Las rutas desconocidas de las armas alemanas | El Mundo | DW | 31.01.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

Las rutas desconocidas de las armas alemanas

Pese a las restricciones formales, armas de fabricación alemana llegan a zonas en conflicto como Libia o México. Un informe del gobierno germano debería ofrecer muchas respuestas al respecto. Pero no lo hace.

Fusil de asalto de la firma Heckler und Koch. (Archivo)

Fusil de asalto de la firma Heckler und Koch. (Archivo)

¿Cómo es que llegan armas alemanas a zonas consideradas de conflicto en el mundo? El gobierno alemán sostiene que su política es "restrictiva” en cuanto a la exportación de armamento, pues formalmente está prohibido el envío de tales pertrechos a sitios donde se sospecha que son cometidas violaciones a los derechos humanos, o donde hay un alto potencial de violencia.

Pero se sabe que los rebeldes en Libia pelearon contra el régimen de Muamar Gadafi usando modernos rifles de asalto tipo G36. Tanto el ejército alemán como el fabricante de estas armas niegan haberlas puesto a disposición de los insurgentes libios.

El modelo G36 aparece lo mismo en México que en Libia. (Archivo)

El modelo G36 aparece lo mismo en México que en Libia. (Archivo)

El caso libio tiene coincidencias con otro que ocurre en un país lejano, en América Latina. La fiscalía de Stuttgart investiga desde 2010 la posible presencia de fusiles del mismo tipo y la misma marca (Heckler&Koch) en regiones de México con una alta conflictividad. Hasta el momento, la evidencia habla de más de 4.500 de estas armas en una área que abarca desde Chihuahua hasta Chiapas; es decir, prácticamente todo el país.

¿Informa el informe?

Quien espere encontrar respuestas en el informe del gobierno alemán correspondiente a las exportaciones de armas, sufrirá una decepción. “El documento no aclara en ningún momento qué firmas exportan armas, cuándo exportan, ni a qué países”, dice Jan Grebe, del Centro Internacional de Conversión, organización de estudios para la paz con sede en Bonn.

El informe ofrece un compendio abstracto de operaciones aprobadas, pero en su mayor parte es un listado de países a los cuales fue permitido exportar armas en el período de referencia. Las exportaciones mencionadas no solamente se refieren a armas de fuego, sino también a otros pertrechos como vehículos, refacciones o partes electrónicas.

El gobierno alemán opina que en su reporte “se informa detalladamente acerca de los envíos de armas”. Sin embargo, no se nombra a los fabricantes. “Un listado de las firmas no es posible debido a razones jurídicas, como la protección al secreto empresarial y de negocios”, señala el Ministerio federal de Economía, que es el encargado de elaborar el documento.

Rebeldes libios han recibido armas alemanas. (Archivo)

Rebeldes libios han recibido armas alemanas. (Archivo)

Ventas a Brasil y Chile

Pero hay otras fuentes en las cuales pueden documentarse concretamente las ventas realizadas por el ejército alemán. En 2011, las fuerzas armadas germanas acordaron ventas de herramientas, municiones y tanques, por 11 millones de euros a países como Brasil, Canadá, Chile y Suecia.

En 2010 fueron vendidos a Turquía 56 tanques de guerra tipo Leopard 2A4 por un valor de 13 millones de euros. La lista de exportaciones realizadas por la Bundeswehr es grande: abarca desde aviones, submarinos, material de sanidad y municiones.

Las ganancias por dichas operaciones pasan a engrosar las arcas del presupuesto federal germano. Y mientras las empresas se enfrentan a numerosos formalismos a fin de obtener los permisos de exportación, el ejército alemán se autoriza a sí mismo las operaciones mediante un gremio interno especial.

De acuerdo con el experto Grebe, es difícil saber si en las exportaciones de armas alemanas se aplica otro tipo de estándares además de los establecidos por el Ministerio de Economía.

“Lo que se sabe es que, en una comparecencia parlamentaria, representantes del gobierno federal aseguraron que las ventas del ejército alemán deberían traer mucho dinero a las arcas públicas. Puede suponerse, por tanto, que hay casos en los cuales las exportaciones son evaluadas con generosidad”, dice el especialista.

Autor: Alexander Richter/Enrique López

Editora: Emilia Rojas-Sasse

DW recomienda