conquistó un lugar en la historia de la Bundesliga: Claudio Pizarro es el futbolista extranjero con más apariciones (354) y más goles anotados (166) en el fútbol alemán. Este es un récord que no solo puede crecer este año, sino que muy probablemente ningún jugador en el futuro le disputará pues en el mercado global son pocos los foráneos de gran talento que se quedan 14 temporadas en un mismo país, como es el caso del peruano en Alemania.

Pizarro también ha acumulado títulos a granel en el país al que llegó en 1999, cuando apenas tenía 20 años. Cuatro veces campeón de la Bundesliga (2003, 2005,2006, 2013); cinco Copas Alemanas (2003, 2005, 2006, 2009, 2013); un título en el Mundial de Clubes (2001); una Champions League (2013), una Supercopa alemana (2012) y otra de Europa (2013); goleador de la Liga de Europa (2010) y de la Copa Alemana en dos ocasiones (2005 y 2006).

Un héroe local

A sus casi 35 años el delantero puede mirar atrás en su carrera y sentirse orgulloso de lo que ha logrado en Alemania, país que se convirtió en su “paraíso prometido”. Y es que pese a que lo ha intentado, Claudio Pizarro no ha conseguido triunfar en ningún otro lugar del mundo. Las actuaciones con la selección de su país natal, o su breve paso por el fútbol ingles, son capítulos de fracaso en una historia de victorias.

En Bremen, el equipo que lo descubrió, y especialmente en el Bayern, que lo hizo famoso, el peruano dejó huella y cosechó aprecio. En ambos clubes de la Bundesliga se ganó a tal punto el respeto de las directivas, y el cariño de los aficionados, que pudo regresar a ellos por la puerta grande pese a que en su momento les abandonó en busca de mejores destinos.

Al Bremen le dio en dos ocasiones la espalda para irse al Bayern (2001 y 2012), y de Múnich se marchó con 28 años (2007) en busca de aumentar su fama y prestigio en el Chelsea de Inglaterra, dirigido entonces por José Mourinho, quien aprobó el fichaje del peruano. En Londres, sin embargo, Pizarro apenas si jugó.

A un prometedor arranque, anotando gol en su primer partido en la Premiere League, le siguió una fase en la que fue suplente, y otra en la que simplemente desapareció de la lista de convocados. En el fútbol inglés el nombre de Claudio Pizarro es prácticamente inexistente, y durante esa temporada se evaporó del radar internacional pese a que a su equipo le faltó poco para ganar la Champions League, con él contratado por el club, pero lejos de la plantilla que saltaba a la cancha.

El Chelsea estuvo a punto de borrar del mapa al delantero peruano, quien a la primera oportunidad empacó las maletas para regresar allí a donde empezó a destacar y aprendió cómo se triunfa: la Bundesliga. Es que aunque Bremen no es Londres, sí es Alemania, el país en el cual Pizarro es un héroe local.

¿Y en Perú?

Claudio Pizarro quedó en deuda con su país. Con él Perú intentó ir a cuatro Mundiales y no llegó a ninguno.

Claudio Pizarro quedó en deuda con su país. Con él Perú intentó ir a cuatro Mundiales y no llegó a ninguno.

Eso, en cambio, no es lo que es Pizarro en su patria. En Perú el delantero del Bayern es una gran estrella, quizás la mayor que ha tenido el fútbol de ese país suramericano junto a Teofilo Cubillas. Pero a diferencia de Pizarro, Cubillas sí es visto como un héroe que lideró a la selección nacional en tres mundiales y se rozó de tú a tú, como uno más de ellos, con los mejores jugadores de su época, todos hoy leyendas del balompié: Pelé, Franz Beckenbauer, Johan Cruyff.

Claudio Pizarro vistió el uniforme nacional en 39 partidos validos para la clasificación a cuatro Mundiales (2002, 2006, 2010 y 2014) y en ellos apenas anotó cinco goles. De la misma forma en la que como delantero no logró aportar lo que esperaba su país para regresar a pelear la Copa del Mundo, en la que no participa desde 1982, tampoco lo consiguió como capitán y líder de la selección.

En las eliminatorias al Mundial 2006 de Alemania, con Pizarro de capitán, la selección peruana no consiguió un cupo. Camino al Mundial 2010 se separó del equipo nacional por diferencias con el entrenador y Perú tampoco estaría en Sudáfrica. En el 2011, otra vez como capitán, asumió el reto de liderar a su país y llevarlo a Brasil 2014, una meta que ya se sabe no se cumplirá pese a que faltan dos partidos por jugar.

Mientras Perú empieza a soñar con el Mundial del 2018, Pizarro sabe que su carrera terminará sin haber vivido esa competencia. Al delantero suramericano se le escapó la consagración internacional, pero de consuelo le quedará el haber triunfado en Alemania.

DW recomienda

Publicidad