Las famosas autopistas alemanas ya no son intocables | Economía | DW | 29.06.2022
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Economía

Las famosas autopistas alemanas ya no son intocables

El amor de Alemania por sus autopistas podría llegar a un callejón sin salida a medida que aumentan las peticiones para detener ampliaciones en medio de la crisis climática.

Autopista cerca de Fráncfort.

Autopista cerca de Fráncfort.

Cuando el grupo electrónico alemán Kraftwerklanzó la icónica canción "Autobahn" en 1975, celebraba la libertad de movimiento en las autopistas, donde los conductores podían moverse a velocidad ilimitada. Pero estas míticas supercarreteras son hoy una fuente de creciente división, ya que la crisis climática exige que se ponga fin a las emisiones del transporte por carretera.

El transporte genera más del 20 por ciento de los gases de efecto invernadero de Alemania. Además, es uno de los dos únicos sectores que incumplen sus objetivos de reducción de emisiones anuales en 2021. Sin embargo, los proyectos de construcción de nuevas carreteras dominan el plan federal de transporte para 2030. Hay unos 850 kilómetros de autopistas en proyecto.

Los activistas califican los proyectos de "desastre"

La oposición a esta expansión es cada vez mayor, ya que los activistas afirman que las carreteras son demasiado caras y limitan la capacidad de cumplir los objetivos climáticos legislados.

"Desastres por docenas: doce autopistas que nadie necesita", se titula un informe de 2021 de la Federación Alemana para el Medio Ambiente y la Conservación de la Naturaleza (BUND), que denuncia la manía alemana de construir autopistas sin límites.

Alrededor del 80 por ciento de una autopista proyectada, la A20, a lo largo de la costa noroeste de Alemania, atravesará páramos y marismas que retendrán 450 millones de toneladas de CO2, señala el informe. También se destruirán especies animales raras y la flora local, según el BUND. Y costará al menos 6.000 millones de euros (6.300 millones de dólares), el triple de lo estimado en 2016.

El efecto a largo plazo de ampliar autopistas es crear más tráfico, dicen los ecologistas.

El efecto a largo plazo de ampliar autopistas es crear más tráfico, dicen los ecologistas.

Mientras tanto, los escasos bosques antiguos que quedan en Alemania también están siendo talados para agregar más autopistas a lo que ya es la red de carreteras más densa de Europa.

"El resto de Europa está sacando los coches de las ciudades porque es mejor para el clima, la salud pública y la calidad de vida", dijo Benjamin Stephan, responsable de la campaña de transporte y cambio climático de Greenpeace Alemania.

Más autopistas, más coches

Las ampliaciones de las autopistas y la construcción de carriles adicionales suelen tener como objetivo resolver los atascos en las autopistas, que tienen notorios problemas de congestión. Sin embargo, "el efecto a largo plazo de estas ampliaciones es crear más tráfico", afirma Udo Becker, ecologista de transporte de la Universidad Técnica de Dresde.

El problema es, en parte, cultural e histórico, sostiene Becker, relacionado con un "paradigma tradicional" de crecimiento sin fin que surgió de una Alemania de posguerra destruida. "El 'cuanto más, mejor' está arraigado a nuestra forma de ser", dijo. "Más carreteras y más tráfico es mejor".

Ecologistas y ciclistas se oponen a la ampliación de una autopista cerca de Berlín.

Ecologistas y ciclistas se oponen a la ampliación de una autopista cerca de Berlín.

Este modelo también ha servido a la industria automovilística alemana, que representó casi el 10 por ciento del PIB nacional en 2020 y es conocida por sus estrechos vínculos con anteriores cancilleres alemanes, como Angela Merkel, a la que en su día se apodó "Autokanzlerin", o "la canciller de los autos".

Último esfuerzo en los tribunales

Mientras tanto, algunos activistas apuestan por que un tribunal federal dictamine que la ampliación de las autopistas incumple los compromisos climáticos de Alemania. El año pasado se sentó un precedente cuando un juez dijo que el Gobierno tenía que actualizar su ley climática con objetivos más estrictos.

Ahora mismo, el BUND y activistas locales están intentando demandar al Gobierno federal por la construcción de la autopista A20 en el noroeste del país debido a sus impactos climáticos. La decisión está prevista para principios de julio de 2022, y si el tribunal falla a favor de los defensores del clima, podría poner fin a la larga adicción de Alemania a las autopistas, dice Stephan. "Eso echaría por tierra los 850 kilómetros de autopista previstos", destaca el representante de Greenpeace Alemania. 

(gg/ms)

DW recomienda