Las sanciones ya golpean la economía rusa | El Mundo | DW | 11.04.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Las sanciones ya golpean la economía rusa

Al "lunes negro" bursátil le siguió un "martes negro". La caída del mercado ruso, desatado por las nuevas sanciones estadounidenses, no se detendrá. ¿Cómo afectará esto a los ciudadanos?

"¿Sanciones? Nuestros misiles nucleares se mueren de risa”. En 2014, cuando comenzó la escalada de sanciones tras la anexión rusa de Crimea, muchos rusos comenzaron a usar camisetas con lemas como ese. Inicialmente, las sanciones fueron vacilantes y limitadas. Rusia se adaptó a la "nueva realidad económica", un eufemismo usado en Moscú para referirse al enfrentamiento económico con Occidente. La economía rusa comenzó a crecer nuevamente en 2017, aunque no es seguro que esto siga así tras la nueva ronda de sanciones.

Pérdidas multimillonarias

Por primera vez desde la anexión de Crimea, las medidas adoptadas por Washington desencadenaron la caída masiva de los mercados bursátiles y de divisas en Rusia. Las sanciones impuestas contra 24 oligarcas, altos funcionarios y 15 compañías han causado pérdidas por miles de millones de dólares en pocas horas, según medios rusos.

El descenso continuó el martes 10 de abril  y no se ve un final a esto en el corto plazo. La presión sobre los valores y divisas rusos aumenta también ante la posibilidad de que Estados Unidos aplique más sanciones, las que se están estudiando tras el envenenamiento del exespía Sergei Skripal. Por ejemplo, hay una propuesta en el Congreso estadounidense para hacer extensivas las sanciones a la deuda soberana rusa. Si eso sucediera, se desataría "una guerra económica", advirtió Alexander Schochin, presidente de la asociación empresarial rusa RSPP.

Oleg Deripaska.

El oligarca ruso Oleg Deripaska.

No solo las personas y firmas sancionadas sufren por estas medidas, sino también otras empresas y  bancos. Las pérdidas en el valor de las acciones también afecta a Sberbank, el banco más grande de Rusia. El Gobierno aseguró que la situación está bajo control y prometió ayuda.

Un imperio económico lucha por sobrevivir

El empresario de 50 años Oleg Deripaska necesitará la ayuda estatal más que otros. Para Washington, pertenece al círculo de oligarcas especialmente cercanos al Kremlin y las nuevas sanciones le pegaron más fuerte que a otros. Su imperio económico "Basic Element" ha sido golpeado. "Basic Element" da empleo a más de 150 mil personas en todo el mundo, y más del 15 por ciento de la población rusa depende directa o indirectamente de la empresa, según su sitio web. Entre quienes dependen se cuenta al mayor productor de aluminio del mundo, Rusal, y el grupo "Maquinaria rusa", con empresas en la industria automotriz, aeronáutica y ferroviaria.

Un detalle simbólico: A "Maquinaria rusa" pertenecen también la firma automotriz GAZ de Nischnij Nowgorod. Es una compañía de larga trayectoria, precisamente aquella donde Vladimir Putin anunció, en diciembre de 2017, que sería candidato a la presidencia del país, en unas elecciones donde fue reelecto por amplia mayoría para un cuarto mandato, en marzo de 2018.

Todavía no está claro si estas sanciones ponen en peligro los puestos de trabajo en las empresas de Deripaska. De cualquier modo, Estados Unidos es un mercado importante para el aluminio producido por estas firmas, aunque la mayor parte de la producción de "Basic Element" es para consumo interno. El verdadero problema parece ser su deuda externa, que asciende a varios miles de millones. Debido a las sanciones, es muy probable que esas deudas solo puedan pagarse con ayuda del Estado. Los expertos presumen que, entonces, el Estado podría hacerse cargo del imperio de Deripaska.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Muchos perdedores, algunos ganadores

La mayoría de los rusos ha sentido las sanciones, pero no de forma tan dramática. Un colapso similar en el mercado de las divisas ya se vivió a fines de 2014, aunque la razón de dicha caída fue el derrumbe de los precios mundiales del petróleo, el principal producto de exportación y fuente de divisas de Rusia.

Actualmente se discute en Rusia que la devaluación del rublo es un problema especialmente para quienes planean tomar vacaciones en el extranjero. Sin embargo, la cantidad de rusos que salen del país para tomarse un descanso ha disminuido notoriamente en los últimos años.

Además, muchos rusos sentirán pronto las primeras consecuencias de la devaluación del rublo en los productos electrónicos. Como reporta la revista económica Vedomosti, se espera que los teléfonos inteligentes y los computadores suban de precio entre un 5 y un 10 por ciento.  Pero también hay ganadores en todo esto, sobre todo la industria de viajes. Porque en vez de ir a Turquía, por ejemplo, los turistas rusos podrían escoger viajar a Crimea, y todo quedaría en casa.

Autor: Roman Goncharenko (DZC/)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda

Publicidad